Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Una lista con varios nombres llamativos

Política

Entre los asistentes a aquel acto de 2007 había empresarios aludidos por el embajador Sadous

La lista de empresarios rubricada por Presidencia de la Nación deja constancia de la presencia en la ceremonia oficial en la que estuvo Guido Alejandro Antonini Wilson de otros empresarios de dos firmas que luego también empezaron a cobrar notoriedad.

Son José Aizpun, titular de la fábrica de ascensores Servas, y Jack y Diego Cheja, de Medix, al igual que Osvaldo Aso.

Para entonces, tanto Servas como Medix ya figuraban en el cable diplomático CA EVENE 010097, que el ex embajador argentino oficial en Caracas Eduardo Sadous envió a Buenos Aires en enero de 2005, pero de manera confidencial, para alertar sobre irregularidades y "corrupción" padecidas por firmas argentinas que operaban en la Venezuela de Hugo Chávez.

Según la copia del cable que obtuvo LA NACION, Sadous relató los problemas de Medix para cobrar su parte en un contrato por 92 millones de dólares que firmó el Ministerio de Salud venezolano con Claudio Uberti como "delegado personal del ministro de Planificación, Julio De Vido", muy lejos de sus verdaderas atribuciones oficiales como titular del Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi).

Servas pugnaba también con el Ministerio de Salud venezolano, pero en su caso por un contrato de 29 millones de dólares.

Según declaró Sadous ante la justicia argentina, desde el Ministerio de Planificación Federal les pidieron "el 15 o 20 por ciento de retorno".

Testimonio clave

Esa declaración de Sadous ante el juez federal Julián Ercolini despertó una causa que parecía estancada por supuesta asociación ilícita contra Néstor Kirchner y un importante grupo de sus colaboradores.

Sólo después de ese testimonio salió a la luz el expediente de la Defensoría del Pueblo, en el que se consigna que las empresas que vendían maquinaria agrícola debían pagar el 15 por ciento de comisión a empresas intermediarias. Y empezaron también a multiplicarse los pedidos de pruebas en el país y en el exterior.

Las principales sospechas se centran en Uberti, a quien Sadous mencionó en su declaración y al que apuntó un testigo de identidad reservada en la investigación de la Defensoría que Ercolini ya incorporó a la causa. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYProtesta policialPobrezaEugenio ZaffaroniTelefonía 4GLa pelea con los holdouts