Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Como en el divorcio, la objeción de conciencia

Sábado 17 de julio de 2010
0

La frase "objeción de conciencia" fue una de las más repetidas durante el debate de la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo. Pero, finalmente, esa posibilidad no quedó plasmada en el texto de la norma. A partir de las declaraciones de ayer de la jueza de paz pampeana Marta Covella respecto de que no casará a parejas gays, LA NACION consultó a especialistas para conocer si un juez puede rehusarse a concretar ese acto.

"Un funcionario público está obligado a cumplir la Constitución. Si la aplicación de estas normas le genera objeción de conciencia, lo que puede hacer es aplicar la ley y dejar salvada su posición pero, bajo ningún punto de vista, puede utilizar la objeción de conciencia para no aplicarla", aseguró el abogado constitucionalista Andrés Gil Domínguez, y agregó: "La funcionaria no puede decir «yo no voy a aplicar la ley, que la aplique otro». Si lo hace, es pasible de sanciones administrativas como la remoción de su cargo o, eventualmente, un proceso penal por la figura de discriminación".

Gil Domínguez, además, recordó: "Sucedió lo mismo cuando se sancionó la ley de divorcio vincular, momento en que los jueces la aplicaban, pero dejaban asentada su objeción de conciencia, ya que esa ley hería sus creencias".

Por otra parte, la directora de Políticas contra la Discriminación del Inadi, Mabel Remon, aseguró: "La función pública no se puede negar bajo ningún punto de vista. Eso es un acto de discriminación".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas