Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un psicólogo para los Kirchner

LA NACION
SEGUIR
Fernando Laborda
Martes 09 de marzo de 2010 • 00:50
0

Néstor y Cristina Kirchner deberían advertir que si hoy las distintas fuerzas de la oposición se han unido en su contra en el Congreso ha sido por sus propias torpezas.

El matrimonio presidencial debería darse cuenta de que cada vez que redobló la apuesta en los últimos cien días no ha conseguido otra cosa que duplicar el costo político que ha debido soportar.

Sí, los Kirchner deberían darse cuenta. Pero tal vez no deseen hacerlo. Para un matrimonio acostumbrado a gobernar (12 años la provincia de Santa Cruz y 6 la Nación) prácticamente sin tener que hacer concesiones, gobernar en minoría en el Congreso y con un muy reducido apoyo popular de acuerdo con las encuestas de opinión pública es más que duro. Especialmente porque el diálogo, la negociación y la concesión no figuran en sus genes.

cerrar

Las odiosas comparaciones entre el matrimonio Kirchner y un jugador empedernido o un suicida han estado en los últimos días a la orden del día. En particular, luego de que, una semana atrás, la Presidenta anunciara un nuevo decreto para manotear las reservas del Banco Central y anticipara que desconocería sentencias judiciales en contra de esa medida, al igual que cualquier decisión parlamentaria de rechazar la designación de Mercedes Marcó del Pont en la entidad monetaria.

A esas comparaciones se añade un problema: el círculo íntimo de la primera mandataria es cada vez más reducido. Sólo su esposo y el titular de la Secretaría Legal y Técnica, Carlos Zannini, parecen debatir e intervenir en la adopción de las grandes decisiones de su gobierno.

Funcionarios K y representantes del oficialismo en el Poder Legislativo admiten en las últimas horas su fracaso a la hora de intentar llevar al Poder Ejecutivo hacia una salida consensuada de su propio laberinto.

Los Kirchner no pueden o no quieren admitir una dolorosa realidad. Y no parecen escuchar consejos que den cuenta de una apertura al diálogo. ¿Estarán necesitando un psicólogo?

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas