Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Crónicas policiales

El crimen del lago

Información general

En 1929, el torso de la joven Virginia Donatelli apareció flotando en el Lago de Palermo; su amante la había asesinado y descuartizado para esconder el hecho

Por   | LA NACION

Bastaron apenas unos segundos y un fugaz rayo de furia. No tuvo la intención, dicen, pero no controló su bronca. Discutió con ella y terminó golpeándola con un martillo. Cuando vio que estaba muerta, le entró el pánico.

El hecho, ocurrido en el año 1929, salió a la luz cuando un hombre que intentaba rescatar la pelota de un niño del Lago de Palermo enganchó otra cosa: una bolsa que contenía nada menos que el torso de una mujer.

Las pericias determinaron que se trataba de Virginia Donatelli, una joven de 23 años. Pero ¿dónde estaba el resto del cuerpo? Un grupo de buzos buscó en todo el lago, pero no se encontró nada.

Nuevos recorridos dieron a parar con la cabeza de la víctima, que estaba sumergida en Puerto Nuevo, mientras que los brazos y piernas fueron hallados en un canal de Palermo.

El macabro misterio generó temor entre los vecinos de la zona, mientras que flotaba en el aire el fantasma de antecedentes de hechos atroces como ese en el país y en el mundo.

Pero el asesino estaba lejos de ser el "Jack el Destripador" argentino. La investigación concluyó en que el culpable de la muerte de Donatelli era su amante, Julio Bonini, un chofer conocido por sus andanzas con las mujeres.

Relatos de testigos y personas cercanas a Bonini, indicaban que el hombre vivía con la joven Virginia desde hacía un tiempo. Pero también tenía una novia, María Luisa. Las presiones de las dos mujeres le hicieron perder la cabeza. Su cuñada relató que lo encontró en su departamento justo después de la discusión que terminó con la vida de Virginia.

Según la mujer, fue en un acto de furia. Peleaban y él le pegó con un martillo. Cuando se percató de que la había matado, quiso entregarse. Lo persuadieron de que no lo hiciera. La única solución que pudieron imaginar, fue esconder el cuerpo. Para eso, lo descuartizaron y dejaron los pedazos en distintas zonas.



REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina en defaultLa pelea con los holdoutsCristina KirchnerLa reforma del Código Civil