Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Brown a Blair: "¡Me arruinaste la vida!"

Nuevas revelaciones sobre el premier

Viernes 26 de febrero de 2010
0

LONDRES (ANSA).- El primer ministro británico, Gordon Brown, se enfureció con su predecesor, Tony Blair, y lo acusó a los gritos de haberle arruinado la vida, durante un enfrentamiento verbal en 2006, según reveló un libro que ha provocado un fuerte revuelo en los últimos días al acusar al actual premier de haber maltratado a sus empleados en Downing Street.

La pelea, que supuestamente ocurrió poco antes de que Blair anunciara públicamente que abandonaría su cargo un año más tarde de lo previsto, aparece en detalle en el libro del periodista Andrew Rawnsley El fin de fiesta y podría alimentar aún más las dudas sobre el carácter volcánico del premier en plena campaña electoral.

"¡Me arruinaste la vida!", le gritó Brown al entonces primer ministro británico, y le exigió que no se interpusiera en su camino hacia el liderazgo del Partido Laborista. Además, lo desafió a nombrar un mejor candidato para el puesto, según el libro.

De acuerdo con el relato de Rawnsley, el entonces secretario del Tesoro calificó a su potencial rival John Reid como "demasiado de derecha", desestimó al actual canciller David Miliband por ser muy joven y consideró a Alan Johnson, el ministro del Interior, un "peso liviano".

Luego de la reunión, que Blair describió como "espantosa y terrible", el ex primer ministro dijo a sus asesores: "Se la pasó gritándome que le había arruinado la vida".

Blair renunció a su cargo en julio de 2007 y fue reemplazado por Brown al frente del laborismo y del gobierno, sin ser desafiado por su agrupación.

Interrupción

Según el diario The Guardian , en otra ocasión Brown interrumpió una visita de Blair a la reina Isabel para quejarse a los gritos por teléfono de un artículo de opinión publicado por su aliado Alan Milburn en el que le pedía al premier que no dejara su cargo,

El domingo, el libro de Rawnsley, publicado en capítulos por The Guardian y The Observer , reveló que Brown abusó y maltrató a sus empleados en la residencia oficial de Downing Street.

Las acusaciones forzaron al primer ministro a rechazar categóricamente en público las versiones de que maltrata a sus empleados o incluso que en alguna ocasión golpeó a un asesor. "En Downing Street somos todos como una familia", dijo Brown a la cadena televisiva GMTV.

"Y como en toda familia hay problemas de tanto en tanto, pero hay un excelente ambiente de trabajo y logramos que las cosas se hagan", dijo el mandatario.

Otros funcionarios del gobierno se sumaron a las desmentidas de Gordon Brown.

"Es totalmente falso", dijo una fuente del oficialismo. "Las acusaciones de Andrew Rawnsley se caen por completo. Este libro tiene mala información y es prejuicioso."

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas
5