Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sigue vigente la restricción a la importación de alimentos

A pesar del anuncio presidencial, todavía no hubo una contraorden de Moreno a los importadores

Miércoles 19 de mayo de 2010
SEGUIR
LA NACION
0

Por lo menos hasta ahora, el anuncio de la presidenta Cristina Kirchner de que no se limitará el ingreso de alimentos importados al mercado local no se tradujo en una contraorden concreta. Los importadores y los supermercados reconocieron que desde el viernes pasado se flexibilizaron los trámites de ingreso de productos del exterior, aunque aclararon que no recibieron hasta el momento una contraorden del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, informándoles la suspensión de la medida.

"Estamos confiados en que no se trata de un mero anuncio y que hay una decisión oficial de dejar de lado las restricciones, pero hasta que no recibamos una contraorden efectiva vamos seguir trabajando en el pedido que nos hizo la Secretaría para analizar el impacto de la restricción de las importaciones caso por caso", señaló Diego Pérez Santisteban, presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA).

El dirigente de los importadores destacó que después de tres semanas de paralización casi total, en los últimos días las autoridades sanitarias empezaron a liberar los certificados de autorización para el ingreso de alimentos importados.

En este sentido, Pérez Santisteban destacó que desde el viernes no hay más camiones brasileños parados en la aduana de Paso de los Libres, aunque recordó que todavía la normalización no es total.

"Los certificados de importación están saliendo, aunque sin ninguna lógica. A un importador le autorizaron el ingreso, y a otro que trabaja con el mismo producto, no. Además, tampoco se normalizó la situación en todos los rubros. Hay alimentos más delicatessen que están volviendo a entrar sin problemas y otros que son más básicos que siguen parados en la aduana", se quejó el directivo.

Demoras

El presidente de la CIRA, además, sostuvo que el hecho de que no se vean camiones parados en la frontera con Brasil no significa que no haya problemas con los trámites de importación.

"Muchas empresas tienen demorado el transporte de los alimentos, con los camiones parados en los centros de distribución, a la espera de obtener los certificados aprobados de parte de las autoridades argentinas", señaló Pérez Santisteban.

Los supermercados también explican que hasta el momento no recibieron comunicación oficial alguna sobre el cambio en los planes de Moreno, aunque algunos empresarios en off the record manifestaron sus dudas acerca del alcance de las palabras presidenciales.

"Antes de festejar queremos ver hasta qué punto se normaliza el ingreso de los productos importados, especialmente en el Instituto Nacional de Alimentos (INAL), que es donde hoy estamos teniendo mayores problemas", explicó el director de una alimentaria, que tiene producción local pero también está importando algunas líneas de productos desde sus filiales en el exterior.

El INAL, dependiente del Ministerio de Salud, es el organismo oficial que autoriza la comercialización de alimentos en el mercado interno, por lo que su rol es clave también para el ingreso de productos importados. Desde hace dos semanas el secretario Moreno intervino de hecho en su operatoria, al ordenar que los certificados de autorización le fueran enviados a él.

El temor de los hombres de negocios es que, más allá del anuncio de la Presidenta, en los hechos continúe la política actual por la cual Moreno tiene la última palabra antes de autorizar o no la importación de un producto. "Somos muy escépticos de que sólo se trate de un anuncio para calmar el frente externo, pero que a nivel local se mantengan todas las barreras burocráticas", explicó un importador.

En teoría, la restricción a las importaciones de alimentos entraría en vigor el 1° de junio próximo, según lo adelantó en forma verbal el propio Moreno a las principales cadenas de supermercados y los grandes importadores. La medida rige para todos los alimentos importados que tengan un equivalente nacional. Sin embargo, la orden de Moreno habría quedado desautorizada -al menos verbalmente- por el anuncio que hizo Cristina Kirchner desde Madrid, donde participa de la VI Cumbre de Presidentes de la Unión Europea y América latina. "En realidad, no hubo restricciones", fue la breve respuesta que brindó a la prensa cuando fue consultada acerca de los alcances de la medida.

CLAVES

Límites. El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, les comunicó hace dos semanas a los supermercados que no permitirá el ingreso de alimentos importados que se produzcan en el país. La medida no fue plasmada en ningún documento oficial.

Quejas. Los gobiernos de Brasil y de la Unión Europea advirtieron que, de concretarse la medida, podrían aplicar represalias a las exportaciones argentinas.

Mal momento. La presidenta Cristina Kirchner, al reunirse con sus pares del Mercosur y la Unión Europea en Madrid, negó que fuera a aplicar restricciones, aunque defendió esa herramienta de política económica.

A medias. Los importadores reconocen que se flexibilizó el ingreso de algunos alimentos, pero dicen que ningún funcionario les comunicó que se vaya a dar marcha atrás.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas