Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los blogueros K, bastión de militancia oficialista en la red

Quiénes son y cómo piensan los responsables de los sitios que apoyan al Gobierno; negaron a lanacion.com recibir dinero oficial y reivindicaron sus bitácoras como "espacios de expresión alternativa"

Martes 04 de mayo de 2010 • 14:22
SEGUIR
LA NACION
0

La "blogósfera K", esa red de espacios virtuales desde los que se defiende al Gobierno y sus políticas, existe hace tiempo. La mayoría de los blogs que la integran nacieron hace algunos años, cuando Néstor Kirchner transitaba los últimos meses de su gestión y se preparaba para dejarle el lugar en la Casa Rosada a su mujer.

Pero el debate en torno a qué hay detrás de los "blogueros K" cobró temperatura en las últimas semanas, tanto como la dura disputa entre el Gobierno y una parte de los medios de comunicación masiva.

Uno de los ejes de la discusión tiene que ver con el financiamiento de esta forma de comunicación que está en expansión. Los blogueros K, ¿reciben financiamiento de algún tipo? ¿Necesitan dinero para subsistir?, ¿Cuánto peso tiene que la Casa Rosada se involucre directamente con ellos a través de sus funcionarios? Esos y otros interrogantes reaparecieron en la superficie hace unos días cuando Aníbal Fernández participó de una reunión con blogueros oficialistas en Parque Patricios.

"Todos los elementos que tenemos a la mano tenemos que usarlos para mostrarle a la gente cómo le mienten. ¿Nos van a amedrentar porque nos caguen a palos con una tapa? No somos perros para que nos corran con el diario", arengó ante los hombres y mujeres que lo escuchaban atentos. Las imágenes de ese día lo muestran con una remera en la que ridiculizaba el logo de Clarín. "Me la acercó uno de los chicos y me la puse para una foto", se excusó el jefe de los ministros unos días después.

Aníbal Fernández, en un encuentro de bloggeros K
Aníbal Fernández, en un encuentro de bloggeros K. Foto: Fernando García/twitpic.com/1ep2d8

"Hola Aníbal". En los últimos días, Fernández volvió a comunicarse desde Internet. "Espero que me admitan como uno más y que pueda aportar todo lo posible para que nos vaya bien". La frase cierra el video con el que el jefe de Gabinete ingresó formalmente al mundo blog con sello kirchnerista.

El pedido es una buena síntesis de cómo funciona la bautizada "blogósfera nacional y popular", una red de más de 100 blogs que, desde el apoyo al Gobierno y sus políticas proponen una lectura "alternativa" de la realidad. Una comunidad en crecimiento, con sus códigos, lenguajes y normas no escritas, con integrantes que se conocen bien entre sí y que dedican mucho tiempo a dejar sentadas sus impresiones y comentar las del resto. Como cualquier espacio del mundo 2.0, la aceptación y la mutua recomendación son esenciales.

En Conurbanos, de Fabián Rodríguez, la bienvenida al jefe de los ministros fue casi instantánea "Desde este blog le damos la bienvenida a la blogósfera Nacional y Popular al ahora llamado «Ministro del bigote»", dice el post que se publicó el domingo último a las 22.29.

¿Financiamiento? A muchos blogueros K no les gusta que se los llame así y menos aún, que se les pregunte si reciben dinero de la Casa Rosada. "El fenómeno del espacio nacional y popular es mucho más amplio que el kirchnerismo. Muchos blogueros defienden al Gobierno, y eso no significa que cobren. Pensar que la única manera de estar de acuerdo con el Gobierno es que te paguen es de una mentalidad retorcida", sintetizó molesto Abelardo Vitale, o Mendieta el Renegau, para quienes lo siguen en Internet.

Como la mayoría de sus "compañeros" en la red, Vitale reconoce al sociólogo y consultor Artemio López como referente. Ramble Tamble, el blog de López, que tiene casi 3000 seguidores en Facebook, inspiró a muchos lectores de la web a probar suerte con sus propias publicaciones.

En la Jefatura de Gabinete la respuesta a la consulta de lanacion.com fue inmediata. "A los blogueros no se les dio plata. Que a Aníbal le interesa que ese mundo crezca y se desarrolle es evidente, pero plata no hubo ni hay", afirmaron voceros de Fernández.

Para Gerardo Fernández, a cargo del blog Tirando al medio "un espacio político y de respuesta a lo que publican los grandes medios", como él mismo lo define, la relación entre blogs y dinero no es tan directa. "Hay un problema profundo que tiene la gran prensa a nivel mundial que es la pérdida de lectores. Frente a esto, están surgiendo nuevas experiencias como los blogs y la primera respuesta, en nuestro caso, es intentar desacreditarnos diciendo que estamos pagos. Es cierto que con plata podés armar un blog, pero la plata no garantiza que quienes te visitan una vez vuelvan y te sigan leyendo", razonó.

De hecho, la mayoría de los blogs identificados con el Gobierno intentan revertir las sospechas y lo que llaman "encasillamiento injusto" con ironía. Se autodenominan blogs "rentados", "taca taca", "ciberñoquis" y "ultra K".

Según el creador de Tirando al medio, el crecimiento de la red de blogs oficialistas tiene que ver con lo que llama "una cuestión de espacios". Para explicarlo, recurre a las definiciones que aparecieron la semana pasada en un "post colectivo" publicado por el diario Página 12. "Si dejás un territorio huérfano de comunicación, es de cajón que va a venir una runfla de desharrapados y te va a hacer un asentamiento gramatical justo ahí, en el descampado que provocaste. Y no hay tutía, porque una vez que tomaron la palabra, lotearon el lugar y le dieron a cada uno su lugarcito, no se van más. Los blogs son el modo que mucha gente eligió para decir que no es inocente, que no está ajena a un proceso político intenso y de insospechado final, y donde ofrece lo único que puede ofrecer al servicio de la Nación: su tiempo y su banda ancha", se afirma en el texto titulado "Todo blog es político".

La nota lleva la firma de los blogs Conurbanos, Revolución tinta limón y Un día peronista y la "acompañan" otros blogs "nacionales y populares", entre ellos: Un emo peronista,Deshonestidad intelectual,Mide no mide,Mendieta el renegau,República unida de la soja,El viejo vizcacha,Mundo perverso,Arte política,Tirando al medio,La barbarie,Finanzas públicas,Desierto de ideas,Burbujas con detergente,Derek dice,Lomas nuevo lomas viejo,Verbo América,Movimiento Peronista Bloguero,Ideas peronistas,Acquaforte,El blog del ingeniero,Nada es casual y Noticias del Sur.

Buena parte de los blogs oficialistas están agrupados en una suerte de "blog colectivo", Artepolitica, que tiene accesos individuales a cada una de las bitácoras. "Que haya tantos blogs K no es casual. Quiere decir que hay otras voces y miradas, más allá de las que aparecen en los grandes medios. Venimos a llenar un espacio de opinión que estaba faltando", completó Fernández.

El otro afiche. Desde hace unos días, varios blogs K juegan con el afiche anónimo que muestra las caras y nombres de una docena de periodistas del Grupo Clarín que en las últimas semanas aparecieron en la ciudad. "¿Se puede ser blogueros independientes y trabajar en la casa de uno usando el tiempo y los recursos personales para hablar de política mientras son acusados por defender al Gobierno?", dice el cartel, que en la reversión K muestra fotos de los blogueros más famosos que reivindican así su autonomía respecto de la Casa Rosada.

Los blogs y las páginas en Facebook, como la del programa 6,7,8 , ya han demostrado ser canales de convocatoria para las últimas movilizaciones a favor de la ley de medios.

Postales de un mundo que se expande mientras el enfrentamiento entre el Gobierno y el sistema de medios "formal" alcanza niveles de tensión insospechados.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas