Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bergoglio se puso al frente de la marcha

Pidió a párrocos y capellanes que faciliten a los fieles los medios para concentrarse ante el Congreso en rechazo de la boda gay

Viernes 09 de julio de 2010
0

El cardenal Jorge Bergoglio se puso directamente al frente de la marcha contra el casamiento gay. El arzobispo de Buenos Aires envió una carta a párrocos, capellanes y rectores de iglesias para que faciliten a sus fieles los medios necesarios para que asistan el martes próximo a la concentración frente al Congreso.

Bergoglio también pidió que en las misas de pasado mañana se lea la declaración del Episcopado "sobre el bien inalterable del matrimonio y la familia" (ver aparte). Está previsto que el miércoles próximo sea debatido en el Senado el proyecto de ley sobre matrimonio homosexual.

Bergoglio envió ese mensaje especial en los últimos días de junio, pero trascendió ayer al ser difundido por la Agencia Informática Católica Argentina (AICA). Un día antes se había conocido otra carta de Bergoglio, a monjas carmelitas, en la que criticaba con dureza el proyecto de ley aprobado por la Cámara de Diputados.

La actitud del cardenal fue refutada por Néstor Kirchner. El esposo de la Presidenta, uno de los impulsores principales del matrimonio gay, al que dio su voto positivo en el Congreso, embistió contra la cúpula de la Iglesia: "La Argentina debe dejar definitivamente las visiones discriminatorias y oscurantistas".

En los siete años de kirchnerismo en el gobierno el matrimonio presidencial no ocultó la escasa simpatía que siente por el cardenal Bergoglio. Uno de los hechos concretos que llevó adelante el Gobierno en su "guerra" con Bergoglio fue trasladar el tedeum oficial del 25 de Mayo a diócesis que consideraron más "amigables". Hoy Cristina Kirchner evitará un round político dentro de la Catedral de Tucumán, ya que no asistirá al tedeum por el 9 de Julio. El obispo tucumano Luis Villalba había encabezado, con duras declaraciones, marchas contra el matrimonio gay.

La diputada Elisa Carrió, que se abstuvo en la votación en la Cámara baja, comentó que el debate legislativo es motivado por discusiones casi personales. "Las posiciones rígidas son de ambos lados, sectores muy extremos de la Iglesia, pero también Néstor Kirchner, que quiere usar el matrimonio gay para enfrentarse con Bergoglio".

Y agregó: "La verdad es que a Kirchner no le importa la comunidad gay, lo que a Kirchner le importa es combatir con alguien y está usando a los homosexuales".

Más allá del enojo que el cardenal Bergoglio siempre provoca en el Gobierno, en la disputa por el casamiento homosexual no encontró la Casa Rosada sectores disidentes de la Iglesia en los cuales apoyarse. La mayoría de los obispos hizo pública su opinión en las últimas semanas. Incluso, una comparación de dichos de otros obispos pone a Bergoglio en la posición de un moderado.

La marcha del martes próximo, organizada junto a otros credos, en especial de iglesias evangélicas, tendrá su concentración más importante frente al Congreso. Pero también se repetirán ese día en todas las diócesis del país, con sus respectivos obispos al frente de las columnas. Las escuelas y universidades católicas adhirieron a esas convocatorias.

Mientras se preparan las marchas contra el proyecto de ley de matrimonio gay, los senadores oficialistas procuran evitar el tratamiento de otro proyecto: el que consagraría la unión civil. El bloque de senadores kirchneristas presentó ayer un recurso administrativo para impugnar el dictamen de la Comisión de Legislación General que pretende imponer la unión civil. El texto lleva la firma del jefe de esa bancada, el rionegrino Miguel Pichetto, y se fundamenta en el artículo 81 de la Constitución Nacional, que establece que un proyecto rechazado por alguna de las cámaras legislativas no puede ser tratado por el resto del año parlamentario.

Según esta interpretación, el dictamen de unión civil no podría ser discutido por el Senado ante un eventual rechazo al matrimonio homosexual porque versa sobre el mismo tema y, por lo tanto, también quedaría invalidado por el resto del presente período legislativo.

DECLARACION DEL EPISCOPADO

"Afirmar la heterosexualidad como requisito para el matrimonio no es discriminar, sino partir de una nota objetiva que es su presupuesto"

"El matrimonio no es una institución puramente humana a pesar de las numerosas variaciones que ha podido sufrir a lo largo de los siglos"

"No estamos ante un hecho privado o una opción religiosa, sino ante una realidad que tiene su raíz en la misma naturaleza del hombre, que es varón y mujer"

"El matrimonio como relación estable entre el hombre y la mujer, que se complementan para la transmisión y cuidado de la vida".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas