Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Siguen los cruces entre el Gobierno y la Iglesia por el matrimonio gay de cara al debate en el Senado

La Presidenta advirtió que el kirchnerismo jamás "negó un trato igualitario a las minorías"; desde la Iglesia, varios obispos embistieron contra el proyecto que defiende el oficialismo; "Entiendo ambas posiciones", dijo Scioli

Viernes 09 de julio de 2010 • 18:42
0

En el marco de las celebraciones por el Día de la Independencia, el Gobierno y la Iglesia volvieron a cruzar posiciones por el proyecto que aprueba el matrimonio entre personas del mismo sexo que se debatirá la semana próxima en el recinto del Senado.

Sin mencionar la palabra matrimonio, la presidenta Cristina Kirchner reclamó: "Todos tenemos la responsabilidad de hacer una sociedad más igualitaria y para que las mayorías y las minorías tengan los mismos derechos".

En ese sentido, puntualizó además que mientras el kirchnerismo tuvo mayoría parlamentaria "jamás se le negó un trato igualitario a ningún ciudadano y mucho menos a las minorías".

"La independencia no es solamente para liberarse del yugo colonial. También tiene que servir para dar mayor igualdad", dijo en San Miguel de Tucumán, adonde viajó para participar de los festejos por el 9 de Julio, aunque no asistió al tradicional Tedeum en la catedral local.

Allí, el vicepresidente del Episcopado, Luis Villalba, advertió que en el debate por el matrimonio homosexual "está en juego una ley que pretende orientar la cultura del pueblo", por lo que llamó a los cristianos a un mayor compromiso para "recuperar el respeto por la familia".

"La unión en pareja de personas del mismo sexo es naturalmente distinta a la unión de una pareja heterosexual a la que llamamos matrimonio. A realidades distintas corresponden en justicia denominaciones distintas, para no dar lugar a una apropiación indebida del concepto de matrimonio", aseveró el prelado tucumano.

Otros obispos también aprovecharon el Tedeum por la fiesta patria para expresar su posición contraria al proyecto.

En La Plata, el monseñor Héctor Aguer denunció que " en algunas esferas oficiales, con un fuerte aparato propagandístico e inagotables recursos económicos, se ha puesto en movimiento un nuevo kulturkampf, una guerra cultural contra el sustrato cristiano de nuestro pueblo", consignó la agencia DyN.

Posición dudosa. En este contexto, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, evitó confrontar con Aguer, arzobispo de su jurisdicción, pero consideró que las parejas del mismo sexo requieren un "nuevo marco jurídico".

En declaraciones a Radio 10, consideró que el matrimonio homosexual "es un tema muy serio". "Hay sentimientos de por medio, hay sufrimiento, hay situaciones que evidentemente hay que atender y que requieren de un nuevo marco jurídico", sostuvo y agregó: "Entiendo las posiciones desde los distintos ámbitos en los que se están presentando. Creo que todo está orientado a dar un avance en cuanto al encuadramiento, los derechos, y que puedan tener distintos derechos civiles de cara al futuro de estas parejas estables homosexuales".

Sin embargo, sostuvo que no pudo ver "en detalle" el proyecto de unión civil que obtuvo mayoría en el dictamen de la comisión de Legislación General del Senado y consideró que "está todo orientado a buscar la manera de dar un nuevo marco que garantice a las parejas gay tener más derechos de cara al futuro".

Advertencia. Por su parte, el obispo Eduardo Martín, de Río Cuarto, alertó a sus fieles que la iniciativa parlamentaria representa "una situación de grave peligro para el futuro de la patria".

En tanto, el obispo Eduardo Taussig, de San Rafael, elogió en el Tedeum al senador mendocino Adolfo Bermejo, quien votó en contra del proyecto en la comisión de Legislación General, y opinó que "ninguna sociedad se puede fortalecer si no se fortalece la familia".

En Mendoza, el gobernador Celso Jaque ratificó su rechazo al proyecto.

En la catedral de La Rioja, el diocesano local, Roberto Rodríguez, lamentó que "el 9 de Julio nos encuentra en medio de una guerra" entre el gobierno nacional, la prensa "que no dice la verdad" y las iglesias, a raíz del proyecto de ley sobre matrimonio entre personas del mismo sexo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas