Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Presidenta y Macri, los beneficiados por el festejo

Según los analistas de opinión, también mejoró el humor social

Jueves 27 de mayo de 2010
SEGUIR
LA NACION
0

Un clima de época más optimista, un rédito político indiscutible para la presidenta Cristina Kirchner y dirigente un opositor que se mostró con el traje de presidenciable: Mauricio Macri.

Todas esas cosas dejó el festejo por el Bicentenario de la Revolución de Mayo, según la mirada de seis encuestadores y analistas de opinión consultados por La Nacion.

Un día después de los festejos oficiales por los 200 años de la Patria, ya están en marcha varios sondeos para conocer el impacto de esta fecha en la opinión pública.

Sin necesidad de encuestas, todos los consultados coincidieron en que el dato más sorprendente fue el entusiasmo y la emoción con que los argentinos siguieron el festejo, en las calles o por televisión.

"La sociedad buscó un encuentro consigo misma para salir del clima de mal humor generalizado y reclamó un camino de unidad hacia una identidad colectiva. El Bicentenario fue el catalizador", opinó Graciela Römer, que lo comparó con el cierre de la campaña de Raúl Alfonsín en 1983 o la muerte de Eva Perón.

Para Roberto Bacman, titular del CEOP, "hay un clima de época distinto, más favorable al Gobierno", y Alejandro Catterberg, director de Poliarquía, consideró que mejoró el humor social en el corto plazo.

El otro dato sobresaliente fue la unidad y concordia con que la gente vivió los festejos, algo que no ocurrió igual entre la clase política. "Se reiteró que la Patria es una sola para todos y está por encima de partidismos", lo resumió Julio Aurelio, para quien el mayor acierto de la dirigencia política fue adaptarse al reclamo social y bajarle el tono a los agravios, aunque el cambio sólo se vio sobre el final de los festejos.

Pero según Mariel Fornoni, de Management & Fit, el giro no llegó a tiempo. "La gente no diferenció entre los festejos del Colón que organizó Macri y los desfiles de Cristina Kirchner, en cambio la clase política no pudo hacer lo mismo", sentenció.

En el análisis puntual de los beneficiados por el festejo histórico se recortan dos perfiles: Cristina Kirchner y Mauricio Macri.

"Esto le da más aire al Gobierno, porque es el que está en la gestión. Lo que se le pide a la oposición es mostrar un proyecto alternativo, y en eso no puede ayudar un festejo de este tipo", consideró Bacman.

Como varios consultados, Bacman elogió la imagen de un Gobierno "más desestructurado y divertido, con un festejo popular que llegó más a los sectores bajos".

En opinión de Ricardo Rouvier, el impacto en los sondeos sólo se podrá ver la semana próxima, pero ya se adivina un efecto positivo, o a lo sumo neutro. "El acto fue ejemplar, la propuesta cultural fue aceptada, la comunicación fue política pero no partidaria y la población coincidió", destacó Rouvier, y agregó que los festejos del Colón "también fueron aceptados".

Catterberg también elogió a una Presidenta "otra vez cerca de la gente y desestructurada", y como varios de sus colegas, destacó el papel que jugó Macri.

"Quedó como la otra cara de los K y el otro modelo posible. Fue el responsable de una promesa cumplida [la reapertura del Colón] y apareció en esa foto como un claro presidenciable", sintetizó.

De él y de la Presidenta dependerá capitalizar esta ventaja o dejar que el tiempo la diluya.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas