0

Allanan la casa de los hijos de la directora de Clarín

Tras citarlos, una jueza lo dispuso en busca de material genético
0
29 de mayo de 2010  

La jueza federal Sandra Arroyo Salgado ordenó un operativo policial en la casa de Marcela y Felipe Noble Herrera, hijos adoptivos de la directora de Clarín, Ernestina Herrera de Noble, para requisarles prendas íntimas que contuvieran material genético.

Por la mañana, ambos habían concurrido a una audiencia judicial en el juzgado de la magistrada, en San Isidro. Poco después de que se retiraran, al mediodía, la Policía Federal interceptó el automóvil en el que viajaban los abogados defensores Alejandro Carrió y Roxana Piña, en busca de los dos jóvenes, según relataron los letrados. Estos agregaron que la orden de requisa y allanamiento estaba escrita en términos confusos, pero como no hallaron a los jóvenes, el procedimiento se hizo durante el allanamiento.

"Buscan quebrarnos emocionalmente", dijo a La Nacion Felipe Noble Herrera. Su hermana añadió: "Fue denigrante. Siempre dicen que a nosotros nos quieren proteger, que a las víctimas hay que cuidarlas. Es evidente que acá hicieron todo lo contrario".

Las Abuelas de Plaza de Mayo sostienen que los jóvenes son hijos de desaparecidos y piden que el estudio genético se haga en el Banco Nacional de Datos Genéticos. Marcela y Felipe Noble Herrera objetan que ese centro depende del Poder Ejecutivo y que no es posible hacer las contrapruebas imprescindibles para validar los exámenes.

En diciembre pasado, los jóvenes se habían sometido voluntariamente a un examen de sangre ante el Cuerpo Médico Forense, que depende del Poder Judicial, a pesar de lo cual el juez Conrado Bergesio ordenó secuestrar sus prendas íntimas. Ayer, Arroyo Salgado, ahora a cargo de la causa, volvió a reeditar esas medidas. Fuentes del juzgado indicaron que no tenían absoluta certeza de que las muestras anteriores correspondieran a los hijos de la directora de Clarín .

En la audiencia que había tenido lugar a las 11, en el juzgado, los jóvenes se negaron a entregar nuevamente muestras de sangre y material genético, porque fundamentaron ante la magistrada que el tema está pendiente de estudio en la Corte Suprema. La magistrada ordenó sorpresivamente varios allanamientos.

Las Abuelas de Plaza de Mayo afirman que los jóvenes son hijos de desaparecidos y pretenden que el estudio genético se haga en el BNDG. Estos, sin embargo, objetan que este banco depende del Poder Ejecutivo, no tiene autonomía y no está garantizada la exactitud de los resultados porque no es posible hacer, en todos los casos, las contrapruebas imprescindibles para validar los exámenes.

Cuando los jóvenes se retiraron del juzgado pensando que todo había finalizado, varios móviles de la Policía Federal interceptaron el automóvil en el que viajaban los abogados defensores.

"Eran móviles no identificados, había muchos policías y pretendían hacer una requisa de Marcela y Felipe, sacarles prendas íntimas, en la vía pública. Como no iban en nuestro auto, la policía se fue", afirmó Carrió. Mientras tanto, otros móviles perseguían a Marcela y Felipe Noble Herrera.

En el juzgado niegan que se haya pretendido hacer la requisa en la vía pública, sino que se ordenó el allanamiento para evitar la humillación de pedirles que se desnudaran en el juzgado.

"Las prendas íntimas de Marcela y el cepillo de Felipe obtenidos en el procedimiento de diciembre no se pudieron usar porque ese allanamiento fue cuestionado por las querellas y por las defensas", explican cerca de Arroyo Salgado.

Cuando la policía arribó al domicilio de Herrera de Noble, recibió la orden del juzgado para hacer el allanamiento y practicó la requisa en presencia de funcionarios del Banco Nacional de Datos Genéticos y del Cuerpo Médico Forense.

Se les solicitó a los jóvenes que entregaran la ropa que llevaban encima en ese momento cuando estaban en su casa.

Felipe y Marcela Noble Herrera tuvieron que desvestirse ante testigos hombres y mujeres, respectivamente, con un secretario judicial hombre y una secretaria mujer. El procedimiento fue filmado.

El estudio se iniciará en 15 días cuando se designen los peritos de partes y los resultados pueden conocerse en dos semanas, según dijeron fuentes judiciales.

La causa comenzó hace diez años y Ernestina Herrera de Noble, que adoptó en la Justicia a los niños en 1976, nunca fue imputada como apropiadora de menores.

Hace seis años, los jóvenes ofrecieron contrastar su ADN con el de las dos familias querellantes, pero curiosamente éstas se opusieron, y las Abuelas comenzaron a reclamar que el material genético se comparara contra el de cientos de registros que existen en el BNDG.

Hasta diciembre, la Justicia había convalidado que los estudios se hicieran en el Poder Judicial. Pero luego de los procedimientos ordenados por Bergesio en diciembre, los Noble Herrera impugnaron ante la justicia penal la actuación del BNDG y hasta ahora ningún tribunal se avino a estudiarlos. El tema está en la Corte.

EL CASO

  • La adopción: Ernestina Herrera de Noble tramitó la adopción en un juzgado en 1976.
  • Abuelas de Plaza de Mayo: dicen que Marcela y Felipe son hijos de desaparecidos. La directora de Clarín no está imputada como apropiadora. Las Abuelas y los jóvenes discuten dónde deben hacerse los exámenes.
  • La jueza: ordenó una requisa y un allanamiento, para así obtener prendas íntimas de los dos jóvenes.
  • temas en esta nota

    0 Comentarios Ver

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.