Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los frutos del conocimiento

SEGUIR
LA NACION
Jueves 12 de agosto de 2010
0

Ya en el Génesis, que asegura que Adán y Eva fueron expulsados del Jardín del Edén por comer de los frutos prohibidos del árbol "del bien y del mal", se advertía que con el conocimiento llega la pérdida de la inocencia.

Varios siglos de ciencia -y especialmente décadas de increíbles logros tecnológicos- dejaron en claro que los avances con frecuencia plantean complejos dilemas éticos, legales y hasta comerciales que es indispensable regular.

Uno de los ejemplos que en la actualidad ilustran este tipo de encrucijadas es el de los biobancos, que almacenan tejidos o células tanto para investigación como para su eventual uso terapéutico (es el caso de los de sangre de cordón umbilical, cuyas células madre podrían tener en el futuro aplicaciones promisorias en medicina regenerativa). ¿Es lícito ofrecer un pago por esas muestras biológicas, o sólo deben ser aceptadas en calidad de donación? ¿Debería el donante mantener algún tipo de derecho? ¿Puede patentarse el material biológico? ¿Es correcto conservar el material de descarte para usos no previstos? ¿Es éticamente aceptable obtener ganancias del conocimiento generado a partir de ellas?

Estas y otras preguntas fueron planteadas anteayer en el auditorio de Fleni durante el 4° Seminario Internacional de Biobancos con Fines de Investigación Biomédica, organizado por la Comisión Asesora en Terapias Celulares y Medicina Regenerativa del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, donde se pasó revista a la experiencia internacional en el tema.

La mayoría de ellas admiten varias respuestas, pero como destacó en esa oportunidad el doctor Salvador Bergel, titular de la Cátedra Unesco de Bioética de la UBA, es indispensable discutirlas, contestarlas y dictar una ley nacional que incorpore las conclusiones. Para que las buenas intenciones no nos conduzcan al infierno del Dante...

nbar@lanacion.com.ar

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas