Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Vuelo directo con barras de Boca

canchallena.com compartió el viaje a Sudáfrica con un grupo que pelea por el poder de La 12; un avión distinto, con historias diferentes.

Martes 01 de junio de 2010 • 00:29
SEGUIR
LA NACION
0

cerrar

Integrantes de La 12 viajaron a Sudáfrica con enviados de La Nación y canchallena.com. Foto: Alejandro Di Ciocchis
Integrantes de La 12 viajaron a Sudáfrica con enviados de La Nación y canchallena.com. Foto: Alejandro Di Ciocchis
Integrantes de La 12 viajaron a Sudáfrica con enviados de La Nación y canchallena.com. Foto: Alejandro Di Ciocchis
Integrantes de La 12 viajaron a Sudáfrica con enviados de La Nación y canchallena.com. Foto: Alejandro Di Ciocchis
Integrantes de La 12 viajaron a Sudáfrica con enviados de La Nación y canchallena.com. Foto: Alejandro Di Ciocchis
Integrantes de La 12 viajaron a Sudáfrica con enviados de La Nación y canchallena.com. Foto: Alejandro Di Ciocchis
Integrantes de La 12 viajaron a Sudáfrica con enviados de La Nación y canchallena.com. Foto: Alejandro Di Ciocchis
Integrantes de La 12 viajaron a Sudáfrica con enviados de La Nación y canchallena.com. Foto: Alejandro Di Ciocchis

"Esto es para los periodistas", dispara Gabriel al tiempo que dispara, también, su cámara digital. Parado en uno de los pasillos del Airbus de South African Airlines hace foco en el otro pasillo, justo enfrente de él, cuatro asientos de por medio, donde posan un muchacho con camiseta paraguaya, otro con camiseta chilena y uno más con gorrito y campera de Boca, todos envueltos en una bandera argentina.

Hace casi ocho horas que el vuelo 227 partió desde Buenos Aires y sobrevuela territorio sudafricano, donde ya son las siete y media de la mañana. Empieza a amanecer, el aterrizaje está cercano y la idea de pegar un ojo para los pasajeros vecinos a las filas 57 y 58 hace rato que dejó de ser una intención. Los ocho asientos centrales, más un par hacia delante y otros hacia atrás, fueron ocupados por un grupo de hinchas entre los que estaba Gabriel y una decena más que, ya en la mañana, cuando el clima festivo había invadido irremediablemente todo el avión, se autodenomó "la verdadera banda de la selección, la única".

La frase de quien viste el atuendo de Boca de pies a cabeza es coronada rápidamente por los cantos de los demás. Empezaron con "…que esta barra y todos los jugadores / todos juntos la vuelta vamos a dar" para terminar la serie de hits con "…volveremo’ a ser campeones / como en el ‘86".

La música reapareció unos minutos después, apenas el aparato tocó la pista del O.R.Tambo, el aeropuerto de Johannesburgo, con su carga de pasajeros completa, incluídos por supuesto los muchachos de la Banda de Lomas, el grupo de la hinchada de Boca que hace ya un tiempo está al margen de La 12 y que 10 días antes del Mundial ya aterrizó en Sudáfrica "para alentar a los muchachos".

A la mayoría de ellos les habían tocado los asientos en las filas 57 y 58, pero no a todos.

"Me dejaron solo como a Kung Fu", gritaba uno, el Paraguayo, desde más adelante. "¡Eh, Carroña, vení sentate acá!", le gritaban a otro desde más atrás.

No fue un problema: no necesitaron ni una palabra en inglés para hacerles entender a los asistentes de abordo que preferían ir todos juntos. Así, casi todos se sentaron alrededor de Diego y de Marcelo, que parecían ser los líderes del grupo, cada uno a su manera. Como no necesitaron ni una palabra en inglés, tampoco, para pedir lo mismo, medio en broma, medio en serio, cada vez que se acercaba el servicio con alguna opción: ante el "¿Water or juice?", era "Fernet, vieja". Y después, directamente, "Whisky".

Si no fuera por las edades, desde veintipico largos hasta cincuenta y más, parecían un grupo de escolares revoltosos, excitados por la idea de un programa distinto. Eso, y que cada tanto, se filtraba en las conversaciones algo sobre el Sindicato de la Carne, el de camioneros…

No molestaron a nadie, salvo por las charlas y las risotadas ininterrumpidas a lo largo de toda la noche y por un episodio que pudo terminar peor. Como ellos, había también una barra de chilenos: lo que empezó como confraternidad, un par de botellas después, casi termina a los golpes.

"Ey, periodista, ¿cómo se dice cena?", fue una de las preguntas que salió del círculo íntimo del grupo, para apurar la comida que, deben suponer, será escasa en los próximos días: "Aprovechá a comer carne ahora, que andá a saber cuándo la ves de nuevo…".

"Ey, Huracán, ¿dónde te sentás vos?", fue la pregunta a otro hincha viajero, con distintos colores pero conocido de ellos y con experiencias similares, por lo que les contó, parado en el pasillo y acodado sobre el respaldo de uno de los asientos: "¿Sabés lo que tengo en mi casa? La pelota de la final del 98. Me colé, pasé con una entrada cortada de un partido anterior de la selección argentina. Y me cayó un pelotazo de Zidane en la tribuna… Me la guardé. Pensé que los marroquíes me la iban a afanar, pero no".

Al verlos todos juntos, se puede llegar a pensar en las Hinchadas Unidas Argentinas. Pero no, ellos dicen que no: "Vinimos por las nuestras, somos de Lomas, de Ballester… Hace un par de días llegaron otros compañeros, con la selección. Hicimos peñas, juntamos la plata y acá estamos. Vinimos antes porque los pasajes son más baratos. Dicen que nos van a conseguir una escuela para vivir y un galpón… Vamos a ver".

Ya conocen la experiencia, la cuenta Marcelo, casi al bajarse: "En el 90 estuvimos 40 días en Nápoles. La pasamos bárbaro. Fue el último Mundial al que fuimos".

Entre risas, gritos, cánticos pasó la noche. Treinta minutos antes de aterrizar, a las 8 de la mañana, llegó el turno del desayuno. "Tea or coffe, sr". La voz se escuchó nítida: "Whisky".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas