Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Salud / Una norma que no se cumple

Sigue la venta libre de medicamentos

Información general

Aunque desde diciembre pasado una ley lo prohíbe, continúa su comercialización en quioscos y en góndolas; desacuerdos en el sector

Chicles, caramelos y... aspirinas. Pese a que desde diciembre está prohibida la venta de medicamentos fuera de las farmacias, todavía es posible encontrar remedios de venta libre en lugares no autorizados para su comercialización, como quioscos y autoservicios. "Es una ley nacional que todavía no está reglamentada. La ciudad no adhirió", es la explicación que dan desde la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA).

Sin embargo, el ex diputado y autor de la ley, Juan Héctor Sylvestre Begnis, negó que la norma necesitara la reglamentación y la adhesión de las provincias. "Se modificó un artículo de una ley que ya estaba en vigor, de manera tal que no necesita reglamentación. Cada provincia puede reservarse la manera de aplicarla, pero la ley está absolutamente vigente y debe cumplirse", aclaró.

El constitucionalista Daniel Sabsay coincidió, y agregó. "Es de aplicación imperativa porque se está resguardando un derecho primario como es la salud. Además, de ninguna manera puede ponerse como escudo la no adhesión de un distrito, porque entonces cada gobierno ejercería el derecho de veto cuando una ley no le guste."

Salvo que la ley necesite de la creación de organismos o de registros para su funcionamiento, la norma debe ser acatada en forma inmediata una vez que se publica en el Boletín Oficial, lo que ocurrió el 18 de diciembre pasado. "Esta ley es de carácter prohibitivo. Se prohíbe la venta, y punto", agregó Sabsay.

Sin embargo, en el gobierno porteño sostienen que cabría una reglamentación, en especial para fijar el tipo de sanciones, como multas y clausuras a los comercios que no cumplan la norma. En este sentido, la ley sólo establece que quien venda medicamentos fuera de los lugares habilitados estará incurriendo en "ejercicio ilegal de farmacia".

El Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal, uno de los organismos que alentó la aprobación de la norma, afirmó que cerca del 50% de los quioscos y supermercados de la ciudad siguen vendiendo remedios en sus comercios. Hasta hoy, reciben entre dos y tres denuncias diarias por este tema.

El cliente, perjudicado

Por su parte, el presidente de la UKRA, Eduardo Medaglia, dijo a LA NACION que, tal como lo habían anticipado antes de que saliera la norma, la prohibición de vender remedios en los quioscos alienta el mercado negro de medicamentos. Y señaló que el más perjudicado es el cliente. "A las dos de la mañana, es más probable encontrar un quiosco abierto que una farmacia de turno. Están condenando a una persona que tiene un dolor de muelas a aguantárselo si no tiene una farmacia cerca. Lo nuestro era un servicio al cliente."

Con él coincidió el presidente de la Cámara de Medicamentos de Venta Libre, Juan Tonelli: "La sociedad es la más perjudicada. Si me duele la panza a las 3 de la mañana, ¿tengo que buscar una farmacia para comprar un antiácido? No parece razonable".

Y Medaglia agregó: "Las aspirinas y los antiácidos en los quioscos se venden desde hace mucho tiempo, está arraigado en el uso y las costumbres de la sociedad. Cuando una ley no refleja la voluntad del ciudadano, es letra muerta".

La mayoría de los que siguen vendiendo remedios son pequeños comercios de barrio. En el microcentro, la ley se respeta más porque ahí suele haber más temor a las inspecciones. "No vendemos más remedios", informaron en un quiosco de Bouchard y Corrientes. La misma respuesta dieron otros ocho quioscos de la zona. En cambio, en otros dos, las aspirinas podían conseguirse sin problemas.

El presidente de UKRA, entidad que reúne a 100.000 quioscos de todo el país, agregó: "Esta ley no surgió para proteger la salud de la ciudadanía. Los remedios de venta libre representan un mercado de 1200 millones de pesos por año. Lo que hace esta ley es reducir de 100.000 bocas de ventas, la cantidad de quioscos que hay en el país, a 12.000, el número de farmacias habilitadas".

Sin embargo, Javier Valverde, presidente de la sección farmacéuticos del Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal, detalló los riesgos de vender medicamentos en negocios que no sean farmacias. "Cualquier antiinflamatorio puede producir hemorragias. La aspirina tiene cafeína, que está contraindicada en los casos de hipertensión. Además, al venderse en forma fraccionada se pierde el lote y la fecha de vencimiento. Y en el verano, las altas temperaturas pueden alterar el medicamento, algo que no sucede en las farmacias. Esos factores atentan contra la salud pública", dijo Valverde.

Según el farmacéutico, las razones para violar la ley no son económicas, sino culturales. "En la Argentina, hay una falta de respeto al medicamento, las personas lo consumen como si fuera casi una golosina. La población no toma conciencia del peligro. Acá no hay cultura de preguntar al farmacéutico, hay tendencia a automedicarse", opinó.

Sin embargo, Tonelli afirmó: "Los medicamentos de venta libre tienen un amplio margen de seguridad, no requieren receta de un médico. No tienen cadena de frío y su conservación es menos compleja que la de un yogur.

Qué dice la ley

  • Restricciones . La ley aprobada en noviembre pasado y publicada en el Boletín Oficial el 18 de diciembre deroga el decreto 2284 de 1991 y prohíbe la comercialización de medicamentos de venta libre en quioscos, almacenes y supermercados.
  • Unanimidad . La norma fue sancionada por unanimidad por los 51 senadores presentes en el recinto.
  • En farmacias . La ley indica que sólo este tipo de comercios podrá expender remedios.
  • No a las góndolas . Se establece que el expendio de medicamentos, incluso de aquellos considerados de venta libre y que no requieren por lo tanto receta médica, deberá hacerse exclusivamente por mostrador y por medio de un profesional farmacéutico.
  • Sanciones . La legislación establece que cualquier venta que no cumpla con estas disposiciones será considerada, y asimismo penada, ejercicio ilegal de la actividad farmacéutica.

Debate por los remedios sin receta

  • La cantidad, para algunos excesiva, de medicamentos que no requieren receta médica también genera polémica. "Hay remedios que no deberían ser de venta libre, como el ibuprofeno de 600 gramos o algunos antialérgicos. Lo que sucede es que, de ese modo, las obras sociales y las prepagas no están obligadas a cubrirlos", comentó Javier Valverde, del Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos. Sin embargo, el presidente de la Cámara de Medicamentos de Venta Libre, Juan Tonelli, lo desmintió: "La Argentina es un país conservador en materia de medicamentos de venta libre. De 100 pesos que se gastan en medicamentos sólo 11 corresponden a remedios de venta libre", informó.
Laura Reina LA NACION
TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini