Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Traducciones online

Los principales recursos en la Web para navegar sin el obstáculo del idioma. También, las funciones idiomáticas de browsers, buscadores y aplicaciones para celulares

Viernes 09 de julio de 2010
0

En un mundo donde la comunicación acercó con un clic a pueblos que parecían irremediablemente separados de por vida -¿algún porteño o santafecino podría acceder por puro deporte a visitar un diario en el idioma que se habla en la isla Sajalín?- no existe una lingua franca que garantice la comprensión de los conceptos entre unos y otros cuando se está en el universo virtual de la WWW.

En caso de que estemos naufragando terriblemente en los mares de idiomas desconocidos, donde ni siquiera reconocemos alfabetos inusuales para nosotros, como el cirílico o el armenio, y no tengamos a mano un traductor humano, los propios browsers y buscadores de última generación presentan herramientas para comenzar a reconocer aunque sea el tema que está escrito en la página visitada.

Como una ayuda aproximada, perfecto. En algunos casos las aplicaciones podrán traducir palabras sueltas, párrafos o textos completos. En otros, con un solo clic todo el contenido escrito de una página mutará al idioma deseado, sin alterar su estructura e imágenes. De repente, la página de The New York Times pasará a presentar todas sus noticias en español, por ejemplo, sin que sus redactores o traductores hayan tenido nada que ver. El proceso lo hará un cerebro electrónico.

Foto: SIMON CHAVEZ

Son muy pocas, en comparación con el universo total, las páginas de diversos temas que presentan versiones bilingües o trilingües. Tampoco pongamos una fe ciega en los traductores por software: para un programa resulta difícil diferenciar el mamífero rumiante llama de la tercera persona en singular del verbo llamar. O de la llama que es una masa gaseosa en combustión, según define la Real Academia Española.

Antes de explorar algunas formas automáticas de traducción, una recomendación. En muchos casos de idiomas extraños para el común, aunque no veamos el proceso en forma explícita, el software hace primero un paso por el inglés. Si conocemos el idioma de Shakespeare, es preferible elegir directamente que la traducción sea al inglés y no al español. Se efectuará entonces una sola traducción automática y se minimizarán errores.

Explorando las palabras

El browser de Microsoft, el Internet Explorer, en su versión 8, incluye un acelerador que permite la traducción de palabras, oraciones y párrafos completos. Es el Bing Translator , en fase de beta.

Si recién instalamos el Internet Explorer 8, deberemos sumar el traductor automático. Para eso vamos al menú Página, luego a Todos los aceleradores y presionamos la función Buscar más aceleradores . Allí aparecerá una página con diversos plugin para personalizar el browser. Elegimos el Traductor de Bing y cliqueamos en Añadir a Internet Explorer . A partir de ese momento tendremos en el menú Página una opción llamada Translate with Bing .

Cuando llegamos a una página y queremos traducirla, presionamos en esta última alternativa y se abrirá una nueva sesión del navegador donde a la izquierda estará la página en idioma original y a la derecha la traducida. Si hubiéramos optado por un párrafo solo, lo seleccionamos y vamos al comando Translate with Bing . El Microsoft Translator convierte textos a una treintena de idiomas.

Googleando

El más popular de los buscadores tiene su función para cambiar el idioma. Tenemos que ir a http://translate.google.com/ . Veremos que aquí aparece un campo para pegar lo copiado de otra página o documento. También tiene un comando para subir - Upload , en inglés- un documento que tenemos en algún directorio de nuestro equipo. En cualquiera de los dos casos, el traductor del motor de búsqueda reconocerá automáticamente el idioma de origen.

Google también tiene una herramienta para traducción asistida por computadora, pero hecha mayormente por humanos que pueden efectuar tarea colaborativa. Es en http://translate.google.com/toolkit/docupload?hl=es . Aquí vemos que podemos trabajar en archivos subidos a la Web de varios formatos -como .doc , .txt -, sobre documentos HTML o incluso en entradas de Wikipedia.

El browser de Google, el Chrome, traduce en forma automática las páginas desde 52 idiomas. Primero hay que ir al botón Herramientas , luego en el botón Opciones y cuando aparece el cuadro de diálogo, elegir la pestaña Avanzadas . Luego hacer clic en Cambiar la configuración de fuente e idioma . Allí establecemos la lengua de la interfaz. Una vez cumplido esto, hacemos clic en la casilla de verificación Ofrecimiento para traducir páginas que no estén en un idioma que pueda leer .

A partir de ahora, cuando se entra en cualquier Web que no esté en español, por ejemplo, aparecerá una barra en la parte superior que ofrecerá si queremos traducir el documento a este idioma.

El zorro lingüista

El browser más popular de la actualidad, el Firefox, ofrece herramientas para traducción. Pero para esto hay que instalar un plugin, el FoxLingo . Lo encontramos en https://addons.mozilla.org/es-ES/firefox/addon/2444/ , un megatraductor que utiliza los servicios de 31 herramientas gratis que hay en la Web. En definitiva, permitirá trabajar con 71 idiomas y más de 3000 combinaciones de pares entre ellos.

Cuando lo instalamos, aparecerá un cuadro de diálogo de configuración donde nos preguntarán varias cosas. Primero, a qué idioma por defecto se traducirá.

También ofrece la posibilidad de colocar en el navegador una barra de traducción en la ventana del browser. Asimismo, si se colocan determinadas combinaciones de teclas para un uso más rápido de la herramienta. La tecla shift más botón izquierdo del mouse traducirá un párrafo, por ejemplo.

En un segundo paso habrá que elegir si se baja la herramienta de Babylon , un conocido software de traducción.

Más opciones

También el buscador Yahoo! tiene su función de traducción. Es el Babel Fish, en http://ar.babelfish.yahoo.com/translate_txt , reconocible por su logo de un pez amarillo. Cuando llegamos a esta página, encontramos que tiene dos opciones de traducción. En la parte superior hay un campo donde podemos pegar palabras y textos largos.

En la parte inferior, podemos colocar el URL de una página. Cuando lo hacemos, aparecerá en pantalla la Web traducida, aunque manteniendo su forma original.

Esta herramienta no tiene tantos idiomas disponibles y debemos elegir de entre pares de ellos y no todas las combinaciones son posibles.

Móviles

Son muy comunes los traductores y diccionarios para celulares. Si queremos para iPhone podemos ir a iTunes y elegir. Hay muchos gratis, como el de Codesign, que no es más que una interfaz API para el traductor de Google. Para los equipos de Motorola que usan Android, tenemos que ir al Market. Ya tenemos preinstalado el del Google. Cuidado, que muchos de ellos obligarán a estar conectados a la Red para dar las respuestas.

Para equipos de Nokia utilizando Synbian, en la Web www.symbian-freeware.com/tag-dictionary.html hallamos varios gratis.

Diccionarios

Uno de los más conocidos diccionarios online es el Word Reference, en www.wordreference.com/ . Es una página con combinaciones apareadas de inglés, francés, alemán, español, italiano y ruso. Tiene además enlaces a otros idiomas, como turco, polaco, checo y chino.

El sitio www.dictionary.com nos lleva a una página con el motor de Ask.com y Google. Aquí tenemos no sólo traductores online, sino también enciclopedia y un Thesaurus.

Y como fuente de referencia permanente no debemos olvidar nuestra propia lengua. La Real Academia Española tiene su sitio en www.rae.es . Si tenemos alguna duda en nuestro idioma, mejor ir a las fuentes.

Manuel H. Castrillón

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas