Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El fútbol como excusa

Desde pasado mañana, la Argentina participará de la Homeless World Cup; la premisa es usar a este deporte como herramienta para combatir la exclusión social

Viernes 17 de septiembre de 2010 • 13:22
0
Una práctica del equipo argentino
Una práctica del equipo argentino. Foto: canchallena.com

Por Gabriel Costa

"Al fútbol vengo a descargarme, a buscar fuerzas para seguir", reconoce Roberto, de 25 años, parado ahora detrás del arco que defiende en el barrio porteño de San Cristóbal. Se trata de uno de los jugadores que ansía representar a la Argentina en el Homeless World Cup, a disputarse en Río de Janeiro, Brasil, desde el 19 al 26 de septiembre.

A pesar de enfrentar distintas situaciones cotidianas, al igual que Roberto el resto de los posibles integrantes del equipo comparten una misma particularidad: la vida en situación de calle. Encontraron un espacio dedicado a ellos y desde hace tiempo se juntan en el Hecho Club Social, un desprendimiento de la revista Hecho en Buenos Aires, para entrenar fútbol. "Tenemos como premisa la idea de aceptación y

Algunos de los integrantes del seleccionado nacional esperan su turno para entrar a la cancha
Algunos de los integrantes del seleccionado nacional esperan su turno para entrar a la cancha. Foto: canchallena.com

creemos que eso fomenta lo de sentirse parte, que a su vez ayuda a levantarles el autoestima; lo que genera que los chicos ganen, incluso, su propia identidad. Así pueden encarar un nuevo trabajo o restablecer los vínculos que perdieron", explica Sergio Rotman, el encargado de la actividad.

Brasil, sede 2010

Según aparece en la página oficial en este mundial participan 64 selecciones. Se realizará en Río de Janeiro, Brasil, "la casa del fútbol callejero", como la definen. Ucrania es el actual campeón mundial, y Palestina, Haití y Corea del Sur son los que se suman por primera vez.

En la cancha son tres jugadores más el arquero, en el banco quedan otros cuatro. Se juegan dos tiempos de siete minutos con uno de descanso. "El fútbol es muy dinámico, requiere de mucha inteligencia porque no pueden defender los tres sino siempre debe quedar uno del lado contrario. Es una buena herramienta porque obliga a un ejercicio mental y trabajo en equipo, que es lo que fomentamos día a día", señala Rotman.

El primer mundial se celebró en 2003 y continuó sin interrupciones hasta la actualidad. Entre algunas de las sedes que pasaron se encuentran Australia, Italia y Escocia. La Argentina participó en todas a partir del segundo mundial. "Desde el evento, es un impacto muy grande, cada persona reacciona diferente. Es muy difícil asumir que te vengan a pedir un autógrafo en esta situación. Por eso, al volver, hay que tratarlos de bajar a tierra rápidamente, la idea es que tengan una actitud mejor para la vida", agrega el team manager.

Pura cintura

"He amigo, hice una banda de goles", argumenta Juan, de 23 años, para quedarse con la camiseta 9 del equipo. Llegó a través de un conocido y participa desde hace dos años en los partidos, aunque esta sería su primera vez en un mundial.

Stasys entrega a Sergio Rotman un presente de Lituania
Stasys entrega a Sergio Rotman un presente de Lituania. Foto: canchallena.com

Se fue de la casa de sus tíos con 10 años, sin mamá y con un padre desconocido. Desde entonces, según cuenta, se las arregla junto a su hermano, de 20 años, gambeteando las dificultades que se les presentan. "Paramos en una estación de servicio en San Telmo. Cuidamos coches y después me la rebusco", comenta tranquilo, sin dejar de observar el partido.

-¡¡Gol!!- se escucha de fondo. Uno de los jugadores acaba de clavar un puntinaso y vencer la resistencia del arquero. No hay respuestas verbales ni miradas mal intencionadas. El juego se reinicia y la pelota sigue rodando. "Acá no hay posibilidad de agresión, de ningún tipo. Todos saben que ante el primer inconveniente, nos vamos a las duchas", lanza Rotman y se entusiasma: "Es un camino que nos ha dado éxito. Ellos saben que este es un espacio de ellos, que pueden o no venir".

En el mundial realizado en Escocia, Omar intentaba expresarse y nadie le entendía. Sin inglés, dedujo, la cosa no funcionaba. Pero no bajó los brazos y al regresar al país, encaminó los estudios para el próximo encuentro, al año siguiente. "El único objetivo que tenia Omar era poder levantarse una mina. Se esforzó y lo consiguió: cuando fuimos al siguiente mundial, durante el desayuno anotaba frases en la servilleta para poder ir a hablar. Estaba en situación de calle y fue un crecimiento enorme en el desarrollo de persona que tuvo. Evidentemente es una prueba de superación que ahora lo tengamos ayudando", comentó Rotman sobre su actual colaborador.

El lado femenino

Entre tanto tiki-tiki, la jugada parece enredarse, pero la definición es precisa: "Tenemos bien claro que el fútbol es para contribuir en su proceso de mejoría. Trabajamos todos los días para ganar el torneo, sabiendo que ese no es el objetivo", comenta Rotman.

Si bien la Argentina participó en siete ocasiones, esta es la primera que se presenta un grupo femenino. "El equipo lo componen chicas que vienen de cuatro organizaciones sociales distintas", explica la cabeza del Hecho Club Social. A lo que agrega: "Por el machismo que se vive en la sociedad, muchas vienen acá como desahogo. Un día, una de ellas me dijo: `Le pegamos a la pelota porque nos queremos descargar´. Tuvimos un gran avance con la integración de las chicas en el grupo, además juegan muy bien".

Mano a mano

Stasys Pranevicius es de Kaunas, Lituania, y participa en el club FK Feniksas, Con el equipo representarán a su país en el Mundial pero, antes, decidieron pasar por Buenos Aires para "por lo menos conocer otro país en Sudamérica". Además de visitar la ciudad, entrenan en el Polideportivo Martín Fierro con el seleccionado argentino, de quienes se hicieron amigos en anteriores torneos.

"Muchos miembros del equipo se han visto afectados por varios problemas, por ejemplo el alcohol. Y eso conduce a perder el trabajo, las relaciones, la familia. El fútbol ayuda a salir adelante", explica con un inglés fluido. La edad de los hombres que integran el equipo en el que participa ronda los 40 años, tal vez un poco más. "Es una especie de esperanza el fútbol en este sentido. Es una manera de volver a empezar", define pensativo.

Por su parte, Juan encuentra a los partidos como una forma de despejarse: "Venimos con mi hermano para divertirnos, nos gusta el fútbol. Además es una oportunidad porque queremos salir adelante, para no chocar con otras cosas, en el sentido de drogas, alcohol". A lo que agrega: "La intención es salir de la calle, progresar, tener responsabilidades jugando en un club".

El seleccionado de Lituania pasó por Argentina y entrenó con el nacional
El seleccionado de Lituania pasó por Argentina y entrenó con el nacional. Foto: canchallena.com

En este tipo de torneos el fútbol es simplemente usado como una manera de que la gente que vive en situación de calle se sume para que empiece a tomar responsabilidades en el próximo paso de su vida. El mensaje suena esperanzador: "Investigaciones realizadas señalan que más del 70% de los jugadores cambiaron sus vidas". A tono con el porcentaje, Rotman apunta: "Es una buena oportunidad de revancha que les da la vida".

Roberto vuelca la mirada hacia sus manos y encuentra la yema de algunos de sus dedos saliendo de los guantes marrones; vuelve al frente y comenta: "Es difícil salir adelante porque no tengo el secundario terminado, entre algunos otros problemas; hay muchas trabas a veces para encontrar trabajo". Vive en las cercanías al estadio de Huracán, en las calles de Parque Patricios, y sabe que el ser irregular en la asistencia a los partidos pone en duda su convocatoria. Pero es de esos arqueros que salvan partidos y le pone garra: "Uno siempre intenta mejorar. Mi idea es seguir intentando. Sé que es difícil, pero la voy a pelear".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas