Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Patrimonio en riesgo de demolición

Según denuncias de entidades privadas, más de 20 inmuebles con valor arquitectónico se derribaron desde 2008

Lunes 22 de febrero de 2010
0

Diana Salinas Plaza LA NACION

Varias demoliciones de edificios donde está en discusión el patrimonio arquitectónico porteño están causando disconformidad entre expertos, organizaciones no gubernamentales (ONG) y asociaciones barriales.

Según un relevamiento realizado por la asociación civil Basta de Demoler (BDD), más de 20 inmuebles (algunos patrimoniales, otros con valor arquitectónico digno de preservar) fueron demolidos entre 2008 y lo que va de 2010.

El informe incluye demoliciones de tres tipos: ilegales, clandestinas (realizadas manteniendo la fachada para ocultar los trabajos) y autorizadas por el organismo encargado de analizar el valor patrimonial de una pieza arquitectónica, el Consejo Asesor de Asuntos Patrimoniales (CAAP).

El organismo actúa en los casos previstos en una ley en vigor en la ciudad, que establece que las edificaciones anteriores a 1941 deben ser evaluadas antes de aprobarse su demolición. Según los expertos, la implementación de esta norma no termina de proteger efectivamente el patrimonio porteño.

Ilegales y clandestinas

De acuerdo con la información de la Subsecretaría de Planeamiento de la ciudad y el relevamiento realizado por parte de la asociación Basta de Demoler, más de ocho inmuebles han sido demolidos clandestina e ilegalmente entre 2009 y 2010; de esas ocho demoliciones, tres sucedieron en los primeros dos meses de este año.

Por su parte, Planeamiento inspeccionó las distintas denuncias realizadas por diferentes organizaciones barriales y, de esta manera, pudo sancionar, efectivamente, cinco casos. Las demoliciones más resonantes fueron edificaciones que estaban dentro de algún área de Protección Histórica (APH), es decir, protegidas patrimonialmente, o eran edificios "catalogados" (protegidos).

Sin embargo, éste resulta ser un punto sensible en la discusión, ya que la ley 1227, que penaliza a aquellos que demuelen el patrimonio cultural y arquitectónico, aún no está reglamentada por el Ejecutivo.

"Cuando el edificio está previamente protegido y es demolido, el propietario no podrá construir más que un 70% de lo destruido y se prevén sanciones económicas muy leves. El gobierno puede sancionar al profesional responsable inhibiéndolo y el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo debería sancionar al matriculado. Pero, en la práctica, esta situación rara vez sucedió", explicó a LA NACION el diputado porteño Patricio Di Stéfano (Pro), que integra la comisión de Patrimonio Cultural de la Legislatura porteña.

"En cambio, cuando el edificio no está catalogado, pero tiene valor, está protegido preventivamente por la ley o figura en algún listado como edificio representativo, no habría más sanciones para las demoliciones ilegales que las previstas por el Código de Edificación. Se trata de multas muy leves. Lo cierto es que no está protegido por ley y, por desgracia, no sucede nada. De ahí la importancia de legislar sobre nuestro patrimonio", detalló Di Stéfano.

Debate por dictámenes

No obstante, el punto que más preocupa a expertos, ONG y asociaciones barriales, además de las comunes y constantes demoliciones ilegales, es aquellas construcciones en las que el CAAP impartió su dictamen negativo, es decir, desestimó su valor patrimonial y aprobó derribarlos, muchas veces para permitir allí que se levanten torres o complejos de departamentos.

Por caso, el 50% de las demoliciones reportadas por BDD sucedieron tras la sanción de ley 3056, que obliga a evaluar el valor del inmueble antes de otorgar el permiso de demolición, si es anterior a 1941.

Por tal motivo, Santiago Pusso, director de esta ONG, cree que la implementación de esa norma no está dando los resultados esperados. "El Ministerio de Desarrollo Urbano, a través de los dictámenes del CAAP, otorga permisos para demoler muchísimas construcciones que, a nuestro criterio, poseen valor patrimonial", calificó.

LA NACION pudo acceder a los dictámenes del CAAP de los inmuebles relevados por Basta de Demoler. De los nueve casos desestimados por el consejo asesor, por lo menos tres edificaciones contaban con algún tipo de protección, por lo que el consejo argumentó que se trató de inmuebles que no fueron evaluados por ellos o fueron tratados después de su desmantelamiento.

En los cinco casos restantes, se aprobaron las demoliciones porque, por ejemplo, las casas y edificaciones presentaban alteraciones formales y deterioros que les restaban autenticidad, o resultaban "descontextualizados en un entorno consolidado en alta densidad", es decir, en una calle con alta circulación y edificaciones modernas. También puede suceder que el inmueble esté emplazado en una zona en la que ya se construyeron edificios a gran escala.

Pero los debates surgen, precisamente, por piezas desestimadas cuya demolición alteró totalmente y para siempre algunos paisajes urbanos. Por ejemplo, la demolición del edificio de Avda. Paseo Colón 1345, en cuyo lugar se construye un edificio espejado, totalmente ajeno en estética y estilo al modelo edilicio de la cuadra.

"El edificio de Paseo Colón 1345 formaba un conjunto sumamente armónico con los edificios vecinos. Las demoliciones de este tipo le quitan el «alma» al paisaje urbano, que se vuelve irrecuperable y, por tanto, potencia la destrucción del conjunto edilicio vecino", explicó Virginia Laboranti, miembro del comité de Paisajes Culturales de la Federación Internacional de Arquitectos Paisajistas (IFLA).

"Si el gobierno de la ciudad continúa con su proyecto de presentar ante la Unesco a la ciudad de Buenos Aires para que sea declarada paisaje cultural o paisaje urbano histórico, tendrá que implementar una política con reglas bien definidas", concluyó Laboranti.

Claves

Enero . Según Basta de Demoler, en lo que va de este año se demolieron de manera ilegal inmuebles en Arenales 2644 -un conjunto de cuatro casas Tudor, una de ellas derribada en junio pasado-, en Mansilla 2484 y en Córdoba al 2700.

Octubre de 2009. Hubo demoliciones en Julián Alvarez 2004, en Entre Ríos al 900 y en Lavalle 3671 (aprobadas por el consejo asesor del gobierno porteño) y en Chacabuco 1586 (clandestina).

Mayo de 2009 . El gobierno por-teño clausuró la demolición de una casa en Palestina 1070, obra del arquitecto Kalnay, autor de la confitería Munich de Costanera Sur.

Peligro . Se identifican tres inmuebles "en peligro": el salón de juegos del Club Italiano, en Rivadavia 4731; una casa en Estados Unidos 944, y un petit hotel en Pacheco de Melo 2143.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas