Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Tiene apenas 11 años y fue sorprendida en la zona roja

Información general

LA PLATA.- Cinco menores, entre ellas una niña de 11 años, fueron sorprendidas mientras presuntamente ejercían la prostitución en la zona roja de esta ciudad, en la región que tiene como epicentro la avenida 1, entre las calles 61 y 71.

Tras recibir una denuncia, la jueza de menores de turno, Irma Lima, se acercó al lugar y lo recorrió en un automóvil sin señales identificatorias.

Desde hace ya tiempo, en esa zona roja existe uno de los centros neurálgicos del comercio sexual platense. Allí, prostitutas y travestis se pasean en exhibición desde el atardecer hasta la noche; también se produce el desfile de los eventuales clientes que recorren el lugar en autos y en motocicletas.

Otro centro de prostitución local, con horarios que comienzan a las 24, es el que rodea la terminal de ómnibus de esta capital -la manzana comprendida entre las calles 3, 4 , 41 y 42-, donde hay una gran cantidad de locales particulares destinados a esos fines.

Si bien las mujeres y los travestidos en oferta tiene distintas edades, los clientes suelen ser hombres de más de 35 años y, hasta ahora, no se había tenido noticia de la eventual prostitución de chicas de tan corta edad como la hallada el domingo último.

"Pero no trabajo"

La jueza Lima, en al esquina de 1 y 65, encaró a una niña manifiestamente menor: "Once años", fue la respuesta de la chica cuando la magistrada le preguntó por su edad.

Si bien no es una prueba concluyente, la pequeña dio muestras de conocer el léxico y las argucias del oficio: "Tengo once años, pero no trabajo" (como prostituta, se entiende), dijo al intuir que quien la interrogaba revestía cierta autoridad.

La chica de 11 años estaba acompañada por una mujer de 21, que fue reconocida por la niña como "una muchacha que sí trabaja y que es amiga de mi mamá".

Fuentes de la Comisaría 9a. -que acompañó a la jueza- dijeron a La Nación que si bien el caso de la chica de 11 años era "extremo", hay menores de 13, 14 y 15 años que rondan el lugar, "en manos de explotadores que las hacen trabajar como prostitutas".

Con la chica fueron detenidas otras cuatro menores, con domicilios en distintas zonas marginales de la ciudad. Las fuentes policiales revelaron que existe la sospecha de que las madres también ejercerían el comercio carnal.

El caso es emblemático, según las autoridades y los vecinos consultados: La Plata es hoy centro de prostitución infantil y juvenil. Pero, como nada está probado aún, las menores fueron provisionalmente devueltas a sus hogares.

Ahora comienza un trabajo en dos frentes: el de la jueza de menores y el de los fiscales en lo penal. La magistrada determinará si los padres de las niñas sabían de su actividad y si son capaces de contener a sus hijas en la estructura familiar.

Los fiscales buscarán a los responsables de la organización dedicada a explotar menores, conducta prevista desde diversos ángulos en la ley penal.

La jueza investigará a los padres

LA PLATA.- Aún es sólo una sospecha que ejerciera la prostitución la niña de 11 años hallada, junto con otras cuatro menores de no más de 17, en una esquina de la zona roja de esta ciudad.

La doctora Irma Lima -a cargo del juzgado de Menores Nº 3- dijo a La Nación que si fuera cierto podría tratarse de un caso penal de corrupción de menores. Según la jueza, si se probaran las denuncias de los vecinos, se deberían evaluar varios aspectos. Por ejemplo: si los padres conocían la supuesta actividad de la niña.

"En el caso de que los padres supieran que su hija se prostituía, habrá que probar si ellos la instigaban o realmente no podían contenerla", expresó. En el primer supuesto -dijo Lima- podría haber una sanción por el delito de corrupción de menores; el Código Penal castiga con reclusión o prisión de cuatro a 15 años si la víctima fuera menor de 12 años.

Para la magistrada, en la mayoría de los casos de prostitución infantil existen carencias en la capacidad de contención familiar. "Si es que la niña que encontramos ejercía la prostitución, habrá un descontrol en el núcleo de la familia. Por lo menos, los padres deberían haber visto que la chica manejaba dinero", opinó Lima.

En estos caso, el juzgado intenta apoyar a la familia a través de terapia de grupo. En última instancia, se evalúa la posibilidad de la internación en un instituto. .

Martín Carrasco Quintana
TEMAS DE HOYLa mafia de los medicamentosInseguridadCristina KirchnerElecciones 2015