Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La increíble muerte del hijo de Grimau

Estaba en la morgue como NN

Miércoles 17 de marzo de 2010
SEGUIR
LA NACION
0

Eran la 1.20 del 6 de febrero. La lluvia caía torrencialmente. El hombre estaba desnudo, descompuesto y desorientado en Castex y Salguero, en Palermo. Gritaba "soy Dios, soy Dios", y se arrojaba en los charcos de agua. Esa misma madrugada fue llevado al hospital Fernández, donde murió cuatro días después como consecuencia de una intoxicación de cocaína y una neumopatía, según informaron fuentes policiales y judiciales.

Ayer se supo que la persona que ingresó en la Morgue Judicial el 12 de febrero como NN era Lucas Rebolini Manso, el hijo de los actores Leonor Manso y Antonio Grimau, que habían hecho la denuncia por solicitud de paradero el 3 de este mes.

"Ante la intervención de la División Búsqueda de Personas de la Policía Federal y habiéndose practicado en la fecha [por ayer] un comparativo dactilar, se estableció que el cadáver resultaría ser el de Lucas Rebolini Manso", informó mediante un comunicado de prensa la Fiscalía de Instrucción porteña N° 47, a cargo del expediente.

El 3 de este mes, a las 13, la madre de Rebolini Manso hizo la denuncia por solicitud de paradero en la comisaría 19a. Sostuvo que, según las averiguaciones que hizo, la última vez que supuestamente alguien vio a su hijo, de 36 años, había sido el 22 del mes pasado.

La historia de la desaparición del músico e hijo de artistas se hizo pública anteayer, cuando se conoció la búsqueda de la familia por medio de la red social Facebook.

Según informaron a LA NACION fuentes policiales, la relación entre Rebolini Manso y la persona fallecida el 10 de febrero pasado en el Hospital Fernández y que estaba en la Morgue Judicial desde el 12 de febrero como NN, comenzó a vincularse cuando, entre anteanoche y ayer, declararon hinchas de club Huracán.

"Los simpatizantes de Huracán afirmaron con mucha convicción que la última vez que vieron al músico en la cancha fue el 3 de febrero, cuando le ganaron a Newell´s 2 a 1. Después de esa tarde, nunca más lo vieron en la cancha, situación que les llamó la atención a sus compañeros de tribuna", afirmó a LA NACION un jefe policial.

A partir de ese dato, los detectives de la División Búsqueda de Personas comenzaron a rastrear en hospitales y en las morgues a individuos con características físicas similares al hijo de Manso y de Grimau, que hubiera fallecido después del 3 de febrero. Hasta que ayer se confirmó su identidad.

Si bien cualquier persona sin documentación puede ser identificada en un lapso de entre seis horas y dos días, en el caso del NN que falleció en el Hospital Fernández se complicó porque tenía las papilas dactilares destruidas, por tocar la guitarra.

Según fuentes policiales, la identificación llevó más tiempo porque había que comparar los 12 caracteres que hay en toda huella con los registros oficiales que le tomaron a la víctima en 1984, cuando gestionó la cédula de identidad en compañía de sus padres, porque era menor de edad.

Madrugada y disturbios

En la madrugada del 6 de febrero, un patrullero de la comisaría 53a. llegó a Castex y Salguero después de que una vecina hizo una llamada al número de emergencias 911 para denunciar que un hombre protagonizaba disturbios en la calle.

"Lucas [por Rebolini Manso] mostraba un cuadro de excitación psicomotriz e intoxicación. También tenía un cuadro de hipertermia y un estado de dejadez", explicó a LA NACION el comisario mayor Ricardo Pedace, jefe del Departamento Medios de Comunicación de la Policía Federal. Los policías llamaron al Servicio de Atención Médica de Emergencia (SAME), que lo derivó al Hospital Fernández.

Según informaron fuentes con acceso al expediente, en el centro de salud le pusieron asistencia respiratoria mecánica. "A la 1.20 del 6 de febrero pasado, fue derivado a terapia intensiva, donde tuvo una complicación causada por una intoxicación severa de cocaína y una neumopatía que le causó la muerte", agregaron los voceros policiales consultados.

En el comunicado de la fiscalía, a cargo de Marcelo Solimine, se agregó: "La persona en cuestión permaneció internada siempre en terapia intensiva y sin recuperar su conocimiento, falleció el 10 de febrero pasado a las 9.15, como consecuencia de una insuficiencia respiratoria y paro cardíaco, dándose a partir de allí la pertinente intervención a esta fiscalía, que dispuso la realización de exámenes necroscópicos de rigor".

Un día después, la División Antecedentes de la Policía Federal informó que el NN fallecido no se encontraba registrado dactiloscópicamente en los archivos de la Policía Científica correspondientes a esa fuerza.

El 23 de febrero último, el Registro Nacional de las Personas (Renaper) le comunicó al fiscal Solimine que tampoco pudo identificar al hombre.

El hijo de Manso y Grimau vivía desde hace seis años en Recoleta, en un departamento propiedad de su madre. Tocaba la guitarra en un grupo y casi todos los días se subía a los colectivos como parte de sus presentaciones callejeras.

Con la colaboración de Gustavo Carabajal

CRONOLOGIA

SABADO 6 DE FEBRERO Internan a Lucas

Efectivos de la comisaría 53a. hallan al músico descompuesto y desorientado en la calle y lo trasladan al Hospital Fernández.

MIERCOLES 10 DE FEBRERO Muere en el hospital

El deceso se produjo a las 9.15 por una insuficiencia respiratoria y paro cardíaco, luego de cuatro días en terapia intensiva.

JUEVES 11 DE FEBRERO Interviene un juez

El Juzgado Civil de turno pide la extracción de fichas dactiloscópicas para determinar su identidad.

JUEVES 18 DE FEBRERO Más peritajes

Se ordena la obtención de la ficha odontológica y otros peritajes que arrojaron que falleció a causa de una neumopatía.

MARTES 16 DE MARZO Identifican el cuerpo

La división Búsqueda de Personas de la Policía Federal realizó un comparativo dactilar que estableció que el cadáver era de Lucas Rebolini Manso.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas