0

El decálogo para el buen director

Ernesto Schoo
0
27 de marzo de 2010  

Aquí es un desconocido, pero en el área de habla inglesa es uno de los directores de teatro más prestigiosos. John Caird (Montreal, 1948) nació en Canadá, de padres ingleses: un teólogo y una poeta. A sus once años de edad, la familia se trasladó a Gran Bretaña, donde John se graduó en el Magdalen College de Oxford. Estudió teatro en el Old Vic de Bristol, fue actor y asistente en varios teatros del West End londinense hasta debutar como director en el Contact Theatre de Manchester. Hoy es uno de los responsables de la Royal Shakespeare Company y principal director invitado del Teatro Real de Estocolmo. Ha dirigido a todos los mayores intérpretes ingleses -Daniel Day Lewis, Judi Dench, Ben Kingsley, Simon Russell Beale- en obras de Shakespeare, Beckett, Brecht, Goldoni y autores contemporáneos, y puso en escena el musical Los miserables en su estreno mundial.

* * *

En estos días, aparece su libro Theatre Craft (El oficio teatral), editado por Faber and Faber, y el miércoles de esta semana publicó en el Guardian, de Manchester, sus diez consejos a aspirantes a directores, que se resumen así: 1) Leer. De todo. Novelas, biografías, diarios íntimos, guiones, libretos; 2) Ver teatro. Toda clase de teatro, sin discriminar. Puedes aprender más viendo una producción mediocre en un tugurio, que en cualquier otra parte; 3) Viajar. Si hablas otro idioma, practícalo, estudia su teatro, tradúcelo; 4) Frecuentar a dramaturgos. Son la fuerza creadora primordial del teatro. Ayúdalos a desarrollar sus trabajos. Cuantos más autores conozcas y más confianza les inspires, más probabilidades tendrás de que te pidan que dirijas sus obras; 5) Conocer a los actores. Si no esperas ansioso el momento de reunirte con ellos y no aprecias de verdad su labor, nunca serás un buen director. Esfuérzate en entender la química creativa del actor mientras va convirtiéndose en el personaje; éste es el verdadero corazón del teatro; 6) Formar una compañía. No importa cuán pequeña y pobre sea: pequeños grupos de artistas afines reuniéndose para crear; 7) Trabajar como asistente. Pero no te vuelvas adicto: hay un límite para la utilidad de estar mirando desde bambalinas; 8) Trabajar en un teatro. En cualquier tarea: sastrería, iluminación, sonido, o como boletero, acomodador, vestidor: cuanto más sepas, mejor director serás. 9) Observar el mundo. Aprende a observar a la gente minuciosamente: su psicología, su vida en familia, sus miedos, sus aspiraciones... 10) Leer mi libro.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.