Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Información general

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Crónicas policiales

Pasiones que matan

Información general

En 1929, el torso de la joven Virginia Donatelli apareció flotando en el Lago de Palermo; su amante la había asesinado y descuartizado para esconder el hecho; ¿cómo se llega a un crimen pasional?

Por   | LA NACION

 
 

Bastaron apenas unos segundos y un fugaz rayo de furia. No tuvo la intención, dicen, pero no controló su bronca. Discutió con ella y terminó golpeándola con un martillo. Cuando vio que estaba muerta, le entró el pánico.

El hecho, ocurrido en el año 1929, salió a la luz cuando un hombre que intentaba rescatar la pelota de un niño del Lago de Palermo enganchó otra cosa: una bolsa que contenía nada menos que el torso de una mujer.

Las pericias determinaron que se trataba de Virginia Donatelli, una joven de 23 años. Pero ¿dónde estaba el resto del cuerpo? Un grupo de buzos buscó en todo el lago, pero no se encontró nada.

Nuevos recorridos dieron a parar con la cabeza de la víctima, que estaba sumergida en Puerto Nuevo, mientras que los brazos y piernas fueron hallados en un canal de Palermo.

El macabro misterio generó temor entre los vecinos de la zona, mientras que flotaba en el aire el fantasma de antecedentes de hechos atroces como ese en el país y en el mundo.

Pero el asesino estaba lejos de ser el "Jack el Destripador" argentino. La investigación concluyó en que el culpable de la muerte de Donatelli era su amante, Julio Bonini, un chofer conocido por sus andanzas con las mujeres.

Relatos de testigos y personas cercanas a Bonini, indicaban que el hombre vivía con la joven Virginia desde hacía un tiempo. Pero también tenía una novia, María Luisa. Las presiones de las dos mujeres le hicieron perder la cabeza. Su cuñada relató que lo encontró en su departamento justo después de la discusión que terminó con la vida de Virginia.

Según la mujer, fue en un acto de furia. Peleaban y él le pegó con un martillo. Cuando se percató de que la había matado, quiso entregarse. Lo persuadieron de que no lo hiciera. La única solución que pudieron imaginar, fue esconder el cuerpo. Para eso, lo descuartizaron y dejaron los pedazos en distintas zonas.

Matar por amor. ¿Cómo se llega a matar a la persona que uno dice amar? Lo que se conoce como "crimen pasional" es en realidad, explican los expertos, una "emoción violenta".

/PARRAFO>

El Código Penal establece, en su capítulo de Delitos contra la vida, una atenuación de la pena en el caso de los homicidios que hayan sido cometido bajo "emoción violenta".

Mientras que se contempla una pena de "ocho a veinticinco años de prisión, al que matare a otro" (art. 79), pudiendo ser reclusión perpetua en los casos en que el homicidio es agravado por el vínculo, la alevosía u otros factores (art. 80), para los asesinatos resultantes de una emoción violenta, la pena prevista es de tres a seis años de prisión (art.81).

Pero ¿qué es una emoción violenta y quiénes pueden cometerla? "Cualquiera puede cometer un crimen pasional si le toca vivir una decepción amorosa abrupta. Obviamente que hay personas más predispuestas, pero nadie está exento", explica a lanacion.com Hugo Marietan, médico psiquiatra.

"Para que el crimen sea cometido por una emoción violenta tiene que ocurrir sin ningún tipo de plan o estrategia. Lo más común es que sea en base a los celos", agrega Marietan.

Según indica el especialista, no se puede prever este tipo de reacciones. Sólo en el caso en que se trate de una celotipia, la persona puede manifestar previamente una personalidad un tanto agresiva y posesiva.

¿Y qué sucede con el autor del crimen pasional una vez que cometió el asesinato? "Por lo general, se arrepienten", asegura Marietan.



REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa muerte de García MárquezIncendio en ValparaísoElecciones 2015Semana Santa