Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El cine argentino necesita crecer

Siempre asoma un rato en el segundo semestre. Referentes dan ideas para fortalecerlo

SEGUIR
LA NACION
Domingo 19 de septiembre de 2010
0

Lo de siempre: todos los años, en el segundo semestre, alguno que otro film argentino pica en punta y la ilusión de contar con una industria cinematográfica propia se corporiza hasta que volvemos a darnos cuenta de que, como dice el dicho, "una golondrina no hace verano", de que el éxito es individual y de que es más bien poco lo que capitaliza el cine argentino en general.

El último fin de semana, dos producciones locales encabezaron el ranking de títulos más vistos: Gaturro, la película , el dibujo animado en 3-D sobre el personaje de Nik, que ya vendió más de 120.000 entradas, e Igualita a mí , el film protagonizado y producido por Adrián Suar, que hasta ahora vieron más de 720.000 espectadores.

"Cuando lo analizás, es como un milagro", opina Nik sobre el film de su criatura, cuya inversión de 3.500.000 de dólares está sostenida por capitales argentinos, mexicanos y, especialmente, indios. "Veo muy bien el cine argentino -comenta Adrián Suar-. Hay una nueva camada de realizadores que hacen un cine propio, pero que también quieren llevar gente al cine."

Igualita a mí, producida y protagonizada por Adrián Suar, son las realizaciones nacionales más convocantes de los últimos tiempos, en una temporada en la que también se destacan Carancho, Dos hermanos
Igualita a mí, producida y protagonizada por Adrián Suar, son las realizaciones nacionales más convocantes de los últimos tiempos, en una temporada en la que también se destacan Carancho, Dos hermanos.

Ahora, la película con Julia Roberts, Comer, rezar, amar , desplazó al tercer lugar a Gaturro , al cuarto a Igualita a mí , en tanto que está en séptimo lugar del top ten El hombre de al lado , interesante film de tensión contenida de Gastón Duprat y Mariano Cohn, que ya se acerca a las 70.000 entradas vendidas. Entre las seis películas estrenadas el último jueves, cuatro son argentinas ( Mis días con Gloria , de Juan José Jusid, con Isabel Sarli, y tres documentales: El Rati Horror Show , de Enrique Piñeyro; Sofía cumple cien años y Flores de septiembre ).

En lo que va del año, se estrenaron 356 películas, 294 de ellas extranjeras, que convocaron a 30.660.000 personas, y 62 made in casa, que vieron 1.774.000 espectadores. Entre los títulos de aquí que mejor funcionaron en esta temporada, además de las mencionadas más arriba, están Carancho (620.000 espectadores), de Pablo Trapero, con Ricardo Darín; Dos hermanos (460.000), de Daniel Burman, con Graciela Borges y Antonio Gasalla, y Pájaros volando , de Néstor Montalbano, con Diego Capusotto (112.000). Es muy auspicioso que el público esté más abierto a una mayor diversidad temática y de producción.

El vademécum aconsejado para quebrar la racha de la suerte fugaz en pos de un mercado más previsible señala cuestiones de las que siempre se habla, pero que poco se atienden. Para esta nota se han recabado, además de las de Nik y Suar, las opiniones de otros prestigiosos referentes ligados al mundillo del cine local, algunas de las cuales se vuelcan a continuación.

Políticas del Estado. Desde que Liliana Mazure dirige el Instituto Nacional de Cine y de Artes Audiovisuales (Incaa) se avanzó en algunos temas básicos y, muy probablemente, pronto haya novedades sobre la nueva constitución de los comités de evaluación de proyectos. "Hay que cambiar la ley de fomento porque es vetusta -apunta José Miguel Onaindia, ex titular de ese organismo-; no registra los cambios de producción y la renovación de formatos tecnológicos y proviene de una dictadura militar (la de Onganía) con cláusulas autoritarias. En esa nueva ley debería distribuirse el fondo de fomento entre distintas obras con formatos diferentes y con ventanas de exhibición también distintas. Una buena medida sería crear beneficios impositivos para empresas que difundieran cine argentino."

Contar historias. Guiones que conecten con las emociones y con los temas que importan a la gente. "Habría que convencer a toda nuestra industria -señala al respecto el director Juan José Jusid- de la necesidad imperiosa de partir de guiones muy elaborados. Tratar de definir con claridad el tono y el género al que cada película pertenece, que también es la brújula esencial para la orientación de sus futuros espectadores, y sobre todo no temer al entretenimiento. Creo que he visto más de veinte veces Cantando bajo la lluvia y la experiencia de verla es lo más parecido a la felicidad."

Elencos con actores reconocibles. Las figuras más exitosas de la TV no siempre aseguran una rotunda repercusión, pero si son todos ilustres desconocidos y no actores, la convocatoria popular se resiente. "Hace medio siglo -recuerda el realizador Héctor Olivera para demostrar que el azar es una fuerza impertinente capaz de arrasar no con una, sino con tres vacas sagradas-, un avispado productor de Hollywood se preguntó: «¿Quién es el mejor actor de los Estados Unidos? Marlon Brando. ¿Y la mejor actriz de Europa? Sophia Loren. ¿Y el mejor director del mundo? Charles Chaplin». Los juntó y produjo un memorable fracaso: La condesa de Hong Kong . En lo que a mí como productor respecta, después de haber creado decenas de grandes éxitos, a mi última película, El mural, el respetable, como le dicen en España, le dijo que no en los cines. Ahora que sale en DVD, espero que los muchos que se quedaron con ganas de verla vayan corriendo a su videoclub."

Sin promoción, nadie se entera. Si al público no se le crea expectativa sobre el estreno que viene, lo más probable es que ni se notifique de su existencia. Leo Racauchi, apoderado de la Cámara Argentina de Exhibidores Multipantalla, piensa que "es fundamental contar con promoción antes del lanzamiento de cada película. Hay que instalarla, que la gente hable de ella. Pero también es importante contar con promoción luego del estreno para alimentar el boca a boca y el trailer de la película tiene que ser convocante."

El factor TV. "Es casi imposible pensar hoy en día -dice el cineasta Daniel Burman- que una película cruce la barrera de los 100.000 espectadores sin un canal detrás que se sume al lanzamiento. Y ni hablar de números más importantes. La TV sigue siendo esencial en el lanzamiento de una película."

Circuitos alternativos de exhibición. El director de la revista El amante , Gustavo Noriega, cree: "El Incaa debería restringir la cantidad de estrenos argentinos por año; destinar varios de ellos (muchos documentales) a su canal natural de exhibición, que es la TV, y propiciar la conversión a digital de las salas de proyección, lo que permitiría achicar los costos de producción y distribución".

Bajarse del caballo. El realizador Alejandro Agresti no tiene medias tintas para analizar el regodeo de ciertos directores y el papel de la crítica: "Hay que analizar y admirar el trabajo de tipos como Campanella, Kaplan, Suar, etc., sin análisis perezosos, sin envidias que frenan, sin inmateriales ansias de convertirse de un día para el otro en un Orson Welles; entender que la crítica cinematográfica está hecha, en su gran mayoría, de tipos que no saben filmar un sapo. Por eso, son engañados tan fácilmente con pastiches y poses seudointelectuales, más allá de su buena voluntad".

Ser honestos en la propuesta. "Si son películas con ideas -subraya Gastón Duprat-, hechas con compromiso y valoración del espectador, es fantástico que se llenen las salas. Pero si los cines se llenan con películas berretas, copiadas, diseñadas de manera aviesa para el mero suceso comercial apelando a lo más bajo del espectador, francamente ese «éxito» me parece nocivo, atrasa y se convierte en veneno cultural. El desafío del cine comercial es doble: el ideal es que sea popular y de altísima calidad."

Gustos son gustos. "Mientras desarrollé temáticas perrunas ( Historias mínimas, El perro ) -confiesa el director Carlos Sorín-, me fue muy bien con el público. Cuando las abandoné ( El camino de San Diego, La ventana ), ya no tanto. Ahora, con mi nuevo film, El gato desaparece , las retomo, pero dándoles, para no repetirme, un perfil netamente felino. El éxito de Gaturro me da motivos para pensar que estoy nuevamente en la buena senda."

Entretener. Miembro de una familia intensamente ligada al negocio del cine y actual manager de la cadena Cinemark, David Saragusti, acerca de la película ideal, sostiene: "[Es aquella que es] pareja, con ritmo, que no se desbarranque, que despierte el interés de saber cómo sigue y hacia dónde va. Aunque sea previsible para espectadores con ejercicio, sirve, y mucho, para el público en general".

psirven@lanacion.com.ar En Twitter: @psirven

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas