Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un Congreso paralizado, misión cumplida para el kirchnerismo

La tensión hizo que en un mes de actividad hubiera sólo dos sesiones en las cámaras

SEGUIR
LA NACION
Sábado 03 de abril de 2010
0

A un mes de iniciadas las sesiones ordinarias, el Congreso se encuentra virtualmente paralizado por la pulseada política entre una oposición que cada día desnuda más sus diferencias internas y un kirchnerismo que, a pesar de haber quedado en minoría, logró contener los embates que podrían complicar los planes de la Casa Rosada.

Tanto es así que en el mes que transcurrió desde que Cristina Kirchner inauguró el período de sesiones ordinarias, cada cámara legislativa apenas si pudo reunirse en una sola oportunidad.

La mochila del fracaso pesa más sobre la espalda de los bloques opositores, que no pueden mostrar más avances que el hecho de haber logrado mayorías circunstanciales para quedarse con el control de las comisiones en ambas cámaras.

La oposición fracasó en su pelea por el quórum en el Senado
La oposición fracasó en su pelea por el quórum en el Senado. Foto: Archivo

Esto ya empieza a traducirse en un clima enrarecido, cargado de reproches internos y cruzados que ni siquiera pudieron disimularse ante la opinión pública, como ocurrió en la Cámara de Diputados tras la frustrada sesión del 10 de marzo.

Ese día, Elisa Carrió dio una conferencia de prensa y acusó a la UCR y al peronismo disidente de haber boicoteado su intento de rechazar los DNU que habilitaron el pago de deuda con reservas. Eso provocó una catarata de réplicas de los denunciados, que rechazaron las imputaciones.

En el Senado el clima tampoco es muy diferente, salvo por el hecho de que los reproches aún se mantienen en sordina. Sin embargo, ya hay cuestionamientos a la conducción del bloque radical de Gerardo Morales (Jujuy) y reproches al peronismo disidente por las ausencias y deserciones registradas en sus filas (Carlos Menem, Roxana Latorre y María José Bongiorno), que fueron, en los hechos, la causa principal del fracaso del frente legislativo no oficialista para avanzar con una agenda contraria al Poder Ejecutivo.

De hecho, la oposición del Senado todavía no logró nada de aquella ambiciosa agenda. El rechazo a la designación de Mercedes Marcó del Pont en el Banco Central ya fracasó. Cada vez hay más dudas de que pueda alcanzar los votos para aprobar la ampliación de la coparticipación a las provincias del impuesto al cheque y para rechazar la creación del Fondo de Desendeudamiento.

En la misma situación se encuentran un pedido de interpelación al ministro de Economía, Amado Boudou, y la apertura de un proceso de investigación, el mismo que se le aplicó a Martín Redrado, al directorio del BCRA que avaló el intento del Poder Ejecutivo de usar reservas para pagar deuda. En la Cámara de Diputados la oposición sólo logró sesionar una vez, y ni siquiera alcanzó su objetivo de rechazar el DNU 298/10.

Referentes de la oposición en Diputados reconocen por lo bajo que no han sido buenos los resultados en este primer mes, aunque en público acusan al oficialismo por la demora en el debate de los temas. Sin embargo, puertas adentro se escuchan fuertes autocríticas sobre la falta de una estrategia articulada. Además, ya empiezan a alzarse voces críticas a la táctica de la confrontación extrema con la Casa Rosada.

"Una actitud demasiado confrontativa no ayuda a los gobiernos [provinciales] de signo opositor. Tanto la oposición como el oficialismo deben intentar bajar los decibeles y buscar una relación basada en la sensatez y el diálogo", afirmó el diputado correntino Agustín Portela (UCR).

En la centroizquierda también prima el criterio de no llevar al extremo el enfrentamiento. "Hay que buscar resultados y no enredarnos en peleas inútiles", afirma Claudio Lozano (Proyecto Sur).El mismo criterio usó el senador Luis Juez (Frente Cívico-Córdoba), que reclamó una autocrítica: "La gente quiere una cuota de racionalidad; no le podemos imputar a Cristina ser prepotente y nosotros actuar con prepotencia".

EL BALANCE

1

Sólo en una oportunidad en todo el mes la oposición reunió quórum propio en la Cámara de Diputados. Anuló el decreto 2010, ya derogado.

37

Es el número de senadores necesarios para el quórum en la Cámara alta. Por las sucesivas deserciones, la oposición sólo lo consiguió en una oportunidad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas