Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bienvenido, Virreyes

Jorge Búsico Para LA NACION

Jueves 29 de abril de 2010

Sesenta y cuatro clubes empezarán pasado mañana el campeonato de la URBA por los grupos I, II y III. Otros 18, por el IV, lo harán una semana más tarde. En esa instancia estarán depositados los sueños de dos debutantes. Uno, Delta Rugby Club, fue retratado el jueves pasado en LA NACION. Ahora es el turno de Virreyes, que llega a la competencia mayor con apenas ocho años de vida.

Linda historia la de Virreyes, forjada en la localidad homónima, una de las tantos carentes del norte del conurbano bonaerense. Allí llegó un grupo de fanáticos del rugby de varios clubes (CASI, SIC, Alumni, CUBA, entre otros), que decidieron volcar primero los valores y después el juego a decenas de chicos que no tenían idea de lo que era una pelota ovalada. Fueron más que complicados los comienzos, que arrancaron en un terreno prestado por la empresa de neumáticos Fate.

Pero la voluntad y el entusiasmo de los chicos y sus familias sortearon todas las adversidades. Y el segundo mojón se produjo hace cinco años, cuando la municipalidad de San Fernando cedió a al novel Virreyes un predio en Bancalari, camino al opulento Nordelta, y contiguo, curiosamente, al lugar donde se levanta uno de los clubes fundadores del rugby argentino, Buenos Aires Cricket & Rugby Club.

En ese terreno, donde todos colaboran y al que cuidan como si fuese su propio hogar -de hecho, lo es-, Virreyes luce cuatro canchas (una de entrenamiento), pero el gran orgullo es el edificio-quincho que contiene cuatro aulas, donde 250 chicos reciben todos los días apoyo escolar, además de un salón de computación y otro de robótica.

Otro triunfo de la entidad cuyas cabezas visibles son del SIC (Carlos Ramallo, el actual presidente) y del CASI (Marcos Julianes): todos los chicos del club terminaron el colegio secundario, y 15 ya están en la universidad. Estudiar es un requisito para jugar.

Por eso, el debut en la categoría superior es una excusa. O una consecuencia de un proyecto que apunta a algo que siempre señala Rodolfo O´Reilly, ex entrenador de Los Pumas y ahora a cargo de la menores de 19 de Virreyes: "Este es un juego en el que lo más importante no es saltar y correr".

Esa M19 proveerá de algunos jugadores al plantel superior, que estará entrenado por Eduardo Lastra y Javier Coqui Capalbo, aquel goleador de Alumni de la década de los ochentas. Pero para esta aventura, Virreyes ha conseguido otra voluntad valiosa, pues Jorge Yoyo Gauweloose -brillante wing de Los Pumas en los setentas; ex coach de CUBA, su club, y de Olivos- colabora en los entrenamientos durante la semana. Marcos Julianes conduce la intermedia.

Virreyes, que sólo en 2005 puso en marcha la división juveniles, tiene hoy 210 jugadores en esa categoría y en el plantel superior, y 340 chicos en infantiles. Asistir un fin de semana a sus instalaciones es respirar rugby por todos los rincones, porque se trata de un lugar de contención, donde además del estudio se brinda talleres de prevención para todo lo que tiene que ver con una buena calidad de vida.

Claro que no será fácil esta experiencia que empezará como local ante Almafuerte. Virreyes ya comprobó en la disputa de la Copa Citi -le tocó la zona en Los Pinos- que las diferencias físicas y de edades con los otros clubes son elocuentes. Difícilmente haya en todo el rugby de Buenos Aires un plantel superior tan joven: el promedio de edad es de 20,8 años.

Por eso, el objetivo es sumar rodaje en esta temporada, para ya en 2011 apuntar a otro escalón, con la llegada a la primera por parte de unos 30 chicos que hoy se desempeñan en juveniles.

Entonces, bienvenido Virreyes. El rugby, agradecido.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.