Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

A la vuelta de la historia / El clan que comandaba fue juzgado por secuestros y asesinatos

A los 80 años, Arquímedes Puccio ejerce la abogacía en La Pampa

Información general

Acaba de recibirse; dice que no mató; que su vida es el estudio, y se compara con Mandela

SANTA ROSA.- Tiene 80 años, un título de abogado, la voz algo temblorosa, y parece que nada de arrepentimiento.

Arquímedes Rafael Puccio, quien estuvo 23 años preso por haber secuestrado y matado en su casa del bonaerense partido de San Isidro a tres empresarios, negó desde la ciudad pampeana de General Pico haber sido jefe del clan que lleva su nombre y sostuvo que ni sus hijos ni él tuvieron "nada que ver" con los crímenes por los que los condenaron.

Según quedó probado judicialmente, el clan Puccio, comandado por Arquímedes e integrado por dos de sus hijos, fue hallado culpable de los secuestros de los empresarios Eduardo Aulet, el 5 de mayo de 1983; Emilio Naum, el 22 de junio de 1984; Ricardo Manoukian, el 22 de julio de 1982, y Nélida Bollini de Prado, el 23 de julio de 1985.

Los miembros de esta organización criminal fueron condenados a reclusión perpetua por esos secuestros extorsivos seguidos de muerte, con excepción del caso de Bollini de Prado, que fue rescatada con vida.

La organización estaba compuesta por Arquímedes y por sus hijos Daniel y Alejandro Puccio (éste falleció en 2008); por el militar retirado Rodolfo Franco y por sus amigos Guillermo Fernández Laborde y Roberto Oscar Díaz.

Puccio padre, ya en libertad, vive en la casa de una familia de General Pico desde 2008. Se ha convertido al culto evangélico. En marzo recibió el diploma de abogado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y el mes pasado comenzó a ejercer la profesión.

Uno de sus primeros clientes es Claudio Antonio Calquipam, un ciudadano chileno que no tiene documentos.

"Estoy asistiendo a un ciudadano que está prácticamente indocumentado y no puede jubilarse", dijo en al programa radial Cinco por semana (radio Láser, de Pico). "Yo nunca maté a nadie. Pero no quiero hablar de eso. Esa es la diatriba de la prensa amarilla", expresó al ser consultado. "Mi arma es el estudio, la pluma, la abogacía", agregó.

"La cárcel, el infierno"

Dijo que quiere ayudar a los presos. "La cárcel es la representación misma del infierno. Yo cumplí con creces con la Justicia", sostuvo. Y se comparó con Jesucristo. "Yo estuve injustamente en la cárcel. También le tocó la cárcel a Nelson Mandela."

En los 80, comenzó su derrotero de secuestros, torturas y asesinatos. Fue condenado en 1995. Le impusieron prisión domiciliaria. En 2004, le revocaron el arresto domiciliario por haber violado las normas: se comprobó que salía de su casa. Posteriormente, fue trasladado al Instituto Abierto de General Pico.

Allí podía salir de día y regresar al penal. Pero no cumplió: un día salió para ir a una despensa que estaba frente al penal y robó dos sobrecitos de sopa, que escondió en un bolsillo de su sobretodo. El propietario del lugar lo advirtió y lo denunció. No sabía que era Puccio.

En agosto de 2005 se le terminaron los privilegios y recayó en la Unidad Penal 4, de Santa Rosa. Tres años después, consiguió la libertad.

La libertad condicional le fue otorgada cuando el fiscal subrogante de Ejecución Penal Jorge Andrades dictaminó en favor de otorgarle el beneficio. Entre otras cosas, tuvo en cuenta el tiempo que llevaba detenido, la conducta y el concepto "ejemplar 10" en prisión, además del hecho de que se haya extinguido la "temibilidad" y la "peligrosidad".

En su tiempo libre, pasea y alimenta palomas en la plaza San Martín, de Pico, y distribuye tarjetas personales que rezan: "Doctor Arquímedes Rafael Puccio, contador público nacional, abogado, estudio jurídico-financiero, asuntos registrables, auditorías comerciales, control de la ejecución de la pena ley 24660/96, Régimen de la Progresividad, decreto 396/99, urgencias penales las 24 horas".

"Estoy bien, feliz, trabajando", dijo. Y apuró el paso con su cliente, hacia la comisaría primera. .

Sergio Romano Para LA NACION
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEl secuestro del padre de Carlos TevezCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsThomas Griesa