Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Comenzó Para vestir santos

Espectáculos

El nuevo unitario de Pol-K protagonizado por Celeste Cid, Gabriela Toscano y Griselda Siciliani se estrenó anoche y alcanzó los 19.1 puntos de rating; mirá imágenes del primer capítulo; ¿qué te pareció?

Una madre terrible que muere. Tres hermanas unidas por el afecto, la soledad y la frustración, que tratan de sobreponerse a la pérdida. "Estamos juntas, pero aún así sabemos que estamos solas", se dicen, sin consuelo. Una media hermana más que representa todo a lo que ellas aspiran: una familia, una casa, dinero. Y es la villana, claro.

Así se presentó la historia de Para vestir santos, el nuevo unitario de Pol-K que se estrenó anoche por la pantalla de El Trece, y alcanzó los 19.1 puntos de rating.

Una historia cotidiana, tal vez, pero condimentada con la mezcla de humor, drama y patetismo que la hacen humana y entrañable para el público.

Las protagonistas interpretan a tres personajes siempre al borde del límite, y, por lo mismo, difíciles de no querer. Con la muerte de su madre, Male (Celeste Cid), Susi (Garbiela Toscano) y Virgi (Griselda Siciliani) San Juan, se encuentran desamparadas. Y no porque sean niñas huérfanas. Con edad suficiente para estar casadas, con hijos y dedicadas a sus propias familias y trabajos, ninguna de las tres consiguió concretar tales proyectos. Juntas, pero solas, comienzan esta historia profundamente vulnerables. Y como si el mundo se complotara en torno a las hermanitas, lo único que les queda en posesión, la casa de sus padres, será puesto en venta. ¿Quién podría querer arruinarles la vida así? "La conchuda", como le dicen (así, sin tapujos, una y otra vez) a su media hermana, interpretada por Gloria Carrá, la hija mayor de su padre y dueña de la mitad de la propiedad.

"No vamos a llorar", le ordena Virgi a Susi. Contención. Voluntad. Temple. Pero sus corazones rotos no dan abasto con tanta mala suerte: encuentran a Male llorando en un bar porque la dejaron plantada. Y las tres quiebran. Juntas, pero solas. .

Participación: ¿Viste Para vestir santos? ¿Qué te pareció? Dejanos tu opinión.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsCristina KirchnerElecciones 2015Actividad económica