Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Surgen dudas en el Central sobre el uso de las reservas

En el directorio dicen que el Tesoro ya utilizó gran parte de los fondos que tiene autorizados por ley

SEGUIR
LA NACION
Viernes 19 de marzo de 2010
0

Sorpresivamente, el polémico fondo que creó el Gobierno para el uso de las reservas se encuentra ahora con trabas ya no en la Justicia o en el Congreso, sino en el propio Banco Central (BCRA). Un debate se está dando por estos días en la entidad sobre la posibilidad de que, por usar las reservas para el pago de deuda, el Tesoro quede inhabilitado para demandar unos US$ 4300 millones (casi el mismo monto que el Fondo de Desendeudamiento) que esperaba recibir este año en concepto de adelantos transitorios.

El tema, de hecho, es motivo de gran preocupación en el directorio del BCRA. "Va a ser difícil que encuentren un vericueto legal para poder sortear esta valla, salvo que directamente decidan cambiar la Carta Orgánica del BCRA", reconoció una alta fuente de la entidad. "Por el artículo 20° de la Carta, no pueden pedir plata en concepto de adelantos transitorios para pagar una deuda para la cual ya tienen los fondos", agregó. Ayer, ante una consulta de La Nacion, en el BCRA declinaron referirse oficialmente al tema. De acuerdo con el artículo 20° de la Carta Orgánica del Banco Central, en un año el Tesoro puede recibir adelantos transitorios de la autoridad monetaria por el equivalente del 12% de la base monetaria (así se denomina en la jerga de los economistas la sumatoria del dinero que está en circulación y en las cuentas corrientes que los bancos tienen en el BCRA) más el 10% de la recaudación de impuestos. En teoría, entre ambos conceptos el Tesoro iba a poder hacerse en 2010 de adelantos por unos $ 47.000 millones ($ 16.000 por el 12% de la base monetaria y $ 31.000 por el 10% de la recaudación).

El problema reside en que, según la Carta Orgánica del BCRA, el dinero que corresponde al 10% de la recaudación sólo puede ser destinado al pago de deuda con organismos multilaterales de crédito o de vencimientos en moneda extranjera, y como los dos fondos creados por el Gobierno a través de los decretos 298 y 297 tienen el mismo fin, el Tesoro ya no tendría justificativo legal para demandarle al BCRA los adelantos transitorios que surgen bajo este concepto.

Utilizado el dinero de los dos fondos, al Gobierno sólo le restaría pagar en lo que va del año deuda en moneda extranjera por el equivalente a unos $ 14.000 millones. Por lo que de los $ 31.000 millones que podría recibir en concepto de adelantos por la recaudación tributaria podría tener que resignar al menos $ 17.000 ($ 31.000 menos $ 14.000). La cifra no es menor, teniendo en cuenta que representan unos US$ 4300 millones, esto es, poco menos que los US$ 4382 millones que el Gobierno se hizo mediante la creación del Fondo de Desendeudamiento.

"El Gobierno parece haber cambiado una herramienta por otra. Considerando que una parte de los adelantos es exclusiva para el pago de deuda, todo el lío del Fondo podría haberse evitado", deslizó una fuente del mercado. Por otro lado, según consta en los registros del BCRA, como de los $ 17.000 millones el Tesoro ya habría recibido unos $ 8900 millones, éstos deberían ser devueltos al Central en los próximos 12 meses.

"Según la ley -explica un ex funcionario del BCRA, que pidió no ser nombrado-, el Gobierno no podría tener afectada una porción de los adelantos transitorios si no tuviera una necesidad concreta que atender. En la práctica, los adelantos están casi al límite, y simplemente se van renovando a medida que vencen [se dan por plazos de hasta 12 meses]. Lo que va a pasar ahora es que no van a poder renovar los adelantos que tomaron, porque no van a tener deuda en moneda extranjera para justificar su uso. Mientras que los otros adelantos que todavía no usaron no deberían poder tomarlos, porque tendrían que especificar una necesidad."

El DNU 298/10 que creó el Fondo de Desendeudamiento por US$ 4382 millones establece que el dinero "se destinará a la cancelación de los servicios de la deuda con tenedores privados correspondientes al ejercicio fiscal 2010", y hace una descripción detallada de los vencimientos contemplados: US$ 531 millones de préstamos garantizados, US$ 2592 de Boden, US$ 759 de descuento y par, y US$ 500 de Bonar. Más aún, estipula que "para asegurar la transparencia en la instrumentación de los pagos a realizar" se creará en el Congreso una "Comisión Bicameral a los fines de la verificación de dichos desembolsos".

De la misma manera, el decreto 297 dispone la creación de un fondo por $ 2187 millones para "la cancelación de la totalidad de los vencimientos de capital e intereses con organismos internacionales correspondientes al presente ejercicio fiscal".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas