Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los hábitos austeros del hombre más rico del mundo: Carlos Slim

Según una biografía autorizada, tiene reloj de plástico, autos discretos y bajo perfil

Viernes 16 de julio de 2010
0

MEXICO (AFP).- Especie de Rey Midas, el mexicano Carlos Slim se fijó un salario mensual de 24.000 dólares y hace gala de un austero estilo de vida que se refleja su forma de vestir y en los autos tipo suburban en los que viaja, según una biografía autorizada publicada esta semana.

"A diferencia de los aristócratas o de los hombres del jet set o de las monarquías, es una persona sumamente sencilla", señala José Martínez, autor de Carlos Slim, retrato inédito , en el que intenta explicar cómo este hijo de emigrantes libaneses logró, a sus 70 años, desbancar a Bill Gates en la lista Forbes en el primer lugar entre las personas más ricas del mundo.

Slim, resume Martínez, es un empresario "nacionalista", que tiene como una de sus máximas "nunca hacer negocios con políticos" y un estilo de vida que nunca traiciona: "Es alérgico a la publicidad y lleva una vida frugal que raya más en la modestia que en la sobriedad".

Quinto de seis hermanos -tres hombres y tres mujeres-, Slim nació el 28 de enero de 1940 en la Ciudad de México, en una familia acomodada de comerciantes. Su trayectoria empresarial, que inició a los 10 años, con la venta de dulces y refrescos a su familia, ha estado marcada por un estilo basado en hacer inversiones en negocios en crisis y reconvertirlos.

En 1990, por ejemplo, le compró al gobierno Teléfonos de México, por un valor entonces de US$ 1100 millones que logró multiplicar hasta los US$ 20.000 millones que vale en la actualidad.

Fortuna

A partir de allí, construyó un imperio en el sector de telecomunicaciones, cuya estrella es la compañía de telefonía celular América Móvil, que opera en 18 países, tiene 200 millones de clientes y representa el 31% de la fortuna de Slim, la cual, según Forbes, asciende a US$ 53.000 millones.

Si Slim ha logrado convertirse en el hombre más rico del mundo es gracias a "la expansión que hace en América latina con América Móvil", dice su biógrafo. Esa compañía ha realizado inversiones por más de US$ 60.000 millones en América latina en los últimos 10 años.

Siguió demostrando su pasión por los negocios en crisis el año pasado, al anunciar la compra de un paquete de acciones del diario estadounidense The New York Times . Esa transacción lo convirtió en el segundo socio del consorcio mediático, sin embargo "no tiene derecho a voz ni voto, él lo hizo como una forma de apoyo para el periódico, que sigue en crisis, y su intención es revenderlas", añade el autor.

"Todo eso lo ha hecho un hombre que se ha fijado un saldo de 24.000 dólares al mes y que al mismo tiempo controla entre el 30 y 40% de la Bolsa Mexicana de Valores", dice el autor, que ha pasado incontables horas de la última década con Slim, que hasta hace poco usaba un reloj de plástico.

El hombre más rico del mundo también dedica parte de su tiempo a tareas de servicio público. En ese papel, presidió ayer, en la Ciudad de México, la reunión del Grupo Asesor de las Naciones Unidas en Energía y Cambio Climático. El empresario es uno de los 60 miembros de ese consejo.

En las instalaciones de las empresas de Slim, que enviudó en 1999, "impera la austeridad. Los más altos y medianos ejecutivos comparten la misma secretaria, los asesores no existen". Tampoco hay obras de arte, aunque una de sus hijas (tiene cinco) maneja un museo que expone parte de la colección privada de la familia, la más grande de América latina, que incluye 300 piezas del escultor francés Auguste Rodin.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas