Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Problemas para los padres de hoy

Las creaciones tecnológicas responden a criterios de eficacia, pero los mayores deben velar porque sus hijos sepan usarlas

Domingo 30 de mayo de 2010
0

La tradición, el buen sentido y los consejos de los especialistas instan a los padres de hoy a que dediquen mayor atención a sus hijos, sea para acompañarlos, dialogar más con ellos, participar en algunos de sus juegos o para compartir su tiempo libre. Muchos lo hacen y muy bien. Otros admiten que no lo hacen, porque sus obligaciones lo impiden y, a pesar de reconocer que sería mejor obrar de distinto modo, la presión de las necesidades, las dificultades del trabajo, las inevitables tareas domésticas o los compromisos de la vida social son demandas que les resultan absorbentes. Para los que afrontan esa realidad cabe proponer una reflexión más y acaso otras decisiones, pues la cuestión merece la mayor atención tanto para el presente como para el futuro de los hijos.

Los cambios que han venido modificando las pautas de la existencia hogareña de hoy son muchos y fundamentales. La familia se ha reducido a la forma nuclear. Padre y madre trabajan fuera del hogar. Es frecuente que los hijos asistan a escuelas de doble escolaridad. Las casas tienen menores dimensiones que las del pasado y no hay comodidad para que los chicos puedan jugar por falta espacio. Se han incorporado, además, y con poder invasivo, productos de la electrónica: la TV, la PC y otros que, junto con los beneficios que brindan, no dejan de ser riesgosos.

¿Cómo adecuar en esta época el cumplimiento de los roles parentales ante los hijos y ante la propia conciencia de los deberes por asumir? Es un interrogante que los padres tienen que ir ajustando en función de sus circunstancias. Una lógica de la vida cotidiana indica la necesidad de establecer un orden de prioridades y, en ese plano, el cuidado de los hijos es una obligación principal que, para cumplirse, reclama buena voluntad y tiempo.

Dentro del cuadro de acciones por considerar merece una atención especial la relación con los productos tecnológicos. En primer lugar, la TV y la computadora como fuentes de entretenimiento, que se convierten en un peligro instalado en la propia casa cuando son los niños quienes las manipulan. Obviamente, para evitar ese riesgo los adultos no deben abandonar el control y acompañar en lo posible a sus hijos para aclarar, comentar o dar fin a un programa.

Es evidente que los productos de la tecnología pueden originar efectos opuestos: los positivos que justifican su importancia actual y los negativos de los que hay que prevenirse. Eso ocurre con las opciones que abre el empleo de la computadora: los progresos en el chateo, por ejemplo, reducen con frecuencia la capacidad de redactar y el correcto uso del idioma; a menudo, también, los videojuegos son una barrera para el contacto humano con personas del entorno; Internet permite bajar material pornográfico. Es que las creaciones tecnológicas responden a criterios de eficacia. Lo bueno y lo malo que pueda resultar de su empleo depende de los fines a los cuales se aplica. Por eso, es deber de los mayores procurar que sus hijos dominen esa gran herramienta, pero con conciencia de sus límites y desvíos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas