Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Reina de outlets

La capital de las marcas a mejor precio tiene su eje en la calle Aguirre, de Villa Crespo. Ya cuenta con 45 locales y no para de crecer

Jueves 29 de julio de 2010

En pleno Villa Crespo hay una zona que desde hace algunos años maneja su propio idioma. Descuento, oferta, promoción, off, liquidación, discontinuo y segunda selección son las palabras que más se oyen, se leen y prometen en un recorrido por Palermo Outlets o Palermo Queens, como lo denominaron las principales inmobiliarias inspiradas en el barrio neoyorquino.

Lleno de outlets de las primeras marcas -que en realidad ofrecen poco de segunda selección-, propone indumentaria y accesorios discontinuos de otras temporadas y algo de la actual con rebajas que van del 20 al 70%, según la marca y el producto. La propuesta es tentadora y funciona así: con el cambio de estación, las prendas que quedan van a parar a estos locales dispuestos a lo largo de las nueve manzanas que protagonizan el fenómeno. Desde Velasco hasta Castillo y desde Acevedo hasta Thames, con centro en la intersección de Aguirre y Gurruchaga. De ahí la frase, Si la prenda aún existe, está en la zona de Aguirre.

cerrar

Salvando las distancias, el proceso que está experimentando Villa Crespo es similar al que se dio en Palermo SoHo en su momento: al principio unas pocas marcas formaron parte de la tendencia, pero en poco tiempo todos quisieron estar en la zona, que es visitada cada día por porteños y turistas de todas partes. Los fines de semana es común ver llegar en micro a contingentes de turistas -brasileños en su mayoría, pero también chilenos, españoles y norteamericanos- recomendados por agentes de viajes, taxistas y conserjes de hoteles.

Pero por más novedoso que parezca, la movida empezó a gestarse después que la crisis de 2001 trajo el cierre de muchos galpones de fábricas en el barrio. Los mismos que pocos años más tarde fueron re ocupados por marcas de indumentaria. Así se fue copando el circuito, que crece sin parar desde principios de 2009 sobre la base de alquileres que rondan los 10.000 pesos mensuales. Hoy existen aproximadamente 45 locales entre marcas líderes, que en algunos casos facturan más que otras sucursales en shoppings, y otras menos conocidas. Se proyecta que para mediados de 2011 la cantidad se duplique. Mientras tanto, el paisaje acompaña las expectativas: conviven locales abiertos, con percheros, mesas y canastos con promociones, y obras en remodelación que pronto serán nuevos comercios.

Paso por paso

El recorrido puede empezar sobre Acevedo al 600, allí a mitad de cuadra está afincado el outlet de Bolivia, marca de ropa masculina. Respecto de la decoración, el espacio sigue la impronta de los otros locales, aunque lo que más llama la atención son los carteles diseminados sobre percheros y mesas: remeras a $ 60, suéteres a $ 170, buzos a $ 180, parkas a $ 450, y jeans a $ 240. Es indumentaria de temporadas anteriores rebajada hasta un 50 por ciento.

Hacia la esquina de Acevedo y Aguirre está Daniel Hechter, también para hombres, con descuentos del 40%: trajes a $ 999; camperas casual, $ 199; camisas, desde $ 129 hasta $ 179, dependiendo si son de algodón puro o mezcla con poliéster. Ideales para el trabajo. Pantalones de lana y alpaca a $ 159, y de gabardina, 190 pesos.

En otros casos, la modalidad vintage ofrece las prendas más vendidas de colecciones anteriores, pero nuevas, recién producidas, en una sola colección, a precios muy económicos. Es la propuesta de Rapsodia sobre Aguirre 729, una de las primeras tiendas que plantó bandera en la zona (en abril de 2008). Las remeras básicas cuestan $ 59; los pantalones cigarette de satén, $ 99; también hay maxifaldas de estampas exóticas por $ 189, vestidos de modal por $ 129, jeans desde

$ 219, y tapaditos cortos de lana por $ 349. Imperdible el rincón dedicado a las pashminas en variedad de motivos y colores, pero un poco más económicas: $ 79.

Sobre la misma cuadra, una al lado de la otra están Columbia, The North Face y Timberland, donde las camperas con materiales resistentes, desmontables, impermeables, según el modelo, desde los $ 230 hasta arriba de los $ 1000.

En frente, en Aguirre 714, está Sofi Martiré con zapatos y carteras. Es para ir a revolver; en su mayoría son discontinuos por falta de talles y modelos que no se producen más. Hay botas, borcegos, sandalias, chatas y algunos modelos para niños. También carteras.

Hacia la esquina con Gurruchaga al 800 se encuentra el núcleo de la movida outlet. Allí, Desiderata adelanta valores desde las vidrieras: camisas con broderie y cuello mao a $ 199, tapados a $ 300 y jeans que parten de los $ 79.

Casi pegado está el local de Yves Saint-Laurent y Christian Lacroix: hay sacos a $ 890, impermeables a $ 790, camisas a $ 259 y ambos desde $ 999. Las mismas prendas en primera están cerca del doble. En sentido opuesto, por Gurruchaga, se encuentra el flamante outlet de Bensimon: jeans a $ 224, remeras a $ 69, buzos a $ 154 y también camisas lisas, rayadas o a cuadros a $ 180.

Buen paseo

El itinerario continúa por Aguirre al 800. De una mano hay tres locales para teens pegados: Sweet, 47 Street y Muaa, que también proponen precios teens: calzas a $ 89, jeans desde $ 100 y camperitas a $ 170. Otras de las pioneras en la zona es Caro Cuore, que ofrece promociones en cantidad: el par de soutiens deportivos a $ 79, dos boxer femeninos a $ 49 y tres bikinis por $ 59. Hay artículos de primera, segunda y tercera selección.

En frente, sobre Aguirre 875, Paula Cahen d´Anvers espera con precios bastante económicos: remeras a partir de $ 47, suéteres desde $ 159, tapados a $ 300 y camperas a $ 400. Los vestidos parten de los $ 150 y las botas Hunter están a $ 290. Hay artículos de otras temporadas y también de la actual, en general en perfecto estado, salvo algunas pequeñas fallas. Otro local concurrido, el de Wanama. Se puede conseguir remeras para mujer y hombre a $ 59, al igual que las camisas a $ 129. Los cardigans están marcados a $ 159 y los jeans a $ 189. Tapados cortos a $ 250 y los largos a $ 390.

Para los más chicos también hay descuentos. Los de Cheeky son para aprovechar, del talle 2 al 6: remeras a $ 49, camperas a $ 140, zapatos desde $ 73 y polleras a $ 89. Obligatorio es el perchero con las ofertas semanales en la entrada del local. Pero también hay algunas marcas que ofrecen lo mismo que en los polos de consumo tradicionales sumado algún descuento. Es el caso de Etiqueta Negra, Perramus, Viamo y Clara Ibarguren, sobre Gurruchaga y Aguirre, respectivamente.

Muy cerca están dos gigantes de la marroquinería local: Prüne y Blaque. Y la postal que ofrecen es la siguiente: gente que entra, revuelve, se prueba, paga y sale durante todo el día.

Con este movimiento, la mayoría de los vecinos está muy a gusto porque el barrio ganó vida y un incremento en el valor de sus inmuebles. Aun así hay otros que protestan por los recurrentes cortes de luz. Pese a esto, las aperturas continúan: una o dos por mes.

Por eso, un consejo es que si bien los locales están casi uno al lado del otro, lo ideal es recorrer la zona con zapatos cómodos, prepararse para revolver y revisar, ir y volver comparando valores, aunque exista la posibilidad de que en un descuido ese objeto de deseo on sale ya haya encontrado dueño.

Por Carolina Prioglio

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.