Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El metrosexual y la hija hippie

En Igualita a mí , Adrián Suar y Florencia Bertotti se descubren como padre e hija, pero no podrían ser más distintos; el jueves llega a las salas

Sábado 07 de agosto de 2010
0

Por Laura Ventura Para LA NACION

"¿Cómo te vas a ir de acá? Esperá que arreglo con mi chofer. Abrigáte, ¿eh? Te voy a acompañar a cruzar la calle", el diálogo no pertenece a Igualita a mí. Adrián Suar cuida a Florencia Bertotti, su compañera en la película que se estrena el próximo jueves, en la que interpretan a padre e hija. Director de Pol-ka, gerente de programación de El Trece, Suar es también actor de cine y teatro. Una asistente retira de la oficina principal de la productora dos bandejas que rebalsan sushi. Es el único exceso de esa sala minimalista, decorada en blanco y negro y coronada por una pantalla plana. Sobre su escritorio no hay computadora, sólo un moderno teléfono IP y dos hojas: la planilla con el rating del día anterior.

Apenas estrenada la exitosa Un novio para mi mujer , junto con Valeria Bertuccelli, Suar llamó a Bertotti para contarle su idea. "Poné, escribí, que la llamé diez veces. Y eso que no le debía guita, que siempre le había pagado por anticipado." Pero Bertotti acababa de embarcarse en su propia productora para realizar la tira juvenil Niní (Telefé). Suar la vio dar sus primeros pasos como realizadora independiente y no dejó de insistir. "Es que necesitaba estar abocada a mi proyecto. Me entusiasmó esta película porque no cuenta una historia de amor, no va a lo obvio. Además, lo conozco a Adrián desde hace mucho, pero como productor. Quería divertirme con él delante de las cámaras. No bien pude organizarme, lo hice. Un proyecto como éste era una oportunidad que no podía rechazar", dice la actriz.

No tan iguales. El juego de contrapuntos entre padre e hija es la base de esta comedia sin golpes bajos
No tan iguales. El juego de contrapuntos entre padre e hija es la base de esta comedia sin golpes bajos. Foto: Leandro Aranda

Trailer de Igualita a mí
Compartilo

Sobre la paternidad

Igualita a mí es una comedia sobre un solterón incurable, inmaduro y mujeriego, en guerra con el paso del tiempo, hasta que descubre que tiene una hija y que será abuelo. "Fredy está inspirado en alguien que conozco. Es el tipo patético que no se quiere ir más del boliche. En realidad, es más de uno al que conozco. ¿Se nota que estoy teñido para el personaje? Decíme que sí, por favor."

Dirigida por Diego Kaplan ( ¿Sabés nadar?, y en el último tiempo dedicado a la publicidad), con guión de Juan y Mariano Vera y Diego Cúparo, Suar admite que busca llegar a un público más amplio que Un novio? porque la figura de Bertotti atrae a los chicos y enloquece a los adultos. "Para mí, ella es la Messi de las comediantes", opina como padre baboso.

El jueves 12 de agosto se estrena la nueva película de Adrián Suar, Igualita a mi, junto Florencia Bertotti. Foto: LA NACION / Leandro Aranda
Adrian tendrá el roll de Fredy, soltero de 41 años, sin hijos, un play boy sin trabajo fijo. Foto: LA NACION / Leandro Aranda
Florencia será Aylín, una joven de 20 años que en algún momento de cruza con la vida de Fredy. Foto: LA NACION / Leandro Aranda
Fredy, eterno seductor de veinteañeras un día conoce a Aylín. Foto: LA NACION / Leandro Aranda
Creyendo estar frente a  un nuevo affaire pasajero, se encuentra con la sorpresa de que Aylín es su hija y que, además, va a ser abuelo  . Foto: LA NACION / Leandro Aranda
Este encuentro la cambiará por completo la vida cuando mnos lo pensaba. Foto: LA NACION / Leandro Aranda

Suar tiene 42 años y Bertotti 27, casi la misma edad que sus personajes en la película. Ambos empezaron a actuar cuando eran chicos y tienen muchas cosas en común, en especial el latiguillo constante y ese modo particular de decir todo con humor. Tienen su propio lenguaje y también hablan el de la calle. "Traéme fasos, ¡Guardias!", grita Suar, en una parodia al personaje de Diego Torres en La furia , cuando queda encerrado en un garaje al aire libre en un día gélido ante la mirada atónita de los transeúntes que reconocen quién es.

Ella le presta las palabras que él no encuentra, y él la desenreda y le festeja cada mueca. "Me gustó que se contara un vínculo. Ambos descubren al mismo tiempo la paternidad y me parecía tierno y divertido para contar el cuento. Aylín, mi personaje, tiene un crecimiento, diez millones de novedades, noticias, y marchas y contramarchas. Tiene cuerpo ese personaje", cuenta Bertotti.

Fredy es metrosexual; Aylín es hippie . El toma champagne; ella, mate. El juego de contrapuntos entreteje esta comedia sin golpes bajos, en la que Suar y Bertotti se lucen en la fórmula que mejor conocen para hacer reír. "¿Qué otra cosa voy a hacer si no es comedia? Me gusta, me divierte y cuando hago drama, me tiran palos por todos lados? Seguiré en este rumbo y, aunque a muchos no les guste, voy a seguir bailando cada vez que el guión me lo pida", dice Suar, con una carcajada.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas