Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Concurrir al aula no siempre es sinónimo de aprendizaje

Es la conclusión alcanzada por el Atlas de las desigualdades educativas de América Latina

Lunes 02 de agosto de 2010
0

Raquel San Martín LA NACION

A pesar de que la escuela primaria ya es un hábito para la mayoría de los chicos en muchos países de América latina, estar en el aula no implica necesariamente aprender.

Cuando se miran de cerca, por ejemplo, las habilidades que los chicos logran en matemáticas, las condiciones familiares, la necesidad de trabajar desde la infancia, el clima de la escuela y la calidad docente se combinan para dar forma a experiencias escolares bien diferentes para los chicos latinoamericanos, aunque la mayoría de ellos cuente en las estadísticas como "escolarizado".

Eso resulta de la última entrega del Atlas de las desigualdades educativas de América Latina , una iniciativa del IIPE-Unesco de Buenos Aires y la OEI, que toma en cuenta los resultados de las pruebas de un estudio de aprendizaje en 16 países de la región, la Argentina incluida.

El estudio del IIPE usó esos resultados para comparar lo que los docentes proponen como actividades de enseñanza en matemática -reconocimiento de objetos, solución de problemas simples y solución de problemas complejos- con los resultados de los chicos de 3° y 6° grados. Y descubrió que los resultados en general empeoran, además de que existen desigualdades persistentes entre los países.

Según el estudio, en 3er. grado son mayoría las propuestas de ejercicios para memorizar conceptos matemáticos y hacer operaciones y la solución de problemas simples, pero no tanto los problemas complejos. Sólo en un país de los relevados -Cuba- más del 60% de los docentes proponen estas tareas con frecuencia. Como consecuencia, "en la mayoría de los países se obtienen mejores resultados en los ejercicios que requieren reconocer elementos que solucionar problemas", dice el estudio.

En 3er. grado, los países que mayor porcentaje de ejercicios complejos proponen son Cuba (61% del total de tareas), Chile (54%) y Uruguay (52%); en la Argentina es del 41%.

A pesar de que este tipo de ejercicios se practica con mayor frecuencia en 6° grado, los resultados no mejoran. Si se compara lo que sucede en 3° y 6° grados, en los 16 países en general los chicos mejoran en la resolución de tareas más sencillas, pero empeoran al tratar de resolver tareas más complejas (con la excepción de Uruguay, donde el desempeño se mantiene igual).

Los resultados permiten agrupar a los países. En un extremo, Cuba tiene el mejor desempeño en todos los tipos de ejercicios, que en algunos casos llegan al 80% de respuestas correctas. Le siguen Chile, Costa Rica, México y Uruguay, cuyos valores de respuestas correctas están alrededor del 60%. Luego, Perú, Colombia, Brasil y la Argentina, con una proporción de respuestas correctas que supera el 50%. En cuarto lugar, Guatemala, Nicaragua, Ecuador, Panamá y Paraguay, donde los alumnos alcanzan con éxito menos de la mitad de los ejercicios propuestos, y cierra la tabla la República Dominicana, con respuestas correctas entre el 19 y el 40%.

¿Qué factores influyen para estas desigualdades? "Se sabe que el contexto social, económico y cultural es el ámbito con mayor influencia en el aprendizaje", dijo a LA NACION Margarita Poggi, directora del IIPE. Y precisó: el contexto educativo del hogar -que abarca la educación de los padres y las prácticas del hogar que facilitan el proceso de escolarización de los chicos-, el trabajo infantil y la pertenencia a un grupo indígena.

Entre los factores escolares, el clima de la escuela -que incluye lo pedagógico y la dedicación que siente el alumno de sus docentes, la violencia, el orden en la clase-, la gestión del director y el desempeño docente. También influye su historia escolar. "La asistencia a preescolar presenta una asociación positiva, mientas que la repetición del grado tiene un efecto negativo en los aprendizajes posteriores", dice Poggi.

"Resulta necesario volver a poner en la agenda de prioridades a la escuela primaria, ya que el déficit que aquí comienza se vuelve difícil de sobrellevar a lo largo de la trayectoria educativa", dice el informe.

Poggi resaltó los niveles de cobertura, permanencia y egreso de la escuela primaria en el continente. Pero admitió: "Resta mucho por hacer en la reducción de la repitencia y la mejora de los aprendizajes, en términos de la exigencia cognitiva de las tareas que se proponen a los estudiantes". Y puso el foco en el nivel secundario: "No logra en la región que aquellos que ingresan al nivel puedan concluirlo, porque los problemas de abandono y repitencia son aún muy importantes. En ocasiones la mejora en los resultados de aprendizaje se hace a expensas de los adolescentes que abandonan la escuela secundaria".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas