Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Hallaron muerta a la niña que había desaparecido en San Miguel

Información general

La policía detuvo al presunto asesino; el cadáver apareció dentro de un bolso

LA PLATA.- Luego de una desesperada búsqueda a cargo de efectivos policiales, de la que también participaron más de 150 voluntarios, fue encontrada muerta ayer Mariela Soledad Monzón, la niña de tres años que había desaparecido anteayer cuando jugaba con una amiga de su edad cerca de su casa en el barrio Santa Brígida, de San Miguel.

La policía ordenó la inmediata detención de Eduardo Torres, de 18 años, que confesó haber violado y matado a la niña. El joven, que tiene antecedentes por violación, había sido visto junto con la niña por un vecino de los Monzón, cerca de las 22.30 de anteayer.

Minutos antes de las 20 de ayer, efectivos de la comisaría 3º de San Miguel hallaron el cadáver de Mariela Soledad en un campo situado en Marchena y Tomas Guido, frente a la VII Brigada Aérea, en la localidad bonaerense de José C. Paz.

Fuentes policiales informaron que la niña estaba dentro de un bolso, que habría muerto asfixiada y que se presumía que antes de matarla el asesino la habría violado.

El padre de la niña se encontraba, al cierre de esta edición, en el descampado reconociendo el cuerpo de su hija. Luego de ello, el cadáver sería trasladado a la morgue para realizar la correspondiente autopsia y determinar con exactitud la causa de la muerte.

Preocupante relato

Al filo de la medianoche de anteayer, María Ester Bordón, de 24 años, había denunciado la desaparición de su hija en la comisaría de San Miguel. La última vez que había visto a Mariela Soledad, explicó, la niña jugaba con una amiga al lado de su domicilio, en Garibaldi al 5000.

La desesperada mujer narró bañada en lágrimas que ése era el último dato que del paradero de su hija que tenía. Bordón precisó que Mariela Soledad estaba cerca de las 19.30, en la casa de una vecina, con su amiguita Belén, también de tres años.

Aseguró que ella misma había comenzado la búsqueda con la madre de la otra chica, pero que no pudieron encontrarla en ninguno de los sitios que recorrieron.

Angustiadas por la incertidumbre acerca del paradero de la niña, decidieron recurrir a la comisaría local.

Una sospecha inquietó a los investigadores desde un principio: un vecino de los Monzón dijo haber visto que cerca de las 22.30 un sujeto robusto, con una camisa de varios colores, llevaba de la mano a la pequeña. "La niña parecía asustada", habría sido la afirmación de ese testigo.

Gran despliegue

A los efectivos de la dependencia policial de San Miguel se sumó el jefe comunal de ese partido, Aldo Rico, y varias comisiones policiales que instrumentaron distintos operativos de búsqueda.

Alrededor de 150 personas, entre familiares, amigos y miembros de la Comisión de Defensa Civil de San Miguel, revisaron sitios despoblados, lugares boscosos y zanjones.

Monzón dijo que la niña tenía cabello enrulado color castaño, tez blanca, ojos marrones y era delgada. Al momento de perderse su rastro vestía un pantalón corto celeste con flores, una remera blanca floreada y zapatillas blancas.

Una de sus tías la definió como "una criatura muy dulce, mimosa y muy apegada a la madre".

La búsqueda se extendió a lugares del partido de Moreno y áreas cercanas a Castelar. La inquietud y la solidaridad iban en aumento a medida que corrían las horas y Mariela Soledad Monzón no aparecía y los voluntarios llegaron hasta un campamento de gitanos armado en la zona.

El rastrillaje se detuvo cerca de las 20, cuando la policía informó que el cuerpo de la niña fue encontrado en un descampado por efectivos de la comisaría. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini