Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Geranios y malvones

Por Cristina L. de Bugatti

Sábado 17 de julio de 2010
0

Desde el fondo de mis recuerdos asoman estas plantas, asociadas a seres entrañables de quienes habíamos recibido el gajito. Estaban el malvón de Cecilia de flores rosadas con centro blanco, el de Tía María, rojo con centro blanco. Formaban parte de la cultura popular: la facilidad de su cultivo y reproducción los hacían accesibles para todos, ya se tratara de ubicarlos en macetas o latas o al sol, en el jardín.

Pertenecen al género Pelargonium que se traduciría como pico de cigüeña, porque su semilla está contenida en un frutito puntiagudo, con esa forma los malvones son Pelargonium zonale y los geranios, Pelargonium peltatum, y, pese a un origen nebuloso, llegaron a nosotros desde Sudáfrica y su reproducción es por gajos. Ese sistema, si bien favorece la buena vecindad, ha hecho innecesaria su identificación, y así nos quedamos sin saber el nombre de aquellas antiguas variedades de Malvón -P. zonale- de buen follaje denso y flores dobles o de tallos delgados que se recuestan en la pared, como trepadoras.

Años atrás se vieron las primeras novedades que formaban matas bajas de hasta 60 cm de altura y muy ramificadas desde su base con umbelas de flores densas a veces dobles y hojas con bandas de diferentes tonos, muy atractivas. Parece que ahora les toca el turno a los Pelagonium peltatum -geranios- y se ofrecen pequeñas plantas de follaje denso y flores con colores intensos y puros.

Se los considera especies rústicas ya que requieren pocos cuidados; tierra común de jardín, con buen drenaje, sol y riegos moderado. Son sensibles al frío intenso, pero, hasta que hiela, suelen conservar su follaje y algunas flores a la intemperie, en zonas no reparadas, se las debe proteger, sobre todo de noche, cubriendo la planta. La fácil reproducción es más segura si se usan brotes pequeños, en primavera. En las especies antiguas, las podas pueden evitar que crezcan largos tallos pelados: pasada la floración, se cortan esos tallos, por encima de un brote nuevo, y, acortados, se pueden plantar. En especies más nuevas, la poda trata de quitar ramas, hojas y flores secas y acortar los brotes que desbalancean la mata.

Ahora hay plantitas de Pelargonium peltatum geranio- con follaje denso, oscuro y flores notables, que no emiten los tallos colgantes de los geranios clásicos. Lo importante es que, con todos estos pelargonium, se puede lograr una planta pidiendo un gajito.

Para verVideos recomendados
¿Cuáles son los beneficios del billete de $500?

¿Cuáles son los beneficios del billete de $500?

De no creer: Messi

De no creer: Messi

¿A qué atribuye el cambio de opinión de Pérez Corradi?

¿A qué atribuye el cambio de opinión de Pérez Corradi?

Programa completo 30/06/2016

Programa completo 30/06/2016

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas