Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Twitter al máximo

Las mejores 30 herramientas para manejar tu cuenta, calcular estadísticas de uso, crear visualizaciones y administrar seguidores. El servicio más activo del momento, sin límites

SEGUIR
LA NACION
Viernes 27 de agosto de 2010
0

Hay pocos servicios en Internet que generen tal grado de interés e intensidad de uso como el microblogging Twitter. Y gracias al crecimiento que ha tenido desde su nacimiento en 2006, una parte importante de los usuarios de Internet habla todo el día de Twitter; usa permanentemente el servicio; se obsesiona con la actualización de su perfil o con lo que sucede en su línea de tiempo.

No todos, claro, pero sí lo hace buena parte de los 146 millones de usuarios registrados que debería tener el servicio a esta altura del año, si es que siguió creciendo a un ritmo de 300.000 nuevos usuarios por día desde mediados de abril, cuando tenía 105 millones de usuarios, según la compañía. No está cerca de los 500 millones de usuarios de Facebook, pero ya es un monstruo con vida propia.

Uno de los atractivos de Twitter es que el servicio funciona en forma abierta desde sus inicios, permitiendo que otros accedan a los servidores y a toda la información que contienen.

Foto: Simón Chávez

De hecho, el 75% de los usuarios usa esta red desde aplicaciones o sitios de terceros. Esta apertura, además, fomentó la creación de una gran cantidad de herramientas y programas que buscan potenciar lo que un usuario puede hacer con Twitter.

LA NACION publicó una guía básica sobre Twitter, con freeware para aprender a usarlo, que puede leerse en www.lanacion.com.ar/1146149 .

Los usuarios que busquen profundizar un poco en su dominio de Twitter pueden encontrar, en estos sitios, algunas herramientas interesantes. Todas son de uso gratuito, y la mayoría usa el sistema de autenticación propio de Twitter, así que si después las queremos dar de baja por algún motivo podemos hacerlo en http://twitter.com/settings/connections .

Una de las virtudes de Twitter es que no hay límite para lo que uno puede publicar, lo que en determinadas circunstancias (un periodista cubriendo una conferencia de prensa, por ejemplo, o varios de los usuarios a los que seguimos discutiendo un tema específico) puede resultar molesto, porque nos llena la línea de tiempo de comentarios que no nos interesan.

La solución: servicios como Muuter ( www.muuter.com , del argentino Andrés Bianciotto) o Twalala ( www.twalala.com ), que permiten silenciar a un usuario o a todos los tweets con determinada etiqueta ( hashtag ).

Opuestamente, con el cliente Web Twitscoop ( www.twitscoop.com ) es posible ver, además de nuestra línea de tiempo, las palabras clave más populares del servicio en tiempo real. Se actualiza en forma automática.

Seguidores y seguidos

Si, además, seguimos a un gran número de usuarios, y éstos son muy activos, las cosas se pueden poner complicadas. Con TwitTangle ( http://twittangle.com ) es posible etiquetar y ordenar según la importancia a nuestros seguidos; una alternativa a crear listas de usuarios con la herramienta estándar de Twitter.

Y así como ahora Twitter sugiere en su versión Web otros usuarios que podrían resultarnos interesantes ( http://twitter.com/invitations/twitter_suggests ), también hay servicios como Twtrfrnd ( http://twtrfrnd.com ), que compara seguidores y seguidos de dos usuarios para marcar coincidencias y diferencias.

FriendorFollow ( http://friendorfollow.com ), por su parte, nos dice con qué usuarios no tenemos una relación recíproca de seguimiento.

Si estamos pensando en seguir a alguien, Foller.me ( http://foller.me ) ofrece estadísticas sobre los tweets de un usuario (palabras clave y hashtags que usa con mayor frecuencia, por ejemplo).

Puede suceder, sin embargo, que estemos siguiendo a usuarios que ya no twittean, ya sea porque se cansaron, están de vacaciones, etcétera. Untweeps ( http://untweeps.com ) muestra qué usuarios están inactivos, para así dejar de seguirlos, o enviarles un mensaje preguntándoles cómo están; además, posibilita crear listas blancas de usuarios y más. Y The Twit cleaner ( http://thetwitcleaner.com ) permite tener más información estadística sobre la gente que seguimos (si sólo publican links; si twittean, pero no interactúan con el resto de la comunidad, etcétera).

Otra herramienta creada por argentinos (Diego Jolodenco y otros) es Bettween ( www.bettween.com ), con la que es posible ver en una única página Web una conversación pública entre dos usuarios, los estemos siguiendo o no.

Quienes quieran motivar a sus seguidores para que éstos opinen sobre un tema pueden usar el servicio de votación Twtpoll ( http://twtpoll.com ).

Los que quieran alimentar un poco su ego (o recibir una dosis de humildad, según corresponda) pueden apelar a varias herramientas que miden nuestra popularidad en el mundo Twitter.

La fama y el rating

Por ejemplo, Twitaholic ( www.twitaholic.com ) lista los 1000 usuarios de Twitter con más seguidores. Primera está Lady Gaga ( @ladygaga ), con 5,8 millones de fans.

Y Fan Page List ( http://fanpagelist.com/category/top_pages/view/list/sort/lists/ ) muestra en cuántas listas de Twitter están los usuarios más populares. Listorious ( http://listorious.com ), por su parte, es un buscador de listas de usuarios y de lo que el sitio denomina expertos en determinadas áreas, para realizar consultas.

Retweetrank ( www.retweetrank.com ) mide nuestra importancia en Twitter según la difusión que otros hacen de nuestros tweets, algo que también intentan determinar Twinfluence ( www.twinfluence.com ) y Twitter Grader ( http://twittergrader.com ).

En Favstar ( http://es.favstar.fm ), además, es posible ver qué usuarios crean los tweets que más estrellas reciben (es decir, que otros usuario marcan como sus favoritos ).

Y se puede obtener toda clase de estadísticas sobre un usuario con Tweetstats ( www.tweetstats.com ) y Twittercounter ( www.twittercounter.com ): crecimiento de seguidores a lo largo del tiempo, tweets promedio por día, respuestas generadas, etcétera.

Hay mucho más, por supuesto. Los interesados en preservar sus tweets, o que los consideren parte de su diario personal, pueden usar una aplicación Web como Snapbird ( www.snapbird.org ), un buscador histórico de todos los tweets, no sólo en los que el buscador oficial de Twitter muestra. Y con Twistory ( www.twistory.net ) es posible generar un listado con todos nuestros tweets organizados cronológicamente, para integrarlos como citas en cualquier calendario Web o aplicación compatible con iCal.

Si se usan servicios para subir fotos desde Twitter como Twitpic ( www.twitpic.com ) o Tweetphoto ( www.tweetphoto.com ), quizá resulte útil TwtGal ( www.twtgal.com ), que permite crear una galería de imágenes para compartir.

Y quienes busquen una manera diferente de leer su línea de tiempo en Twitter pueden hacerlo como un diario hecho a su medida, y basado en lo que se publica en este servicio: Twitter Times ( http://twittertim.es ) y Paper.li ( www.paper.li ). Por último, con Donefeed ( http://www.donefeed.com ) se pueden combinar los elementos favoritos de Twitter con los de Google Reader, Delicious y otros servicios para verlos todos juntos.

Si se quiere tener la publicación de Twitter bien organizada, es posible apelar a varias herramientas como Twitterfeed ( http://twitterfeed.com ), para que una actualización de RSS (por ejemplo, de un blog) se autopublique en Twitter. Otra alternativa es Twittermail ( http://twittercounter.com/pages/twittermail ), para actualizar nuestro perfil por correo electrónico; Twuffer ( http://twuffer.com ), que permite preparar textos y publicarlos a una hora determinada, o Tweetbeep ( http://tweetbeep.com ), que nos alerta por e-mail si están twitteando algo referido a nuestro usuario, una página Web determinada, una palabra clave, etcétera, para no perdernos nada de lo que sucede en el mundo de Twitter.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas