Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El 40% de los trabajadores ganan menos de $ 1500 por mes

Economía

El ingreso por hijo incidió poco en la distribución del ingreso, que tuvo una mejora

Por   | LA NACION

Cuatro de cada diez personas que tienen alguna ocupación laboral ganan mensualmente menos de $ 1500, según difundió ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). El dato surge de un informe sobre distribución del ingreso, basado en los resultados de la encuesta de hogares hecha en los 31 principales centros urbanos durante el primer trimestre de este año.

El elevado porcentaje de personas que ganan una suma inferior al salario mínimo vigente para la jornada laboral completa -de $ 1500- está vinculado con la informalidad y la subocupación, dos fenómenos del segmento del mercado laboral en el que se mueven los más débiles de la sociedad y que muchas veces suelen ir atados entre sí.

De hecho, la población incluida en el 10% que menos gana trabaja un promedio de 23 horas por semana, con un ingreso medio de $ 297. En el 10% que le sigue, que involucra a quienes ganan $ 660 por mes, la jornada promedio semanal es de 32 horas. Según considera el propio Indec, es subocupado quien desarrolla tareas durante menos de 35 horas por semana.

El otro 20% de los ocupados con ese nivel de ingresos, sin embargo, declara tener una ocupación plena.

Los datos oficiales muestran que el ingreso promedio del total de ocupados llega a los $ 2074, un 18% más que un año atrás. Ese porcentaje de mejora es cercano al alza que habrían tenido en promedio los precios de los bienes y servicios, de acuerdo con los centros de estudios privados.

Si se consideran todos los ingresos que llegan a una familia, la suma llega a $ 3914, y en este caso, a la mitad le llegan menos de $ 3000.

La suba de los ingresos no se dio para todos por igual, y un avance más significativo para los sectores sociales más bajos provocó, según el Gobierno, una mejora en los niveles de desequilibrio social: hace un año, el 10% de los ocupados mejor ubicados ganaban 22,3 veces más que los más desfavorecidos. Este año, la brecha resultó de 19,7 veces.

La asignación por hijo

El difundido ayer es el primer informe sobre distribución del ingreso que está referido a un período en el que el Estado ya estaba pagando la asignación por hijo, de $ 144, a las familias con desocupados o con trabajadores informales de bajos ingresos. El efecto de ese plan, sin embargo, no fue demasiado significativo, ya que la masa de recursos destinada a esos pagos, de alrededor de $ 550 millones por mes, oscila entre el 1 y el 2% del total de dinero que llega a las familias, tanto de fuentes privadas (empresas empleadoras) como públicas (planes sociales, jubilaciones, puestos de trabajo estatales).

De todas maneras, sí se dio una mejora en el porcentaje de la masa total de recursos que va a los hogares de menores ingresos, algo que también respondería a una mejora de los ingresos generados por las propias familias: mientras que en el primer trimestre de 2009 el 30% más pobre se quedaba con el 7,8%, en los números de este año esa participación es del 8,4 por ciento. Los números del otro extremo siguen mostrando la alta concentración de la riqueza: el 20% más rico se queda con el 49,4% de toda la torta, contra el 49,8% de un año atrás. De esto último se deduce que quienes más perdieron posición fueron los sectores de ingresos medios.

Los números indican que el ingreso per cápita familiar es de $ 1199 en promedio, un 19,8% más que un año atrás. A cada persona, sin importar si está o no incluida en el mercado laboral, le llegan $ 165 en promedio si está en el 10% más desfavorecido de la sociedad, mientras que la cifra asciende a los $ 3924 en el decil más elevado. Así, los incluidos en este último grupo reciben 23,2 veces más que los del primero.

Según un estudio de SEL Consultores, también dado a conocer ayer, un tercio del ingreso total de los hogares proviene de fuentes públicas. Sin embargo, y a diferencia de lo que podría pensarse, el informe señala que el peso que tiene ese tipo de recursos es mayor en la población de los deciles mejor posicionados: esto se debería a la incidencia de los salarios del sector estatal, que tienen un piso alto en comparación con los del sector privado.

Según explicó Ernesto Kritz, director de la consultora, ese hecho se debe al bajo peso que tienen los planes sociales sobre el total de los ingresos que, más allá de donde provengan, se distribuyen.

La masa de recursos que, según el Indec, llegó a los hogares sin importar de dónde provienen, llegó a los $ 29.742 millones mensuales. .

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalEl brote de ébolaEstado Islámico