Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Conciertos para la madre tierra

La visita de Divididos a Tilcara es la excusa para repasar un top ten de los shows locales más recordados, en paisajes inolvidables

Sábado 13 de marzo de 2010
0

Por Sebastián Ramos De la Redacción de LA NACION

Diez años atrás, Ricardo Mollo cumplió el sueño de tocar al pie del cerro Pucará, con las montañas tilcareñas como alucinado telón de fondo y fusionando el poderoso rock de Divididos con las sutilezas sonoras de los sikus, los aerófonos, el erke, el bombo y el charango de los artistas más representativos de la quebrada norteña. Un concierto único que el 27 de este mes tendrá un segundo capítulo: la aplanadora volverá a Tilcara una década más tarde y llevará a cabo la presentación oficial de su nuevo álbum, Amapola del 66 (que sale a la venta esta semana), en otro paraje paradisíaco, gratis y al aire libre. Con esta excusa, repasamos el t op ten de los conciertos más espectaculares que se han realizado en la Argentina, con la madre naturaleza como protagonista.

Divididos en el Pucará: en agosto de 2000, Ricardo Mollo, Diego Arnedo y Jorge Araujo, en la etapa más experimental de Divididos, unieron fuerzas y músicas con Ricardo Vilca, Fortunato Ramos, Jaime Torres, Tukuta Gordillo, Verónica Condomí y el grupo Los Chakras. Un concierto memorable, en la base del cerro Pucará de Tilcara, enmarcado por el sol y la luna, al mismo tiempo, brillando entre las montañas jujeñas. El 27 de este mes, repetirán la historia frente a la laguna artificial tilcareña en el paraje de Cerro Chico.

Esteban Morgado y Javier Calamaro, en Puerto Pirámides: uno arriba y otro debajo del agua. En 2006 y en 2007, Esteban Morgado participó de La vigilia de las ballenas, con un concierto de guitarra a bordo del catamarán Pinino VII, con la costa del Puerto Pirámides a la vista. Un año después, en el marco del mismo evento, Javier Calamaro realizó un concierto subacuático en las aguas de la península Valdés, dentro de una burbuja de acrílico. El músico cantó para los cetáceos durante 40 minutos y la inusual experiencia fue registrada para un DVD.

Lito Vitale, en el glaciar Perito Moreno : el 31 de diciembre de 1999, Vitale recibió el nuevo milenio tocando en el glaciar Perito Moreno junto con el Estudio Coral Buenos Aires, dirigido por Carlos López Puccio. El segmento musical fue el más visto dentro de la programación especial que realizó Canal 13, El día del milenio, retransmitida por más de 50 canales en todo el mundo.

Mercedes Sosa, en Santa Catalina: Durante enero y febrero de 2001, se llevó a cabo el ciclo de conciertos gratuitos Argentina en vivo II , con shows en lugares de extrema belleza. El cierre estuvo a cargo de Mercedes Sosa, en Santa Catalina, Jujuy, cantando a 4000 metros de altura en el pueblo ubicado más al norte del país, frontera con Bolivia

Oye Reggae, en Las Gemelas de Capilla del Monte: el festival de reggae realizó sus primeras tres ediciones a más de mil metros sobre el nivel del mar, en el cerro Las Gemelas, de Capilla del Monte, Córdoba. Debido a la cantidad de gente que se congregaba en ese paraje insólito -con pileta en altura incluida-, el festival se mudó a un parador en una de las penínsulas del embalse El Cajón.

Concierto por la paz en Cataratas: en octubre de 2008, en los jardines del único hotel ubicado en el corazón del Parque Nacional Iguazú con vistas a las Cataratas, se realizó el Concierto por la p az, con la participación del coro polifónico de Oschiri, Sardegna y el coro de la comunidad aborigen Yryapu. Este año, como parte de las celebraciones por el Bicentenario, también se llevará a cabo un concierto con las Cataratas de fondo, en el mismo lugar.

Los Chalchaleros, en la base Marambio: en abril de 1999, el conjunto salteño ofreció un concierto en la Antártida para celebrar sus cincuenta años con la música. Fue la primera vez que un grupo folklórico llegaba tan lejos.

De Ushuaia a La Quiaca: la gira que encararon León Gieco y Gustavo Santaolalla, grabando y tocando en escenarios naturales, dejó varias postales para el recuerdo, como cuando realizaron un canto colectivo con cajas junto con mil quinientos alumnos de escuelas tucumanas, en el anfiteatro del dique El Cadillal.

Spasiuk y Camerata Bariloche, en las ruinas San Ignacio: la bella fachada de la iglesia jesuítica de San Ignacio fue telón de fondo para este concierto de 2003.

Daniel Barenboim, en el Obelisco: 2008 con una gala lírica, con el marco del inconfundible símbolo porteño, frente a 10.000 personas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas