Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Huracán festejó con el corazón el cachetazo que le pegó a Vélez

El Globo lo dio vuelta con los tantos de Balvorín, Toranzo –ambos de penal– y Laurito; el Fortín terminó con nueve, perdió el invicto y la punta

Domingo 28 de febrero de 2010
0

Por Martín Castilla De la Redacción de LA NACION

Una danza de recuerdos. Con tristezas y con alegrías. Después de esperar un tiempo para tomarse un desquite con el rival que en el Clausura 2009 le arrebató el sueño... el partido en casa parecía que tenía reservado un reparto de puntos. Un empate desprovisto de buen juego... pero en los minutos finales surgieron la acción, las controversias y el desahogo. Para que un choque con asignaturas pendientes tuviera en su desenlace la reclamada cuota de emoción. Para que Vélez se quedara masticando el castigo a su irregularidad y la pérdida del liderazgo. Para que Huracán, por lo menos por un instante, mitigara el dolor por aquella fatídica tarde para el Globo en Liniers. Es evidente, la nostalgia por el fútbol desplegado en ese campeonato y el recuerdo de las gambetas de Defederico y Pastore son heridas que todavía no logran olvidar en Parque Patricios.

La felicidad del Globo es comprensible. Se multiplican los brazos de los hinchas locales que no escatiman en el esfuerzo para revolear cualquier cosa que tengan a mano. Desde aquella tarde de los fallos de Gabriel Brazenas que no habían podido ganarle a su verdugo del primer semestre del año pasado. Y el apellido del árbitro vuelve a estar presente en los cánticos y en las banderas.

La desazón del conjunto de Liniers es lógica. Fue superior durante el primer tiempo, estuvo en ventaja, pero se quedó sin punta y sin invicto por los pecados de juventud de algunos de sus jugadores. Le queda para reprocharse haber permitido que su rival lo arrinconara, por los penales que concedió, por los expulsados que sufrió, y lo llevara a un final en el que mandaron la lucha y el empuje.

La primera etapa se había caracterizado por las buenas intenciones de ambos... Pero una sola concreción: el gol de cabeza de Rolando Zárate que Gonzalo García no pudo sacar al filo de la línea. El conjunto de Liniers impuso el ritmo de gran parte del partido. Con criterio y circulación. Pero esta vez, no le alcanzó con el equipo alternativo.

Tiene razón, es sincero, el técnico de Huracán, Héctor Rivoira, cuando asegura que "el tiki tiki no existe más". Con corazón y pocas ideas es como se intenta enderezar un equipo que juega nervioso, preso de la inestabilidad. La ausencia de cambio de ritmo condicionó a los locales. Porque le restó repentización y, aunque siempre intentaron progresar con prolijidad en la cancha, especialmente cuando Patricio Toranzo entraba en juego, recién después de los dos penales que lo pusieron arriba en el marcador le agregaron agresividad a su propuesta.

Un párrafo aparte merece la actuación de Rafael Furchi, cuya actuación resultó determinante. Sancionó correctamente la falta de Fernando Tobio sobre Franzoia, pero dejó dudas en cuanto a la acción de Gastón Díaz sobre Nieto que finalmente capitalizó Toranzo. Más allá de estas jugadas y de las tarjetas amarillas que repartió, no siempre tuvo el control del encuentro. Y en cuanto a los expulsados, acertó con la doble amonestación a Leandro Velázquez, pero fue desmedida la sanción sobre Maxi Moralez, después de un choque con Toranzo. Vélez sintió el golpe después del gol de cabeza de Laurito, pero con mucho amor propio llegó al descuento por intermedio de Silva –¡cuándo no!– a los 42 minutos e instaló el suspenso.

Vélez se quedaba con las manos vacías y suya era la culpa. Esta vez Huracán se visitó de verdugo.

Gareca evitó la polémica con Furchi "El jugador me dijo que no tuvo intención de lastimar a Toranzo. Y le creo", resumió Gareca, que evalúa la posibilidad de solicitar el artículo 225 por Nicolás Otamendi –viajó con el seleccionado– para que Moralez pueda jugar ante Boca, el martes próximo. El DT se excusó de referirse respecto de los dos penales en favor de Huracán: "Desde mi posición estoy lejos y no puedo decir nada".

LOS DEBUTANTES

Los juveniles Franco Chivilo, de 18 años, y Leonardo Villán, de 17, debutaron en la primera de Huracán. "Los dos me gustaron –dijo el DT Rivoira– y son dos buenos proyectos, pero a Chivilo tuve que sacarlo porque estaba amonestado y nos condicionaba cuando necesitábamos más marca".

EL DATO Rolando Zárate anotó su gol N° 50 con la casaca de Vélez

El delantero alcanzó la marca, pero la alegría no pudo ser completa. "Más allá del gol, me queda un sabor amargo porque jugamos mejor, pero nos faltó definición", aceptó Zárate.

EL DATO II El Globo ganó su 4° partido como local en la temporada

El de ayer fue el cuarto triunfo de local en su estadio, donde sólo le había ganado a Racing, Central y Newell’s.

LO POSITIVO Rivoira vuelve a contar con Goltz y Esmerado

Para el cotejo del próximo martes, con Racing, en Avellaneda, Rivoira podrá contar con Paolo Goltz y Gastón Esmerado, que ayer estaban suspendidos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas