Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El costo de vida / Otro ajuste en naftas, diesel y gasoil

YPF subió sus combustibles hasta 7%

Política

Para emparejar los precios, aumentó más en la Capital y el GBA que en el interior; el litro de nafta súper es ahora $ 0,25 más caro

A partir de ayer, los combustibles de YPF cuestan un 4% más en promedio en todo el país, con aumentos que, en el caso de la Capital Federal, llegan hasta un 7 por ciento, según informó ayer la petrolera.

Un vocero de YPF afirmó que el incremento se decidió para "emparejar los precios de la empresa en la Capital Federal con los del interior" y, asimismo, para "achicar la brecha de precios con las otras compañías", Shell, Esso y Petrobras, que tienen valores más altos.

De esta manera, el litro de nafta súper de YPF subió un 7% en la Capital Federal al pasar de $ 3,501 a $ 3,745 (en promedio, ya que suele haber pequeñas diferencias entre estaciones de servicio), mientras que en el conurbano aumentó de $ 3,591 a $ 3,745, un alza del 4,3% para ponerla ahora al mismo nivel que en la ciudad de Buenos Aires.

En tanto, la nafta premium Fangio XXI, opción forzada cuando no se consigue súper en los surtidores, aumentó un 5,1% en la Capital y el Gran Buenos Aires, y pasó de $ 4,309 a 4,529 por litro, según informó el vocero de YPF.

Los incrementos llegan después de más de dos meses sin retoques y despertaron suspicacias en el sector petrolero por el día elegido para concretarlos: el del debut de la selección argentina en el Mundial de fútbol, cuando el grueso de la gente estaría más pendiente de lo que sucedía en Sudáfrica que en el país.

Pero la fuente de la petrolera, propiedad de Repsol y de la familia Eskenazi, negó cualquier especulación. "Este aumento no tiene nada que ver con el partido [de ayer]; los últimos incrementos fueron siempre de viernes para sábado o de sábado para domingo y si a éste hubiéramos querido esconderlo podríamos haber elegido también la celebración del Bicentenario, que duró cuatro días", señaló el informante.

Por los aumentos de YPF también fue alcanzado el diésel, cuya versión premium (para autos de alta gama), llamada diésel Euro, subió en la Capital y el Gran Buenos Aires de $ 4,012 a 4,079 por litro (un 1,7%) y el gasoil, que pasó a costar $ 3,229 desde los $ 3,189 de antes (1,3 por ciento).

Consultado por LA NACION, el vocero de la compañía explicó: "Hay un reclamo histórico del interior porque los precios de los combustibles allí eran más caros que los de la Capital Federal. Ahora, ajustando un porcentaje mayor aquí, el sistema se hace más equitativo".

Ante la pregunta de por qué se decidió este incremento diferencial, el vocero afirmó: "Este tipo de ajuste se viene haciendo desde hace varios meses; todos los últimos fueron en esa misma línea".

Hubo también una referencia para los competidores: "Se estaba produciendo un desplazamiento de la demanda hacia YPF porque las demás petroleras tenían precios bastante más caros que nosotros; con esto queríamos achicar esa brecha".

La nafta súper de Shell, por ejemplo, cuesta $ 3,799 el litro en la Capital y el GBA desde principios de este mes y ahora YPF llegará, como se dijo, a $ 3,745 desde los 3,501 de antes.

En los otros combustibles, la marca Shell también es más costosa. El gasoil cuesta $ 3,499 (YPF, $ 3,229 con el aumento), el diésel V-Power, $ 4,199 (4,079 el diésel Euro de YPF) y la nafta premium V-Power, $ 4,469 contra los 4,309 pesos de la Fangio XXI de YPF. En Shell explican esta diferencia en que tienen que comprar el petróleo crudo para poder refinar sus productos, mientras que YPF tiene producción propia y puede manejar los costos y los precios de otra manera.

Habitualmente, cuando YPF incrementa sus valores, Shell, Esso y Petrobras la siguen a los pocos días. LA NACION llamó ayer a esas compañías para ver si aplicarán nuevos aumentos, pero no tuvo respuesta. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYParo del transporteEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico