Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Factoría 3D

Cómo se hace hoy un film animado, según los creadores de Gaturro: la película , que llegará a los cines el mes próximo

Domingo 22 de agosto de 2010
SEGUIR
LA NACION
0

No sé cómo pasa, pero hay personajes que toman vida propia. Gaturro tiene ángel más allá del talento de su creador y es capaz de vivir fuera del mundo de la historieta porque los chicos lo adoptan como algo existente. Esta identificación y este gran cariño hacia el personaje nos excedió a todos y nos empujó a ir más allá con la película", reconoce Gustavo Cova, director del film en 3D que le permitirá al felino animado dar su gran salto al cine.

Resulta imposible imaginar los cachetes de Gaturro en otra dimensión que no sea la de 3D, estirándose como un chicle, listos para que todos intenten tocarlos. Y es por eso que Nik, el padre de la criatura, junto a Illusion Studios, decidieron embarcarse en un ambicioso proyecto: el de dar luz verde a una película animada en tercera dimensión que, según el productor José Luis Massa, "marcará una bisagra en el tipo de animación que se puede hacer en América latina. No sólo por el resultado -no hay duda de que va a sorprender-, sino porque tomamos el modelo de fabricación europeo, apoyándonos en coproducciones. Nosotros lo hicimos con Toonz Entertainment, de la India, y Anima Estudios, de México".

Con un presupuesto que superó los 3 millones y medio de dólares y casi cuatro años de intenso trabajo, el 9 de septiembre llegará a los cines Gaturro, la película. "Sinceramente, no esperaba ver algo así cuando empezamos a esbozar la idea, hacia finales de 2006 -asegura Nik-. El 3D estaba empezando y nos preguntábamos si lo íbamos a lograr. Soy el primer sorprendido, y hay que asombrar al autor, ¿no?"

El primer paso para realizar cualquier film es la realización del guión. "La base es volver a contar buenas historias -apunta Cova, responsable de llevar a Boogie, el clásico personaje de Fontanarrosa, al cine-, porque si no tenés un buen esqueleto, de nada van a importar todos los gaturros que hagas salir de la pantalla; te lo digo como buen espectador pochoclero que soy." La tarea de contar quedó en manos del propio Nik, Laura Losoviz (mujer y mano derecha del autor), Adriana Lorenzón (Por amor a vos y Montecristo), Esteban Garrido, Mariano Podestá (ambos de Mosca & Smith) y Belén Wedeltoft (Los Roldán). "La historia tiene todos los condimentos, y lo más importante es que Gaturro no perdió la esencia -asegura José Luis Massa, cabeza de Illusion Studios y director del éxito animado Patoruzito-. Laura y Nik sacaron punta a sus lápices y sumaron sus ideas." Para que todo resulte según lo previsto, contaron con el apoyo de un script doctor norteamericano, una especie de arreglador, que por lo general se contrata para mejorar diálogos y tempos. Usualmente no se los nombra en los créditos a cambio de un alto salario. Por los pasillos se rumorea que se trata de uno de los guionistas del superéxito Lilo y Stitch .

"Hicimos un gran trabajo de depuración hasta llegar a una historia que nos convenciera a todos -reconoce Cova-, porque desde el vamos buscamos hacer una película que se mereciera tanto Gaturro como el espectador. Hubo muchas idas y venidas, pero lo conseguimos."

-Claramente, el film tiene proyección internacional. Que sea así, ¿modificó la manera de pensar la historia?

Cova: -Sí y no. Cuando se "internacionaliza" un producto, por lo general se tiende a "pausterizarlo", a dejarlo sin gusto. En cambio, cuando uno entiende lo importante de cuidar la esencia, se puede trabajar con los códigos internacionales y con lo que requiere la historia en sí. Por eso, Nik y Laura siguieron con una lupa muy grande el guión para que ninguno de los personajes perdiera su idiosincrasia. No se trata de una historia rebuscada; al contrario, es un cuento universal que habla del amor, de la ambición, de esta necesidad de gustar al otro a través de los estereotipos.

Y ahí está Gaturro intentando conquistar a su inalcanzable Agatha. Sin esperanza alguna, el pobre gato buscará transformarse en alguien famoso, poderoso, imbatible... Todo por ella.

"Quisimos dejar un mensaje positivo entre tanta porquería que hay dando vuelta; digo, entre tantos mensajes distorsionados que se manejan hoy en los medios, donde todo lo que brilla es superfluo, cuando en realidad lo realmente importante va por otro camino -analiza Cova-. Buscamos volver a esos valores, a ese mensaje de contención familiar, de afecto, sin caer en lo pacato; al contrario, lo hicimos desde el humor y la aventura."

"Los chicos de hoy creen que ser famoso es un mérito -reconoce Nik-. De hecho, cuando les preguntas qué quieren ser cuando sean grandes, no dudan en contestarte: famoso. En la película manejamos el contramensaje: al comienzo, Gaturro quiere hacerse famoso para conquistar a Agatha, pero después se da cuenta de que en realidad eso es superfluo."

El gato que habla

Uno de los mayores desafíos fue el de ponerle voz a Gaturro. "No sólo se trata de lo que yo imaginaba -comenta Nik-, sino de lo que un montón de chicos esperan. Hay mucha expectativa alrededor de su voz. Por suerte, hicimos varios testeos y el resultado fue positivo. Nadie dijo «esa no era la voz que esperaba»."

-¿Pensaron en contar con la voz de un actor conocido?

Nik: -Las películas argentinas que vi con voces de famosos no me convencieron del todo. Por lo general, suelo relacionar al personaje con el actor. Además, ¿quién podía hacer de Gaturro? Pero, más allá de esto, creo que los chicos están muy acostumbrados a la voz semineutra de los canales infantiles de la tele.

Tras un intensivo casting de voces, se encontró la ideal para el gato naranja. "Fue un casting tremendo; llegamos a probar a más de 250 personas para no elegir a más de quince -apunta Cova-. Se armó un verdadero dream team. Nos sorprendió el excelente profesionalismo de todos los que se presentaron. Hay mucho talento. No fue fácil."

Mariano Chiesa se quedó con el personaje de Gaturro; Agustina González Cirulnik, con el de Agatha; Gustavo Bonfigli, con Daniel; Valeria Gómez, con Valeria; Lucila Gómez, con Luz, y Mara Campanelli, con Agustín. "Chiesa es un genio: fue increíble trabajar con él; aportó muchísimo -elogia Cova-. No hay duda de que ya es un Pelusa Suero (el hombre que le puso voz a Larguirucho, Pucho, Neurus, entre tantos clásicos animados), pero con los cachetes inflados."

De manera casi natural el Gaturro del papel hizo su ingreso en el cine. "No fue algo forzado; hace años que venimos trabajando en este proyecto -reconoce Nik-. Este es el resultado de una transformación que se viene dando desde la gráfica misma, desde que Gaturro se fue acercando a los chicos, a la cosa más familiar. En ese proceso, la historieta comenzó a tener un enfoque más de dibujo animado; nunca fue algo estático, porque los chicos tienen un encuadre muy audiovisual, una forma de ver muy distinta de la que teníamos nosotros cuando leíamos a Mafalda o a Astérix. Gaturro, de alguna forma, representa este nuevo enfoque. Intenté desde el papel volcarlo un poco más hacia ese lado, no desde lo volumétrico, pero sí desde la acción, desde el gag, desde el exceso de movimiento. Gaturro es como una pelotita que rebota para todos lados; nunca fue un personaje que sólo camina y piensa."

Y todo ese exceso de movimiento de la gráfica fue trasladado al cine y aprovechado al máximo. "El proceso de animación es arduo y varía de acuerdo con la técnica que utilices -explica Cova-. Pero, como en todo medio audiovisual, el objetivo es contar una buena historia. Cuando tenés eso, ponés manos a la obra y te valés de todas las herramientas técnicas para contar lo mejor posible; es un proceso largo en el que trabajaron más de 200 personas en total, repartidas entre Buenos Aires, India y México."

En plena época de globalización y avances tecnológicos, los productores de Gaturro, la película apostaron por la tercerización y el trabajo en red. "Ya no es necesario tener a todos agrupados en un mismo galpón -añade Nik-. Estuvimos permanentemente en contacto con la gente de la India y de México, y el resultado es más que óptimo."

Hablar de animación 3D hecha en la Argentina aún despierta cierta desconfianza en el público local. La comparación con los grandes estudios es inevitable. "Trabajamos mucho por esta película -dice Cova, determinante-. No queremos que nada salga mal; no queremos decepcionar a nadie. Odio que alguien salga del cine y diga «uf, otra película argentina». Entiendo cómo es el medio y sé que los culpables somos nosotros, los directores, los productores, los que hemos hecho películas a espaldas del público. No digo que todas deban ser pochocleras; pueden ser herméticas, chiquitas y festivaleras, pero no les faltes el respeto. Hay que hacer bien las cosas, y uno debe ofrecerlo todo. La apuesta es grande: los chicos van a ir al cine, se van a colocar los anteojitos y van a disfrutar de una película 3D con todas las letras. Van a ver que los personajes salen de la pantalla en serio. A Gaturro lo van a sentir como un muñeco que uno puede abrazar y tocar."

Paso a paso

"La animación requiere de un proceso de tres fases: una de preproducción, que implica el desarrollo de la historia, el diseño de los personajes y decorados, la elaboración del storyboard (desglose gráfico de lo que será la película) y del guión y el grabado de la voz; la producción -que implica la ejecución de las secuencias basadas en el storyboard-; y la posproducción, que incluye la unión de este material con la voz y los efectos de sonido y efectos especiales". Así resume Sergio Fernández, director de producción, el proceso del film, antes de develar las claves de un laborioso paso a paso.

1. "El primer gran paso es el guión y la concepción del diseño de la película. A partir de esto se empieza a elaborar el storyboard. En este caso, se trabajó en papel y, sobre todo, en la Cintiq Wacom (combinación de una LCD a color con un lápiz que permite a los animadores trabajar de manera directa sobre la superficie de la pantalla). Se plasma el guión, se dan tiempos entre un fotograma y otro, y se suma una pista de audio preliminar de manera sincronizada. Este proceso se conoce como Leica Reel (antiguamente se llamaba así porque hacía referencia a la lente alemana que se usaba) o Animatic. Es una previsualización que se realiza antes de que el verdadero proceso de animación comience. De esa manera se detectan las fallas en la duración de las escenas. Luego de su aprobación, se crea un nuevo animatic."

2. "El siguiente paso corre por cuenta del departamento de diseño. Allí se comienza a hacer un desglose de fondos, de objetos (vehículos, árboles) y de personajes. Además, se empieza a definir la estética del film. Los diseñadores aportan los modelos para cada personaje y para los demás elementos visuales, a fin de que sirvan de guía para los diversos artistas que intervienen. En ese caso, se realizaron modelos vivos (pequeñas esculturas) que ayudan a tener en cuenta el volumen y el modelo de los pelos. Al mismo tiempo se determinan los esquemas de colores a seguir."

3. "Comienza la etapa layout (boceto completo, lo que se va a ver). Aquí ya se determinan ángulos, luz, sombras y posiciones de cámara. En este caso, como se trata de 3D estereoscópico, son necesarias dos cámaras para registrar las imágenes para cada ojo. Este trabajo se esparce sobre el animatic y se comienza a unir partes, a dar continuidad a los personajes y a las acciones, y a establecer tiempos."

4. "Llegamos a la animación. Todo el trabajo anterior se divide entre India y Buenos Aires junto a la planilla del director con las indicaciones necesarias. Se hace un proceso de animación rústica (es lo que comúnmente se conoce como making off), se busca la aprobación del director y se entra en la última etapa."

5. "Ya con el material listo (incluidas las voces y la música grabada), el director viaja a México para trabajar en los efectos de sonido y la mezcla final."

De la India para el mundo

Varias son las razones por las que la India es famosa; una de ellas es por poseer una de las industrias cinematográficas más grandes del mundo. Sí, en la India, la producción de películas supera a Hollywood: por año se realizan más de mil films. No por nada se la conoce como Bollywood, un juego de palabras que proviene de Bombay + Hollywood y que se popularizó en los años 70.

Otro de los motivos es el "fenómeno de tercerización" en películas y series extranjeras que se realizan en colaboración con productoras, como el caso de Gaturro con Toonz Animation, el principal proveedor de servicios de animación (3D, 2D, digital y tradicional) para los productores más importantes de EE.UU. y Europa. La empresa, fundada en 1999, cuenta entre sus clientes con compañías de la talla de Marvel, Hallmark, Paramount, Disney, BBC y Cartoon Network.

El éxito de esta "externalización" de servicios de animación, software y mano de obra se debe, no sólo al trabajo de calidad que se ofrece, sino también al precio competitivo que consiguen las superproducciones, que según estimaciones pueden llegar a bajar el presupuesto hasta 25 millones de dólares. La liberación de la economía india hacia el exterior, tanto en el ámbito comercial como en el de inversión extranjera, a comienzos de los años 90, fue una de las causas del actual boom que experimenta este sector.

Si bien Toonz Animation comenzó a realizar sus propias películas animadas, básicamente desarrollan films cuyos argumentos, personajes y dirección de escenas llegan determinados por el cliente (en el caso de Gaturro, por la local Illusion Studios).

Recientemente, la publicación Animation Magazine eligió a Toonz como uno de los diez estudios multimedia más importantes del mundo. El estudio, ubicado en el parque tecnológico Technopark, en Trivandrum, cuenta con más de 500 artistas de distintas partes del mundo.

Gaturro también tendrá su estreno en India, pero en una versión medianamente modificada y adaptada por las diferencias culturales.

Más datos www.toonzanimationindia.com

En internet

www.gaturrolapelicula.com

www.mundogaturro.com

www.illusionstudios.com

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas