Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El e-book es más una promesa que un negocio en la Argentina

La industria mira el libro electrónico con optimismo, pero sólo el 7% ya lo produce

Miércoles 07 de julio de 2010
0

Laura Casanovas LA NACION

La industria editorial argentina considera positiva la llegada del e-book al mercado porque estima que le permitirá alcanzar otros públicos y ampliar la oferta. Sin embargo, aún persiste cierto desconocimiento sobre cómo funciona el negocio digital y hasta el momento es baja la producción y comercialización de e-books .

Son algunos de los datos que surgen de una encuesta realizada en abril, durante las jornadas profesionales de la Feria del Libro de Buenos Aires, entre 247 editores, libreros y distribuidores. Se trata de un trabajo independiente, adelantado en forma exclusiva a LA NACION, realizado por un grupo de investigación que dirige Roberto Igarza, especialista en nuevas formas de consumo cultural.

El 38% de los consultados consideró que el libro electrónico permite llegar a otros públicos; el 30%, que será positivo para ampliar la oferta editorial, y el 8%, que le permite "competir con la oferta internacional". Sólo uno de cada cuatro estimó que la llegada del e-book no tiene ninguna ventaja para su actividad.

Si bien sólo el 14% afirmó que no venderá libros digitales en los próximos dos años, en este momento quienes los están produciendo -o comenzando a producir- alcanzan el 7%, y el 10% los está comercializando de manera directa o a través de plataformas de terceros. Aunque a primera vista parecen porcentajes muy bajos, Igarza explicó que estas cifras ofrecen un panorama interesante. "Lo que hay que ver acá es el salto, que es grande, porque venimos de la nada", expresó el especialista. "Si miramos hacia donde está yendo la industria hay muchos cambios, sobre todo el pasar a la acción y pensar que la presencia del e-book es una realidad. Sólo el 10% tiene una actitud negativa", indicó Igarza.

Acciones concretas

El trabajo da cuenta de las acciones que se están llevando adelante. En primer lugar la digitalización de los libros en papel (15%), seguida por la capacitación (14%), el diseño de una estrategia propia (13%), la renegociación de los derechos con los autores (12%) y la investigación de la opinión de los clientes (11%).

"La actitud es pasar a la acción con digitalización, capacitación y definición de una estrategia, que son tres puntos que muestran que el sector está tomando una actitud proactiva", analizó Igarza.

Estas medidas, a su vez, permiten contrarrestar los inconvenientes que tienen los editores para desarrollar el negocio, que, como describe el estudio, se centran en la falta de digitalización de su fondo editorial (20%), seguido por "los hábitos de lectura de los consumidores" (18%), la falta de "cesión de derechos que comprendan los formatos digitales" (14%) y "el desconocimiento de cómo funciona el negocio digital" (14%).

El estudio también indagó sobre el precio que deberían tener los libros digitales. El 54% de los consultados opinó que el precio debería ser al menos 30% inferior al del libro impreso. En el otro extremo, el 17% consideró que deben tener el mismo valor ambos formatos. Para tres de cada cuatro, los lectores comprarían un dispositivo electrónico de lectura ( e-reader ) si su precio fuera inferior a los 400 pesos.

De manera proyectiva, las personas consultadas estimaron que los dispositivos que más se usarán para leer e-books serán las notebooks (36%), seguida de las iPads y otros dispositivos móviles similares (22%), los e-readers (16%) y los celulares (14%). Sólo el 11% señaló la computadora de escritorio.

Las nuevas generaciones

El informe muestra, en palabras de Igarza, que el mercado editorial también "ha leído la realidad de las nuevas generaciones", puesto que el 42% dijo que el factor que más influirá en la evolución del consumo de libros y en las prácticas de lectura, en los próximos cinco años, será "la llegada de nuevas generaciones de lectores más próximas a la lectura digital". En tanto, el 19% se refirió como factor a la "entrega masiva de computadoras entre los alumnos de primaria y secundaria" y el 18%, al crecimiento del acceso a banda ancha en los hogares.

Al respecto, el equipo de Igarza hará durante la Feria de Libro Infantil, que abrirá el lunes próximo, una encuesta para analizar el consumo de las nuevas generaciones. Indagarán en la imagen que tienen hoy del libro impreso, cómo se relacionan con él y cómo perciben su evolución según el consumo actual de contenidos digitales.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas