Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El mensaje de la calle descolocó al poder

Martín Rodríguez Yebra LA NACION

Jueves 27 de mayo de 2010
0

Los políticos prefieren los mensajes explícitos. Una multitud lanzada a las calles sin ánimo de protestar, despojada de banderas partidistas y unida sólo por el espíritu común de cariño a la patria resultó un enigma que ayer, con la resaca de los festejos del Bicentenario, aún desconcertaba a los principales líderes del país.

El gobierno de Cristina Kirchner, el de Mauricio Macri y dirigentes de peso como Julio Cobos, Elisa Carrió o las cabezas del peronismo disidente habían encarado la fiesta por los 200 años en términos de una calculada batalla política. A qué acto ir, a cuál no, a quién invitar a tal ceremonia, a quién dejar afuera, a qué obispo escuchar, qué día mostrarse, cuándo esconderse… Consumieron los días de preparativos embarcados en especulaciones. Y descubrieron al final, cuando millones de personas caminaban por el país con banderas argentinas y ganas de cantar el Himno, que sus peleas pasaban casi inadvertidas fuera de su microcosmos.

El fervor los tomó desprevenidos, como un año atrás, cuando les resultó imposible anticipar el masivo y emocionante adiós a Raúl Alfonsín.

¿Le hubiera costado tanto a Macri sentarse cerca de Néstor Kirchner en la reapertura del Teatro Colón (o al menos tragarse el malestar de saludar al hombre al que le achaca sus desgracias judiciales)? ¿No podía la Presidenta dejar pasar el exabrupto del jefe porteño y sumarse a la fiesta del teatro símbolo de los argentinos (y no de Macri)? ¿Era tan descabellado permitir que la TV estatal transmitiera esa parte de la ceremonia? ¿Fue necesario excluir al vicepresidente, a líderes opositores y a los ex presidentes de las celebraciones oficiales? ¿No se pudo eludir la imagen de dos ceremonias religiosas paralelas, como si una fuera de la oposición y la otra del oficialismo, cuando todas las caras de la Argentina se mezclaban en la calle en paz?

Unos y otros actuaron con la lógica de los códigos políticos y quedaron frente a un espejo que les mostró un país en otra sintonía; un país que no los condenó como en otras épocas. Estuvo más cerca de ignorarlos.

Esa misma lógica los enfocó ayer en otros cálculos. El gobierno de los Kirchner intuyó en el fervor callejero un cambio para bien en el clima social. Que esas multitudes que otras veces se entregaron a las protestas (como en la crisis del campo) llegan ahora con optimismo a la previa de la campaña 2011. En despachos de la Casa Rosada esperaban con ansiedad las primeras encuestas de imagen posfestejos.

La Presidenta vació todos los actos en los que no podía controlar hasta el último detalle. Pero al final, para sintonizar con lo que subía desde la calle, buscó darle un giro conciliador a su discurso al país. Decidió ceñirse a 13 minutos en los que, igual, le costó evitar los sesgos y el autoelogio. Algo similar se filtró en las presentaciones artísticas, deslumbrantes desde lo técnico, que disfrutaron los millones de espectadores en Buenos Aires.

Pero, en el análisis global, los Kirchner estaban exultantes, según funcionarios que los trataron. Los actos por el Bicentenario continuarán en cuotas todo el año (en la práctica, algunas inauguraciones tardías) y prenden velas para que el Mundial de fútbol permita extender el buen humor social, de la mano de una fiesta también del consumo. Embriagado por las masas, Néstor Kirchner creyó vislumbrar el camino a una "amnistía" de la clase media.

Mauricio Macri también celebró en lo íntimo. Cree que la pelea del Colón lo dejó parado en el imaginario social como el principal rival del oficialismo. No hay datos científicos que lo corroboren. Pero es cierto que ningún otro opositor tuvo la vidriera que le dieron a él la reapertura del majestuoso coliseo porteño y el desaire presidencial. Su agresiva frase contra Kirchner lo equiparó a lo que tanto critica, pero el acto del lunes 24, rodeado por Julio Cobos, Carlos Reutemann y el presidente de la Corte, lo sacó del estado de shock en que había quedado después del procesamiento en el caso del espionaje ilegal. Se cuidó de no faltar a la Casa Rosada y de invitar al Colón hasta a sus enemigos más acérrimos, como Aníbal Ibarra.

Otras interpretaciones

En otros sectores de la oposición interpretaban distinto lo que pasó en las fiestas de Mayo. En el radicalismo, por ejemplo, veían un mensaje similar al que la sociedad envío a la política en los funerales de Alfonsín; un pedido de concordia y mayor institucionalidad, que derivará en un inevitable cambio en el poder. En el PJ disidente (con sus mil caras representadas por Duhalde, De Narváez, Rodríguez Saá, Solá…), encontraban nuevo entusiasmo para explorar la candidatura común que tanto predican y que se intuye tan lejana.

¿Mitos o realidades? O simplemente especulaciones de una clase política a la que le cuesta horrores resolver simples dimes y diretes, como les enrostró el único político que se paseó sonriente por todas las ceremonias: José Mujica. El presidente uruguayo pareció leer antes que nadie lo que decían esas banderitas celestes y blancas.

LAS FRASES QUE MARCARON CINCO DIAS DE CELEBRACIONES Y DISCUSION POLITICA

"He invitado a la Presidenta. Si va con su consorte, habrá que sentarse ahí "

MAURICIO MACRI Jefe de Gobierno porteño

"Disfrute usted tranquilo y sin presencias molestas de la velada del 24 de mayo"

CRISTINA KIRCHNER Presidenta de la Nación

"Desde el 17 de julio de 2008 estoy fuera del protocolo del Gobierno"

JULIO COBOS Vicepresidente de la Nación

"Es complicado. No sé en condición de qué habría que invitar a [Julio] Cobos"

ANIBAL FERNANDEZ Jefe de Gabinete

"La cultura permite cosas que la pelotudez de la política no permite"

JOSE MUJICA Presidente de Uruguay

"La celebración del Bicentenario merece un clima social y espiritual distinto"

JORGE BERGOGLIO Arzobispo de Buenos Aires

6 Millones De personas

El Gobierno calculó que esa cantidad de gente asistió a los festejos del Bicentenario, entre el viernes y el martes.

LOS NUMEROS DE UNA SEMANA HISTORICA

2 Millones En el desfile

Al menos dos millones de personas acompañaron el desfile artístico del Bicentenario, la noche del 25 de mayo, en la Capital Federal.

7 Presidentes latinoamericanos

Presenciaron la ceremonia los mandatarios de Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Paraguay y Venezuela, además de embajadores de otros países.

2000 Artistas

Participaron del desfile organizado por el director Diqui James, del colectivo Fuerzabruta, que dispuso 19 carrozas en las calles porteñas.

25 Carpas

Fueron dedicadas a exponer la cultura y comidas típicas de las provincias. La número 25 fue dedicada a los argentinos residentes en el exterior.

$ 400 Millones

Será el costo total de las obras de restauración del Teatro Colón, cuando se complete el 10% restante. Estuvo cerrado más de 1100 días.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas