Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La excentricidades de Hugo Chávez

Un recibimiento "espontáneo", un catador de comidas, dos autos gemelos y la presencia de un cuadro de Simón Bolívar donde se hospeda son algunas exigencias del presidente venezolano cuando viaja

Miércoles 11 de agosto de 2010 • 17:13
0

La cumbre en que se selló la paz entre los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez y de Colombia, Juan Manuel Santos, que tuvo lugar ayer en la quinta donde falleció el libertador Simón Bolivar, Santa Marta, al norte de Bogotá, dejó varias excentricidades del mandatario venezolano a simple vista.

Quien haya visto la llegada a Santa Marta de Hugo Chávez a través de la cadena Telesur, pensará que en Colombia el mandatario bolivariano goza de una excelente popularidad: "Una multitud recibe al Jefe del Estado venezolano", indicaba el titular que acompañaba a las imágenes donde el comandante aparecía saludando a unas decenas de vecinos en un punto de la ruta que conduce del aeropuerto a la Quinta San Pedro Alejandrino.

La caravana oficial se detuvo y un sonriente Chávez, que vestía una campera de la bandera venezolana, se bajó para repartir besos y estrechar manos ante las cámaras de televisión. Pero lo llamativo fue que no era gente del lugar, sino venezolanos que habían viajado con él en el avión presidencial desde Caracas, según se desprende de un informe del diario El Mundo , de España.

Los periodistas colombianos, que transmitían en directo su arribo al lugar donde el Bolívar pasó sus últimos días, no comprendían porqué Chávez tardaba tanto en un camino que se hace en menos de 10 minutos. La espera se hizo más evidente cuando el presidente Santos salió a recibirlo y su par venezolano no llegaba.

Para entender este recibimiento popular, hay que llegar al antecedente de Fidel Castro, cuando el mandatario cubano viajaba con funcionarios encargados de organizarle un recibimiento "espontáneo" en algún momento de su gira.

"Bienvenido Presidente Chávez. Los pueblos de Colombia te queremos mucho. Gracias por levantar los pueblos de América del Sur y revivir el sueño de Bolívar", se leían las pancartas en la ruta a la quinta, mientras un centenar de personas vitoraban a Chávez.

Otra de las curiosidades desplegadas en el viaje de Chávez es sus acompañantes organizan hasta tres anillos de seguridad, dos de los cuales van por delante, en cada salida que protagoniza. Con ellos cargan dos Mercedes blindados, gemelos, de color negro para transportarlo.

Entre la guardia pretoriana que cuida su integridad física, figura el probador de comidas, como tenía el fallecido dictador rumano, Nicolás Ceausescu. Jamás Chávez ingiere nada que antes no haya tomado su fiel empleado.

Además, Chávez exige que en cada habitación que se hospeda, debe haber un cuadro de Simón Bolívar. Curiosidades de un excéntrico presidente puramente bolivariano.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas