Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Información general

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Bariloche: concientizar a los padres para erradicar el trabajo infantil

Información general

Una mexicana que vive en el país promueve un proyecto que busca contener a los chicos que remueven la basura en la ciudad rionegrina

Por   | LA NACION

 
 
Elena Durón, la autora del proyecto. Foto: Gza. Elena Durón
 

"Sólo conocés la problemática cuando estás dentro de ella", afirma, convencida, la psicóloga Elena Durón, cuando mira hacia atrás y realiza un balance del camino recorrido desde que se radicó en el país con un proyecto para ayudar a erradicar el trabajo infantil en Bariloche.

Es que esta mexicana conoce de cerca el significado de una frase que para algunos no representa nada en sí misma, pero que para ella está ligada al alma del proyecto que cultiva hace casi diez años con recicladores de basura de Río Negro.

El punto de inflexión personal y profesional que vivió apenas se instaló en el país coincidió con la inestabilidad que pesaba sobre la Argentina en plena crisis de 2001. Inserta en ese contexto, decidió capitalizar su experiencia en tareas comunitarias en uno de los lugares más insalubres de Bariloche.

Allí nació su debilidad por los chicos, sobre todo, por aquellos que trabajaban junto a sus padres en los procesos de recolección y reciclaje de residuos. "En el basural me encontré con el mismo panorama desafortunado que ofrecen estos lugares a cielo abierto, pero también con una cantidad tan grande de niños que me impactó muchísimo. La crisis de 2001 atacó a todos los sectores e hizo que muchas de estas familias se volcaran a la basura para poder subsistir", recuerda en diálogo con lanacion.com.

Después de un extenso proceso, que incluyó ensayos y errores, Elena creó un modelo para abordar este problema mediante la promoción de cambios graduales de algunas actitudes impulsadas por los padres, que son los que habitualmente inician a sus hijos en el trabajo para paliar el hambre.

El primer paso del proyecto Petisos, cuya sigla encierra un juego lingüístico con los destinatarios y con el móvil que persigue, se basa en construir un vínculo de confianza con las familias para que puedan tomar conciencia y aprender sobre el impacto negativo que tiene la explotación para la salud, la educación y el desarrollo de quienes se ven sometidos a esta práctica. La metodología apunta a actuar dentro del basural para atender las necesidades no sólo del niño, sino de toda la familia que acompaña y permite esta situación.

"Hacemos una especie de contrato verbal con los padres y armamos una bitácora de esa familia sobre cómo se ven en la actualidad y cómo se quisieran ver en seis meses y en un año. Vamos yendo paso por paso, como si se tratara de un verdadero trabajo artesanal", relata Elena.

La sede de Petisos fue construida a metros del basural en la ciudad de Bariloche. Foto: Gza. Elena Durón
 

"Somos muy cuidadosos a la hora de acercarnos. Jamás culpamos a los padres por la explotación porque esto les genera una gran angustia y culpabilidad. Entendemos que, a veces, ellos no pueden evitar que sus hijos trabajen, porque de lo contrario no comen", asegura. Y añade: "La idea es revertir justamente esa mirada y que comprendan que los grandes tienen que ser los proveedores económicos, no los chicos".

Estrategias. El planteo que propone la psicóloga se basa en estrategias que giran alrededor de cinco ejes, como la salud (por los riesgos de contaminación e infección que derivan de la basura), la familia y la comunidad (para que los padres comprendan las implicancias que sus hijos trabajen a cierta edad), la escolaridad (que busca flexibilizar el sistema para evitar la deserción y lograr una reincorporación exitosa de los niños que dejaron la escuela), la educación a través del arte (propuestas que incluyen orquestas, danzas urbanas, música y repostería a cargo de un tallerista acompañado de un psicólogo) y el juego (actividades para prevenir y contener a los niños que ven vulnerado su derecho a jugar).

Después de casi diez años de presencia en la provincia, el proyecto, ideado para comunidades pequeñas, se está expandiendo hacia otros barrios de Bariloche y contempla crecer hacia otras zonas rurales de Río Negro. "El retiro del trabajo en el basural de algunos niños resultó paulatino, pero en lo que respecta a su incorporación logramos avances gracias a la concientización", sintetiza su principal impulsora.

Cifras alarmantes. Según un informe de la Conferencia Internacional del Trabajo, realizada en 2010 en el marco de la OIT (Organización Internacional de Trabajo), más de 200 millones de niños en el mundo trabajan y por lo menos 115, sólo siete millones menos que en 2004, están sometidos a sus peores formas.

De acuerdo con estos datos, en lo relativo a los niños entre 5 y 14 años en actividad económica, las regiones de Asia y el Pacífico, y América latina y el Caribe, registraron una disminución. Por el contrario, para el mismo grupo de edad, el número de niños explotados está aumentando en Africa Subsahariana. El problema es especialmente preocupante en esta región, donde uno de cada cuatro niños entre 5 y 17 años trabaja, comparado con uno de cada ocho en Asia y el Pacífico y uno de cada diez en América latina y el Caribe.

La agricultura es el sector que registra mayor incidencia de trabajo infantil, con un 60 por ciento. Sólo uno de cada cinco niños recibe un salario. Una abrumadora mayoría trabaja para su familia sin remuneración.

En la Argentina, no existen cifras actualizadas que permitan saber cuántos chicos trabajan. La última medición deriva de la encuesta sobre Actividades de niños, niñas y adolescentes (EANNA), elaborada en 2004, desarrollada en forma conjunta con el INDEC en el marco del Programa "Encuesta y Observatorio de Trabajo Infantil" y acordado entre el Gobierno Argentino y el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) de OIT.

El estudio reveló que este flagelo golpea con más fuerza entre los adolescentes de hogares más pobres. Más del 16% de los niños (de 5 a 13 años) realizaron trabajo infantil, mientras que el porcentaje entre los adolescentes (de 14 a 17 años) fue del 39%.

Este año, en la Argentina, la celebración del Día Internacional de Erradicación del Trabajo Infantil, que se conmemora mañana, adquiere especial relevancia porque, en coincidencia con el día del Bicentenario, el 25 de mayo se modificó a 16 años la edad mínima de admisión al empleo. .

Dónde denunciar

Capital Federal: 0800-222-2224

Provincia de Buenos Aires: Subsecretaría de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires. Tel: (0221) 429-3600

Ministerio de Trabajo de la Nación: 0800-666-4100. Denuncias Laborales de la Dirección de Inspección Federal, Leandro N. Alem 628, Piso 5° piso.

TEMAS DE HOYCristina KirchnerYPF estatalInseguridadElecciones 2015