Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Para rejuvenecer al gigante

Según los responsables, faltaría menos del 10 por ciento de la refacción total

SEGUIR
LA NACION
Domingo 23 de mayo de 2010
0

"La semana próxima comenzamos a retirarnos", decía a LA NACION, días atrás, la arquitecta Sonia Terreno, una de las principales coordinadoras de la remodelación del Teatro Colón.

Según la arquitecta, el Colón ya está en condiciones funcionales para ofrecer producciones de ópera sin inconvenientes. Queda pendiente el nuevo telón (en realidad, faltan los zócalos diseñados por el artista plástico Guillermo Kuitka) que será estrenado con el último título del año de la temporada lírica. Pero no irá en reemplazo del otro. Serán alternados. El nuevo, para la programación habitual; y el histórico (se podría llamar así, aunque no sea el original de 1908) para algunas ocasiones especiales.

En la sala principal, todo se verá como antes, pero reluciente porque se renovaron totalmente los pisos, las sillas, las butacas y los cortinados. Detrás de escena también hubo muchos cambios, todas las instalaciones de servicios, por ejemplo, y el equipamiento técnico.

En marzo pasado reciclaron parte de los pisos
En marzo pasado reciclaron parte de los pisos. Foto: LA NACION / Maxie Amena

Según Terreno, la obra general, que requirió la intervención de todo el edificio (unos 58.000 metros cuadrados) está realizada en más de un 90 por ciento. Se espera que esta semana quede liberado el espacio del Centro de Experimentación (CETC), que durante mucho tiempo se utilizó de depósito, para que lo reestrene Horacio Lavandera, con su concierto del viernes, a las 20.30 (actuación que repetirá el domingo, a las 17).

Tareas pendientes

Pero todavía quedan refacciones pendientes, que tienen que ver con la actividad cotidiana del Teatro, en tres subsuelos que dan a la esquina de Libertad y Viamonte. Los talleres de escenografía y maquinarias podrían estar listos dentro de un mes. Y quizás en 2011 se culminen las obras en los espacios para la sala de ensayo de la Orquesta Filarmónica, el Centro de Documentación y el Instituto Superior de Arte.

El proyecto de reacondicionamiento comenzó en 2001, con lo que se denominó Master Plan. Al año siguiente, comenzaron las obras internas y la noche del 1° de noviembre de 2006 la sala principal fue cerrada al público porque era el momento de comenzar los trabajos allí.

Con el cambio de gobierno, el proyecto cambió de nombre (Plan de Obras Teatro Colón); se amplió el espacio por reciclar y el presupuesto (unos 300 millones de pesos). Eso hizo que la obra restante desde fines de 2006 que tomaría un año y medio, llevara tres años y medio, hasta este inauguración.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas