Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

¿Quién es esa chica?

Mila Kunis, ¿la nueva Angelina?

Espectáculos

Ya son muchos los que ven a la actriz como heredera de Jolie; ella, mientras tanto, se emancipa de su papel en la serie That 70´s Show y aspira a triunfar en cine con Darren Aronofsky; conocela

Por   | LA NACION

Mila Kunis, una actriz que promete. Foto: Archivo
 

Cuando aparece Mila Kunis en Forgetting Sarah Marshall - una de esas películas subvaloradas de la factoría Apatow - el efecto es análogo al que produce Rachel McAdams en Los rompebodas: el film comienza a iluminarse. Y esto no tiene tanto que ver con la candidez del personaje que le tocó en suerte como con la capacidad que tuvo Kunis para explotar su veta de comediante romántica. Hasta el 2008, con esa participación fortuita, la actriz rusa había estado asociada a un solo papel: el de Jackie Burhart en la sitcom That 70´s Show.

La insportablemente querible y caprichosa Jackie era, en cierto punto, un buen augurio de lo que vendría después. Lástima que los guionistas decidieron emparejarla con Wilmer Valderrama y no más con Danny Masterson, lo que ocasionó que sus comebacks irresistibles perdieran notablemente el encanto. Riesgos que se corren cuando una serie se prolonga más de lo debido. "Estuve ocho años en el mismo programa, lo que me hizo perder mi entusiasmo. Hasta que tuve una epifanía: decidí que no iba a tomarme mi carrera en serio y que mi trabajo debía convertirse en un reflejo de mí misma", declaró. Y así fue. Su incursión en Family Guy con la voz de Meg fue solo un atisbo de lo que Kunis tenía para ofrecer.

"La nueva Angelina Jolie"

Las comparaciones (claro) se empezaron a establecer a raíz del parecido físico de la actriz con Angelina. Justamente, ese parecido fue lo que la condujo a interpretar el papel de la modelo Gia Carangi en su juventud, en la biopic protagonizada por Jolie. Misma mirada, misma boca, mismo atractivo. Kunis, sin embargo, sigue con ese perfil de no tomarse demasiado en serio y no se considera atractiva. "Se que tengo ojos saltones y que mi estatura no entra en los estándares de Hollywood. Generalmente, en una alfombra roja, cuando todos los fotógrafos apuntan hacia mi sector es porque otra celebridad acaba de pasar". ¿Sinceridad o falsa modestia? Quizás un poco de ambas. Lo cierto es que Mila, más allá de serle fiel al primer amor (las series), comenzó a despuntar una carrera en cine bastante errática. Por un lado, secundó a Kristen Dunst en la shakesperiana Get Over It; por el otro, no tuvo mejor idea que protagonizar la secuela de Psicópata americano, una película innecesaria, inexplicable y totalmente despojada del universo Easton Ellis-Harron.

Mila en Forgetting Sarah Marshall. Foto: Archivo
 

Luego de algunos cuantos films olvidables, llegó la mencionada película de Apatow y, duelo con el personaje de Kristen Bell mediante, Kunis protagonizó la historia de un amor sincero junto a Jason Siegel, con quien la química parece haber sido instantánea. El mismo año, la dupla la formó junto a Mark Wahlberg en Max Payne en la que interpretó a Mona Sax. Y, si bien el género de acción también está de su lado, la comedia es indudablemente su fuerte. Asimismo, fuera de pantalla, Kunis demostró tener la inteligencia suficiente como para manejar el asedio de la prensa una vez que su relación con Macaulay Culkin se hizo pública en el 2002. El niño mimado de Hollywood devenido en one hit wonder polémico (mal que nos pese, muchos lo vinculan solo a Mi pobre angelito) se divorció de Rachel Miner, optó por un perfil más bajo y comenzó su relación con Kunis. Ella, astuta, solo habla de Culkin revelando detalles más tiernos que dignos de titulares amarillistas: "Lo que más nos gusta es jugar a los videojuegos, pasamos muchas horas con World of Warcraft y ahora con Farmville. Lo único que tenés que hacer es cultivar frutos del bosque. Es monótono y genial al mismo tiempo. Me obsesiona".

Palos a Megan Fox, besos a Natalie Portman

Kunis en revista Esquire. Foto: Esquire
 

En una producción para la revista Esquire, a Kunis le preguntaron por la estrellita joven de las que todos habla(ba)n: Megan Fox. Ella fue directa: "Megan tiene una tendencia a decir boludeces para ver qué pasa del otro lado. Espero que sea consciente de lo que hace porque, si así es, entonces es brillante". En una actitud opuesta a la de Fox, Kunis eligió hablar menos y actuar más, el camino difícil para una actriz que podría ir escalando solo con la belleza como mérito. Por lo tanto, dio el paso correcto: Black Swan, la nueva película de Darren Aronofsky.

En este thriller, Kunis interpreta a Lili, una bailarina de ballet que quiere sacar del spotlight a Nina (Natalie Portman). Para este personaje, la actriz debió entrenar seis meses antes de comenzar el rodaje: "el ballet no es algo que pueda fingirse. Es imposible improvisar, todo tu cuerpo tiene que estar estructurado de una manera diferente". El mes próximo, Black Swan se estrenará en el Festival Internacional de Cine de Venecia y es, hasta el momento, el papel más resonante en la carrera de Mila, por razones que van desde su alianza con Aronofsky hasta su publicitado beso con Portman.

"Esta no es la vida más normal de mundo, pero en mi adolescencia ya protagonicé demasiados escándalos como para tenerla", declaró Kunis, la chica que aprendió a patear traseros gracias a las enseñanzas de Chuck Norris en Walker, Texas Ranger, la chica que compite con Zooey Deschanel en eso de las miradas de otra galaxia. La chica que, si quiere, puede llegar más alto. .

Conocé otros talentos en lanacion.com: Evan Rachel Wood I January Jones I Christina Hendricks I Andrew Garfield, el nuevo Hombre Araña I Lea Michele I Taylor Swift I Zoe Saldana I Leona Lewis I Kristen Stewart I Maggie Gyllenhaal I Mia Wasikowska I Justin Bieber I

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil