Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Argentina sólo apuesta a mantener su capacidad

No hay proyectos de renovación importantes

Martes 16 de marzo de 2010
0

La Argentina está fuera del mercado de armas. No tiene producción para exportar y no cuenta con capacidad económica para compras significativas. En ese contexto, el Ministerio de Defensa apuesta a la recuperación de sistemas para, por lo menos, sostener lo que se tiene. Y en el futuro inmediato no hay proyectos de renovaciones importantes. Aunque con poner en funcionamiento aquello que hoy no sirve ya será un enorme paso adelante.

Para mostrar el escenario militar local habrá que detallar los planes de cada fuerza. Quizás en comparación con los gastos de otros países en equipos parecerá poco. Es lo que hay.

Se empezará con la Fuerza Aérea porque siempre impresionan las compras de aviones de combate, por la magnitud de la inversión y por los saltos tecnológicos que proponen las aeronaves. No son demasiados los cazabombarderos en servicio. La familia de Mirage debe ser desactivada en 2012 o en 2013. Entonces, el reemplazo es algo casi inmediato. La posición más fuerte la tiene hoy la oferta de Jordania de Mirage F1 de segunda mano. Sería un "avión brecha", para pasar en algunos años al Mirage 2000, ya que la propuesta jordana llegó de la mano de autoridades francesas. El rival es el Kfir israelí. Será ésta la decisión más fuerte en el área de Defensa que se tomará en los próximos dos años.

La intención no es aumentar las capacidades, sino mantenerlas. O recuperar algunas posibilidades perdidas en años de falta de inversión real en el área. La última adquisición se dio este año, con la compra de dos helicópteros pesados Mi 17. Por primera vez, las fuerzas argentinas tendrán sistemas aéreos rusos. Esas dos aeronaves serán destinadas al Comando Antártico para abastecer las bases polares. Desde la salida de servicio de los helicópteros Chinook no se contaba con capacidad de cruzar desde el continente hasta Marambio.

La Armada empezará a construir en breve cuatro patrulleras de alta mar. No reforzarán la flota de combate, pero servirán para actividades de control de pesqueros ilegales. El submarino San Juan se repara en estos días en la Argentina. Contar con la capacidad de un sumergible servirá, al menos, para no perder esa habilidad. El siniestrado rompehielos Irízar cuenta con un presupuesto superior a los 300 millones de pesos para su reparación. En esos tres rubros se colocan los mayores recursos de inversión navales. Y un logro mayúsculo fue para la Armada recuperar el año pasado misiles antiaéreos Aspide. Al menos algunos buques tienen hoy capacidad de disparar.

La Infantería de Marina está entusiasmada con reparar algunos vehículos anfibios. Falta un barco que los pueda transportar, pero la realidad marca un paso a paso.

El Ejército tiene la modernización del Tanque Argentino Mediano (TAM) como proyecto factible. Serían 200 unidades las renovadas. Por lo demás, la inversión se focaliza en el armamento personal. Para la Argentina, una compra de munición vale tanto como los anuncios en armas de Hugo Chávez.

Claro que será consignable de manera destacada la irrupción de un misil estratégico en avanzado desarrollo.

Se exponen aquí algunas líneas en las que avanza la inversión en Defensa. Años de olvido del área militar, por cuestiones que exceden las premisas castrenses, no se pueden revertir en corto plazo. Aunque en algún momento habrá que dar un salto importante.

Las hipótesis de conflicto ya no existen, pero se mantiene la necesidad de contar con capacidades adecuadas al entorno.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas