Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Información general

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Consultorio laboral: fuerzas de seguridad

Información general

Dejanos tus preguntas sobre cualquier duda relacionada con el empleo; el sábado que viene, las respuestas de los especialistas

Por   | LA NACION

 
 

Esta semana un comentario sobre las condiciones en las que se trabaja en la policía, da pie para que los doctores Juan carlos Cerutti y Gustavo Unamuno miembros de la Asociación Argentina de Derecho del Trabajo y socios del estudio Cerutti, Andino y Asociados, hagan referencia a este tipo de trabajo.

Resulta muy interesante conocer el otro lado del empleo de policía, su vida cotidiana en su puesto de trabajo. Es por eso que hoy se dedica el Consultorio en su totalidad a dar una respuesta detallada a theleonardo.

Antes, un video que muestra algunos requisitos para sumarse a la policía.

theleonardo : hola, soy policía de la Provincia de Buenos Aires. Aparte del problema de los sueldos, que son muy bajos, teniendo en cuenta que es trabajo insalubre, peligroso, las jornadas laborables son muy extensas.

Los horarios son de 9 a 17 de lunes a sábados, o de 17 a 9, noche por medio, más una guardia de 24 horas cada 15 días. Además existen recargos y te obligan a hacer horas extra, mal pagas también, por lo que es común trabajar 24 horas o más. No hay feriados, francos largos y no te quieren dar vacaciones. No hay pausas ni descansos. La mayoría se encuentran agotados y al cabo de un tiempo con problemas psiquiátricos.

Además las condiciones laborales son pésimas, no hay baños, está todo sucio, y no hay elementos de trabajo y si los hay, están en mal estado. Los móviles no están en condiciones de circular el 50%. Los jefes y médicos de la institución no atienden los problemas y las cosas nunca mejoran. Además no hay sindicato. ¿Legalmente se puede hacer algo?

Respuesta : Hola. El trabajo de los agentes de policía es una sub-especie de empleo público con un tópico particular: el llamado "estado policial". El hecho de ser empleados públicos les otorga estabilidad absoluta, luego de haberse verificado la prestación de servicios durante doce meses ininterrumpidos. Y, a su vez, la estabilidad comprende el derecho al grado y al nivel remuneratorio alcanzado. Con estas premisas, debemos agregar que -respecto de la jornada- rige sin distinciones la norma general, estableciendo la de 8 horas diarias o 48 semanales.

Atento lo que informás al consultorio, tu jornada se encontraría dentro de los límites admitidos por la ley, quedando a salvo el derecho a percibir el adicional por horas extra cuando se verificara el cumplimiento de la guardia de 24 horas. Respecto a este último hecho, te aclaramos que si bien la LCT -que rige para el empleo privado- dispone una pausa mínima entre jornadas de 12 horas, esta norma no se aplica a tu situación, ya que la relación jurídica de empleo público se encuentra regida por las normas específicas que regulan el trabajo de los agentes de Policía de la Provincia de Buenos Aires.

Respecto del trabajo en sobre tiempo, te informamos que la ley provincial actual no contempla específicamente el pago de horas extra, aunque establece un permiso especial por "jornadas u horas extraordinarias de labor", entendido como un derecho a gozar de un descanso efectivo. De todas formas, y a partir del principio general contenido en la ley de jornada, las horas extra deberían ser abonadas según el detalle establecido en este régimen. Esta situación, estaba contemplada en el art. 49 de la ley anterior, dejando a criterio del Poder Ejecutivo Provincial la cuantificación de las mismas.

Actualmente, encuadrarían en el rubro "compensaciones", dentro del concepto amplio establecido en el art. 45 apartado a. Dentro del esquema de la ley actual -y de la anterior también- el goce de licencia por trabajo en horas suplementarias está contemplada y el ejercicio de este derecho -ante la negativa del Estado Provincial a otorgarlas- puede ser reclamado ante los tribunales. Lo mismo sucede con la licencia anual.

Respecto de las condiciones psicofísicas del personal policial, la norma que rige en la actualidad establece como derecho: "la asistencia psicológica permanente y gratuita, propia y del grupo familiar por la afección que le pudiere haber ocasionado el servicio público de policía." Y respecto de las condiciones de trabajo: "requerir que se adopten las medidas de higiene y seguridad laboral que protejan al trabajador de los riesgos propios de cada tarea." La consagración expresa de estos derechos específicos para el personal policial de la provincia de Buenos Aires, permiten el requerimiento judicial tendiente a lograr su efectivización, en caso de negativa del Estado Provincial empleador.

Y llegamos al asunto del sindicato: un GRAN tema con implicancias directas en la realidad cotidiana, aunque apasionante para estudiar desde la técnica y la doctrina jurídica. Para hacerlo sencillo -en la medida de lo posible- se trata de un conflicto de concurrencia de normas. De esta manera, la norma de máxima jerarquía aplicable al caso sería el art. 14 bis de la Constitución Nacional, que debe articularse con los tratados de OIT Nº 87 sobre libertad sindical, Nº 98 sobre el derecho de sindicación y negociación colectiva, Nº 135 sobre la representación de los trabajadores en el lugar de trabajo y el Nº 151 sobre las relaciones de trabajo en la administración pública, todos ellos ratificados por nuestro país, gozando -en consecuencia- de jerarquía superior a las leyes.

A su vez, deben integrarse las normas internas de derecho federal aplicables al caso y las normas provinciales con sus diversas reglamentaciones. Dentro de este marco jurídico, el art. 14 bis al establecer derechos individuales y colectivos en favor de los trabajadores y los "gremios", no efectúa distinción alguna entre el personal de fuerzas policiales o de seguridad y el resto de los empleados públicos, tampoco los excluye expresamente; situación que importaría considerar que los agentes de la Policía gozan de todos los derechos allí enumerados, en particular: condiciones dignas y equitativas de labor, retribución justa, jornada limitada, descanso y vacaciones pagadas, estabilidad del empleado público, etc.

Pero los convenios Nº 87 y 151 de la OIT -reitero, con una jerarquía inferior al art. 14 bis CN- establecen una situación de hecho diferencial para el personal de las Fuerzas Armadas y de la Policía, dejando a la legislación nacional la potestad de fijar hasta que punto esas garantías les son aplicables. Indudablemente, esta extraña forma de legislar implica que -al menos- en algún punto, les resultarían aplicables. ¿Cual es el sentido de esta explicación? simplemente, mencionar que en nuestra legislación interna, ese "grado de aplicabilidad" variable que admiten los Convenios, ha sido convertido -por cuestiones metajurídicas- en una "inaplicabilidad" lisa y llana, impidiendo la sindicación y el ejercicio de la libertad sindical a los empleados públicos policías.

Creemos que este derecho -independientemente de lo establecido en las normas internacionales citadas- es plenamente ejercitable atento lo dispuesto en el art. 14 bis de la Norma Fundamental. Entonces, el hecho que no exista sindicato ni libertad sindical, obviamente incide en la efectividad de los reclamos que el personal se ve obligado a interponer de manera individual.

Última aclaración: no creemos que la situación del personal policial sea idéntica al resto de los empleados, pero indudablemente merece la atención del legislador y la admisión de algún grado de tutela de sus derechos colectivos. Es un tema interesante para el debate, dadas las especiales características de la actividad en cuestión y el objetivo tutelar de la comunidad que ostenta. .

TEMAS DE HOYInflación y preciosFrancisco en Semana SantaCristina KirchnerLa tragedia del ferry Sewol