Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tato Bores enseña cómo se fijan los precios

Valsecchi recuerda al humorista para explicar que compradores y vendedores determinan el valor de bienes y servicios

Domingo 11 de abril de 2010
0

Por Juan Carlos de Pablo

¿Por qué una gaseosa y un viaje en subte cuestan lo que cuestan? ¿Por qué sube el precio de las flores el Día de la Madre, y disminuye la tarifa de los hoteles en baja temporada? ¿Por qué en algunos países suben todos los precios, y en otros no?

Buscando respuestas apropiadas me comuniqué con el argentino Francisco Valsecchi (1907-1992), devenido economista como consecuencia de la crisis de la década de 1930, que fundió la empresa paterna. Valsecchi nos enseñó microeconomía a miles de argentinos, en las universidades de Buenos Aires y Pontificia Católica Argentina (en esta última fue mucho más que profesor). Además de lo cual fue embajador ante los Países Bajos.

-¿Quiénes y cómo se determinan los precios?

-Puntualicemos antes que precio es el número al cual se realiza la transacción. Lo primero fue clarificado por el humorista Tato Bores, contando la siguiente historia: una persona entra en un local y pregunta por el precio de un cenicero. "Diez pesos", contesta el vendedor. "¡Cómo, si enfrente lo venden a siete!", retruca el comprador. Entonces cómprelo enfrente. Lo que ocurre es que enfrente se terminaron. "Aquí, cuando se terminen, también los vamos a vender a siete." Inmejorable. En épocas de control de cambios, el tipo de cambio oficial es el precio al cual no se consiguen dólares.

-Usted agregó algo más.

-Para hablar de precio, no solamente tiene que haber disponibilidad, sino que debe realizarse la transacción. Los números que aparecen en las vidrieras de las inmobiliarias no son los precios de las propiedades. Lo que vale un inmueble recién se sabe cuando comprador y vendedor se juntan; uno entrega dinero y el otro, las llaves.

-¿Por qué cada bien cuesta lo que cuesta?

-Bernard Shaw solía decir que si a un loro le enseñamos a repetir "oferta y demanda", lo que obtenemos es un economista. Exageraba, pero no estaba errado, porque cuando nos preguntan automáticamente pensamos en la "tijera" de la cual hablaba Alfred Marshall. La clave está en entender qué hay detrás de la oferta y la demanda. De un lado hay seres humanos, quienes en función de sus necesidades e ingresos desean adquirir determinadas mercaderías y servicios; del otro hay seres humanos, quienes en función de su esfuerzo, sus máquinas y herramientas pueden abastecerlos. Demandantes y oferentes no somos seres humanos diferentes: somos los mismos seres humanos, en roles diferentes. Yo demando viajes en taxi y dicto cursos universitarios, el estudiante que maneja un taxi para pagarse la universidad privada hace exactamente lo contrario.

-¿Por qué se modifican los precios?

-Los economistas distinguimos entre los precios absolutos y los precios relativos. Los primeros son los precios denominados en moneda. Los relativos son los precios de unos bienes en términos de los de los otros (ejemplo: una plancha equivale a dos pizzas).

-¿Para qué sirve esta distinción?

-Porque mientras el aumento sistemático y generalizado de los precios absolutos es básicamente una cuestión inflacionaria, la variación de los precios relativos obedece a causas reales. Sube el precio relativo del tomate cuando se quema parte de la cosecha, sube el precio relativo de una marca de zapatillas cuando se pone de moda, disminuye el precio relativo de un modelo de computadora cuando aparece otro más moderno.

-¿Cuándo se habla de distorsión?

-Cuando la variación de cierto precio relativo no obedece a una causa real, sino a un control directo del Estado. Ejemplo: cae el precio relativo de la carne vacuna como consecuencia de la fijación del precio máximo al producto, o el de la energía eléctrica cuando se congela la tarifa. Hay una distorsión porque el demandante actúa como si el producto fuera barato, cuando su costo de producción es bien caro. Esto genera derroche, que luego se pretende corregir aconsejándonos ser "racionales". Ejemplo: la tarifa eléctrica es barata, pero la publicidad nos aconseja ahorrarla. ¿Qué tiene de racional economizar su uso, si "me la regalan"?

-Don Francisco, muchas gracias.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas