Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Inimaginable: la soja de los 100 quintales

El logro de 104,24 quintales en los Estados Unidos abre el debate sobre el techo de rendimiento en la Argentina

Sábado 11 de septiembre de 2010
SEGUIR
LA NACION
0

¿Hasta cuánto puede rendir la soja? ¿Existe algún techo en materia de rendimientos para el cultivo? Kip Cullers, un productor de Missouri, en los Estados Unidos, seguramente no pensó en esas preguntas cuando en la campaña 2007/2008 logró 104,24 quintales por hectárea en un lote de casi 20 hectáreas. Cullers se transformó en un productor récord a nivel mundial con la variedad 94M80, de Pioneer. En realidad, lo que hizo Cullers fue batir su propio récord. En 2006, un ciclo antes, había conseguido 93,48 quintales y obtenido el primer premio del concurso de rindes organizado por la Missouri Soybean Association (MSA). En esa oportunidad, el cultivo del súper rinde se desarrolló en un suelo franco arenoso de Missouri. La cantidad de semillas sembradas fue de alrededor de 740.000 [más del doble que un productor promedio local], con un stand cercano a las 605.000 plantas a cosecha. "Las plantas de soja tuvieron un promedio de 120 vainas/pl", expresó Leonardo Galli, de Pioneer. Según Galli, el productor Cullers que sembró en convencional, usó riego, inoculó y fertilizó con cama de pollo [barrido del guano de los criaderos que se desparrama en el campo], buscó una variedad que tenga vainas que ponen 3 o 4 granos en cada una, además de con alto peso de mil semillas.

En rigor, entre las claves del productor para apuntar al mayor rinde figura también la estrategia de regar regularmente la soja (cada 48 horas), pero en bajos volúmenes y hacerlo durante el calor del día para refrigerar la planta. Además, trabaja con medidas preventivas para enfermedades fúngicas [antes de encontrar síntomas] e insectos y apunta a eliminar las malezas temprano, antes que éstas alcancen tres centímetros. Cullers también ajusta el manejo de nutrientes como azufre.

Ahora bien, ¿es posible apuntar en la Argentina a una soja de 100 quintales? "Alcanzar los 100 quintales en algún momento puede ser posible. Si lo pensamos por la genética actual, las variedades de soja tienen un paquete de genes ofensivos de rendimiento que permitirían alcanzar ese potencial", señaló Galli.

Para Marcos Bradley, de la división semillas de Syngenta, tocar los 100 quintales es posible. "Pero siempre en condiciones muy particulares. Para alcanzar rendimientos de ese nivel sería necesario sembrar en fecha óptima, tener una muy buena radiación incidente, un manejo de cultivo totalmente libre de enfermedades, plagas y malezas, y un planteo de fertilización muy agresivo", dijo.

Experiencias

Juan Sebastián Pizzi, asesor del CREA Santa Isabel y Washington Mackenna, no ve difícil alcanzar ese súper rinde, aunque, aclara, no como promedio de un establecimiento o región productiva. "En los planteos de secano de nuestra zona, los 100 quintales pueden ser un rendimiento alcanzable a nivel de ambiente, pero muy difícilmente como promedio de rendimiento de un campo o zona de producción. Por lo menos con el nivel de tecnología que estamos utilizando hoy", expresó. Según Pizzi, alcanzar esa performance implicará modelos de producción bajo riego para que el nutriente principal [el agua] no sea limitante.

En opinión de Rodolfo Rossi y Guillermo Alonso, de Nidera, para lograr los máximos potenciales en la región sojera núcleo de la Argentina se debería contar con presencia efectiva de napa a menos de 2 metros durante todo el ciclo o riego complementario en momentos reproductivos. "Los techos de la soja en la Argentina han tocado los 85 quintales a nivel de microparcelas, pero se pudo arribar a niveles de 80 quintales a niveles de franjas o sectores de lotes comerciales de alta producción", dijo Rossi.

Rafael Llavallol, de Illinois, también es optimista sobre el potencial de rinde. "Ese objetivo a alcanzar va muy de la mano de la biotecnología. Así como la inclusión del gen RR revolucionó la producción, acompañado también por el mejoramiento genético del cultivo, la inclusión en el futuro de nuevos eventos es de esperar que siga haciendo crecer la producción de este cultivo", precisó. Llavallol aclara que la incorporación de nuevos eventos hoy está demorada porque no existe un marco legal adecuado para ello.

Para Pablo Bearzotti, de La Tijereta, una buena estrategia es ir apuntando a promedios nacionales cada vez más altos. "Hoy la Argentina tiene un rinde promedio a nivel país de 28,5 quintales por hectárea (fue 29,5 quintales el promedio en la última campaña); un buen objetivo sería llegar a los 40 quintales para el 2050. Se requerirá una conjunción de factores, como ganancia genética a través del mejoramiento tradicional y biotecnológico, además de tecnología acorde para potenciarla", indicó.

Desde el semillero Don Mario, Federico Rizzo destacó que hay que elevar el rendimiento por hectárea. "El mayor desafío es el de continuar el aumento de la productividad (kilos por hectárea), para el cual el mejoramiento tradicional, junto a las nuevas herramientas de biotecnología moderna, son clave para lograrlo. Sin duda, a esto se le suma todo el ajuste en las prácticas agronómicas para expresar el máximo potencial", dijo.

No pocos especialistas destacan la importancia de seguir maximizando, con estrategias adecuadas, la productividad. Martín Díaz-Zorita, consultor, lo explicó así: "Partiendo del adecuado conocimiento del sitio productivo (región, tipo de suelo, paisaje, antecesor) es conveniente el ajuste de las decisiones de manejo del cultivo para lograr una alta cosecha de radiación (fechas tempranas) con bajo riesgo de transitar condiciones de estrés y evitando limitaciones nutricionales que atenten contra el logro de un crecimiento sostenido y continuo. Desde la protección del cultivo también es recomendable anticiparse a potenciales pérdidas".

Sobre el tema radiación, Galli y Anselmo Avila, también de Pioneer, comentaron que aún teniendo riego y agua sin limitaciones una campaña nubosa no permitiría alcanzar el máximo potencial de rinde. De hecho, Cullers, tras haber logrado 100 quintales al año siguiente, con igual manejo, obtuvo casi 80 quintales. Ese descenso se atribuyó en especial a una mayor nubosidad.

Adriana Kantolic, docente de la cátedra de cultivos industriales de la Fauba, agregó sobre el tema radiación que "generalmente los máximos rendimientos se logran en años relativamente secos, con agua aportada por el riego o por la napa". Agregó: "De esa manera, el cultivo recibe la máxima energía para crecer".

"Veo complicado llegar a 100 quintales a nivel de lote, pero si me parece que nos podemos acercar bastante a estos rindes a nivel de parcelas utilizando si o si riego, aplicando altos niveles de fertilización y ajustando el manejo de enfermedades en todo el ciclo y no a fin de ciclo", opinó Eugenio De Bary (h.), del CREA María Teresa. Pese al mix de oportunidades y dificultades, para muchos lo importante es que "los recursos" para apuntar a ese rinde están disponibles, aunque el camino sea largo.

1975 19 quintales fue el rinde promedio por hectárea que obtenían campos de punta de la zona núcleo

1990 27 quintales con la mejora genética, en la región núcleo los planteos de alta tecnología ya tocaban ese rinde promedio

2000 32,5 quintales hace diez años, el rendimiento promedio de los campos top de la zona sojera central ya se ubicaban en ese nivel

2010 104,24 quintales fue el rinde récord que el norteamericano Kip Cullers logró en el ciclo 2007/2008 en los Estados Unidos

En la Argentina, en la última campaña el rinde promedio de los mejores planteos de la zona núcleo se ubicaron en 37 quintales. Mientras tanto, el rendimiento medio a nivel nacional estuvo en 29,5 quintales por hectárea

1975

Comienza la mejora en el manejo del cultivo, se ajustaron las fechas de siembra, el control de malezas y se expanden grupos de madurez más precoces.

2000

Con la soja RR, liberada en 1996, y el avance de la siembra directa, el cultivo tiene otro impulso.

2010

Nuevas variedades, manejo por ambiente y mejor uso de fungicidas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas