Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Rugby: el Test-match en Mar del Plata

Reacción, la meta de Los Pumas para esta tarde

Deportiva

La Argentina se medirá con Escocia, a las 15.45, en el cierre de una serie que en Tucumán empezó mal; "no podemos volver a jugar así", subrayó Patricio Albacete, un

MAR DEL PLATA.- La ciclotimia es un aspecto con el cual los Pumas tienen que convivir, irremediablemente, durante la vorágine de las aisladas secuencias de compromisos internacionales. Les lleva cierto tiempo reencontrar el equilibrio, pero al margen de esas inmemoriales razones condicionantes existe una referencia auténtica, determinada por la jerarquía con la cual se identifica al seleccionado conducido por Santiago Phelan. En este último punto se empieza a descubrir el grado de responsabilidad que se atribuye al conjunto nacional; por eso, el traspié de hace una semana en Tucumán frente a Escocia (24-16) entregó una profunda sensación de insatisfacción. "La verdad, tenemos una gran desilusión. Sabemos que hicimos un mal partido y nos da bronca el hecho de que después de tanto tiempo de no jugar no hayamos rendido como podemos rendir", admitió Patricio Albacete en una pausa en las largas horas de reflexión del plantel nacional frente al mar, donde hoy intentará desterrar de la memoria de todos la producción en la apertura del calendario 2010.

La oportunidad de una recomposición es lo que no habilita la desesperanza, aunque la visita al estadio José María Minella -por segunda vez en la historia se organiza un test aquí- impone otra necesidad. A partir del kick-off, a las 15.45, la Argentina deberá no solamente despojarse de las secuelas de la raquítica imagen en el primer capítulo de la serie con los del Cardo, sino también volver a posicionarse en un cauce victorioso será casi indispensable para seguir sin más vestigios de frustración.

"Nos faltó un montón. En el primer partido no llegamos a rendir ni la mitad de lo que podemos llegar a rendir. Por eso, la forma en la que perdimos es lo que duele. El equipo tiene mucho más para dar, y ésa es nuestra deuda. Por suerte tenemos revancha con el mismo rival, y esperemos revertir esta situación. Más allá de que pueda haber errores en el juego, algo que podría ser normal, queremos que se vea otra actitud", admite con rotunda sinceridad el gigante Albacete -29 años-, el rugbier de más trajín en la temporada europea, pues con la camiseta de Toulouse estuvo en el campo 2500 minutos (por el certamen francés y la Heineken Cup).

Los reclamos vienen por el lado de lo improductivo que resultó el acto en el Jardín de la República. "No podemos volver a jugar así, nunca más", fue una de las frases de uno de los hombres más influyentes. La semana en esta ciudad estuvo dominada por la autocrítica y por el agudo deseo de un desquite urgente. Lo transmite el ex segunda línea de Manuel Belgrano: "Tenemos que salir de la cancha con la satisfacción de haber dado todo lo que podemos dar, de haber tenido intenciones de juego, de haber sido ambiciosos en el rugby que estamos intentando llevar a la práctica... Si cada uno sale muerto porque dejó todo, probablemente el resultado esté de nuestro lado", explica Pato con espontaneidad.

En su antebrazo izquierdo grabó por la eternidad -como su hermano Gastón- los valores que lo inspiran. Albacete se tatuó hace algo más de un año tres palabras vitales para su idiosincrasia: Dios, familia y amigos. Éstos son los pilares de este superforward de 2 metros y 123 kilos, que trazó desde su presentimiento los bosquejos de lo que puede suceder en el choque de esta tarde: "En los segundos partidos siempre se ve pequeños cambios. No creo que ellos cambien muchas cosas; van a hacer un planteo similar porque les fue bien. Obviamente esperarán una reacción nuestra y algunas cosas van a modificar de la estrategia, pero serán detalles. Sí esperamos que sean muy duros, porque van a salir listos para contrarrestar nuestra vehemencia".

El apremio por dejar de acumular resultados negativos (este ciclo postmundial está signado por cinco triunfos en 14 compromisos) no es algo que inquiete a Albacete en este momento: "Tenemos la obligación de alcanzar nuestro máximo nivel. Ganar es una consecuencia; creo que ganar viene de la mano de mostrar otra imagen. Si se tiene otra actitud, si se es agresivo, si se gana todos los duelos individuales y no se cede tantos penales, lo más probable es triunfar. La consecuencia de jugar bien es ganar. Son pocos los partidos que se pierden jugando bien", analiza. Y las palabras del Nº 5 argentino reafirman el clima que impera en el plantel: superar la indisciplina es la otra misión. La elevada cantidad de infracciones no puede repetirse, como tampoco la fragilidad en el combate individual.

Las obligaciones en parte tienen vínculo con lo inmediato, aunque también están relacionadas con la aproximación al Mundial de 2011. "Estos partidos nos sirven como preparación para ensamblar el equipo. Tenemos que aprovechar a fondo cada encuentro, porque no son muchas las oportunidades de estar juntos. Pero tampoco hay que volverse locos, porque un Mundial es en un contexto totalmente distinto. Es cierto que en la rueda eliminatoria del torneo vamos a volver a cruzarnos con Escocia, pero que ganemos o perdamos ahora no será determinante para entonces. Para el Mundial falta algo más de un año y la cosa va a ser diferente", comenta Albacete. Las interpretaciones generales pueden ser variadas; la única certeza inmediata es la obligación para el seleccionado argentino de mostrar, sin más licencias, todas sus virtudes.

    Habrá público de varios lugares del país
  • Si bien la venta de tickets resultó fluida, en cierto punto es una incógnita qué acompañamiento tendrá la presencia de los Pumas en el estadio José María Minella. Desde Buenos Aires viajó bastante gente, y se organizó en esta ciudad un gigantesco encuentro de rugby infantil (vienen de distintas provincias). Ese público reforzará la afluencia de fanáticos de la región.

Antecedentes en el mundialista
RUGBY EN EL MINELLA, UNA AGRADABLE RAREZA

MAR DEL PLATA (De un enviado especial).- Un solo antecedente tiene esta ciudad de un test-match de los Pumas: el 17 de agosto de 1987, la Argentina superó por 40-12 a la frágil España, con algunos cruces fuertes y la actuación de Fabián Turnes, actual coentrenador del seleccionado. Sin embargo, la experiencia rugbística más recordada por La Feliz es la organización del 3er Mundial de Seven, en los primeros días de 2001, y en el cual la Argentina (con Santiago Phelan, Agustín Pichot, Felipe Contepomi, Ignacio Corleto y Diego Albanese, entre otros) finalizó 4ª, al perder una semifinal contra los All Blacks de Jonah Lomu. Antes, los neozelandeses habían jugado el primer partido de rugby en el estadio Minella, al derrotar el 29/10/1985 a Mar del Plata por 56-6. .

Por Santiago Roccetti Enviado especial
TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsMagaly HermidaConflicto en Medio OrienteAmado Boudou